Aportes de la CIU para la mejora de la competitividad empresarial

0
1476

Para optimizar el rendimiento de las empresas, la Cámara de Industrias implementó una serie de programas para colaborar con el crecimiento y el desarrollo competitivo del sector. Fundamentalmente las Pymes, encuentran en la gremial -a través del Departamento de Desarrollo Empresarial-, la capacitación y los apoyos necesarios para el crecimiento de las empresas.

Con el Ing. Enrique De Martini, director del Departamento de Desarrollo Empresarial de la Cámara de Industrias, y la Ec. Carola Saavedra coordinadora ejecutiva del Centro de Gestión Tecnológica (CEGETEC) de la Cámara de Industrias
Entrevista emitida el viernes 18/07/08 en Producción Nacional – 1410 AM Libre

 

Alejandro Landoni – La Cámara de Industrias tiene un Departamento especializado en asesorar a los emprendedores para reconvertir sus empresas, incorporar tecnología y buscar mercados de exportación.

Por ejemplo, el director de la fábrica de botones Crapuchetti contó que cuando Uruguay ingresó el MERCOSUR se vio en la encrucijada entre reconvertirse o desaparecer.

Junto a su familia tomó la decisión de seguir adelante y pidió asesoramiento a la Cámara de Industrias.

Hoy la empresa Crapuchetti exporta el 70% de su producción, por lo que podemos concluir que fue una reconversión exitosa, ya que además esta empresa se dedicaba -hasta ese momento- a trabajar para el mercado interno.

¿Podría explicarnos cómo funciona este Departamento de Desarrollo Empresarial de la Cámara de Industrias y qué soluciones le dan a los empresarios que van hasta allí a pedir asesoramiento?

Enrique De Martini – El Departamento de Desarrollo Empresarial es una respuesta de la Cámara de Industrias a una misión que básicamente maneja dos elementos: por un lado, todo lo que tiene que ver con la representación del sector industrial y manufacturero del país; pretende ser un actor más trabajando dentro de la sociedad para recrear condiciones propicias para la realización de negocios en el país.

Es tal vez una de las áreas por las cuales es más conocida la Cámara de Industrias del Uruguay, una organización de carácter gremial que conjunta a las empresas industriales del país.

Pero no es el único componente que tiene la misión de la Cámara de Industrias; por otro lado, la misión nos habla de la necesidad de propender al crecimiento y al desarrollo competitivo del país y en ese sentido se ha dado como misión la generación de servicios de apoyo.

Es decir, todo lo que podemos hacer con las empresas trabajando en su gestión para tratar de mejorar su competitividad y posicionarlas en un mercado de carácter global.

El Departamento de Desarrollo Empresarial, es la respuesta de la Cámara de Industrias, la forma de organizarse en la Cámara de Industrias, esa necesidad que está contemplada dentro de la misión.

Este Departamento es una unidad que está compuesta a su vez por subunidades. Cada una de ellas, tiene funciones diferentes aunque todas tienen algo en común y es que todas se orientan en la dirección de apoyar la competitividad empresarial.

A.L. – ¿Cuántas unidades tienen?

E.D.M. – Tenemos cinco unidades funcionando dentro del Departamento que son: una unidad muy importante como el Area de Capacitación.

La Cámara de Industrias ya desde hace más de diez años empezó a organizar cursos que progresivamente fueron creciendo hasta que en determinado momento se planteó la necesidad de crear un Instituto que es el que hoy conocemos como el Instituto Industrial de Estudios.

El Instituto Industrial de Estudios abarca toda una oferta importante de cursos que apuntan básicamente a apoyar a las empresas y nivelar los conocimientos de sus empleados.

Es decir, es bastante frecuente que dentro de una empresa, una persona que está trabajando en una determinada área, es promovida para trabajar en otro sector o eventualmente se le incorporan nuevas responsabilidades para las cuales tal vez la formación que tiene posee ciertas deficiencias.

Entonces, nosotros ofrecemos cursos cortos, -no son carreras-; que tienen como máximo 40 horas cada módulo, con temáticas específicas para nivelar los conocimientos de las personas y su gestión dentro de la empresa.

Son cursos que pueden ser tomados por cualquiera; no hay un requisito de carácter académico de tener un título previo, simplemente ubicarse dentro de lo que es el público objetivo del curso.

Hoy el Instituto Industrial de Estudios es una realidad, tenemos más de 80 cursos en todas las áreas de la gestión empresarial que cubrimos y apunta básicamente a la formación técnica.

También la Cámara reconoce que es importante la formación a nivel académico y por eso -reconociendo que había un espacio no cubierto por las Universidades tradicionales en lo que tiene que ver con formación de postgrado que es la Formación a Distancia-, hizo un convenio con la Universidad Politécnica de Madrid y hoy somos la Institución que representa a esa Universidad en Uruguay. A través de nosotros, varios profesionales han cursado maestrías en distintos programas, en distintas áreas, que la hacen en la modalidad de Distancia.

A.L. – Una de las unidades es la Unidad de Capacitación, ¿Cuáles son las otras?

E.D.M. – Otra área importante es el Asesoramiento Técnico. Ahí lo que hacemos es dar un paso más en el sentido de que en la Capacitación lo que estamos haciendo es básicamente aportarle herramientas y conocimientos a la persona que asiste, pero la implantación de esas sugerencias o de esas herramientas corren por cuenta de la empresa que asiste.

En el caso del asesoramiento técnico, lo que hacemos es apoyar a la empresa en la implementación de estas herramientas.

A.L. – ¿A la empresa específicamente? ¿Es asesoramiento «a medida»?

E.D.M. – Sí, es asesoramiento «a medida». Nosotros tenemos distintas modalidades de trabajo, tanto en la posibilidad de trabajar en forma individual, o que la empresa reciba un asesoramiento único, específico y hecho a su medida. Además tenemos la posibilidad, -que nos interesa mucho, y que vemos que funciona bien- que es lo que llamamos Consultoría Asociativa, que en definitiva son grupos de empresas que se juntan para trabajar temáticas específicas a la gestión empresarial. La metodología de trabajo es: reuniones de carácter individual de cada empresa con el equipo asesor y también reuniones grupales donde el equipo asesor trabaja con todas las empresas al mismo momento. Ahí generalmente hay instancias de capacitación, instancias de intercambio de ideas y opiniones, donde se generan sinergias interesantes entre los participantes

A.L. – ¿Cuántas empresas se asesoraron o se capacitaron dentro de la Cámara de Industrias?

E.D.M. – Han sido varias, no tengo exactamente el número pero en todos estos años, -porque tenemos que ver que la Cámara de Industrias inició sus acciones en el Area de Servicios Técnicos desde los años 90-, contamos con aproximadamente 1.000 empresas. Si vamos a la última referencia que es el Centro de Desarrollo Empresarial, fueron más de 500 empresas asesoradas en todo el país.

Hemos tenido contacto con muchas y muy variadas empresas pequeñas, medianas y grandes.

A.L. – ¿Cuáles son las otras tres unidades del Departamento de Desarrollo Empresarial?

E.D.M. – Estamos hablando de Internalización que es el área que promueve todo lo que tiene que ver con los negocios y el comercio con el Exterior. Ahí tenemos un programa que se llama Desarrollo de Nuevos Exportadores con una metodología de trabajo muy pautada. Ayuda a las empresas a adquirir rápidamente las capacidades que necesitan para exportar.

Dentro de esta Area organizamos ferias, misiones en el Exterior. Esta es la cuarta área que tiene nuestro Departamento es el Servicio de Información para Empresarios. Es un Centro de Información que contamos con bases de datos para distintos sectores, fundamentalmente en el Comercio Exterior. Hacemos recopilación de información que es interesante para el sector.

Por último tenemos un Area que se ha incorporado recientemente que es el Centro de Gestión Tecnológica que si bien venía operando desde hace varios años, se decidió incorporarlo a la estructura de nuestro Departamento en enero de este año.

A.L. – El Centro de Gestión Tecnológica funciona en la Cámara de Industrias desde 1994. La idea es promover el desarrollo tecnológico en el sector productivo dentro de lo que hace a la industria uruguaya.

Carola Saavedra – Desde el año 94 se creó el Centro de Gestión Tecnológica de la Cámara de Industrias del Uruguay. En ese año se contó con el apoyo de lo que era el Programa Conicyt BID, después hubo una segunda fase donde se contó con el apoyo de la Universidad de la República, del Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), y actualmente a partir de enero de 2008 está plenamente integrado a la estructura de la Cámara de Industrias del Uruguay como una unidad más del Departamento de Desarrollo Empresarial.

A.L. – ¿Qué acciones concretas realizan para fomentar esta innovación tecnológica en las empresas uruguayas?

C.S. – El Centro de Gestión Tecnológica tiene como objetivo ayudar y fomentar el desarrollo tecnológico de las empresas industriales.

En ese marco trabajamos en base a dos líneas: la vinculación y coordinación con otros actores del Sistema Nacional de Innovación, o sea, de parte del gobierno, o la academia o el sector de conocimiento; y también generación y desarrollo de servicios y herramientas concretas de apoyo a las empresas.

Estos dos elementos se combinan. Les doy algunos ejemplos: estamos trabajando con el programa «Emprender» y Fundasol para desarrollar un programa de desarrollo de emprendimientos corporativos o emprendimientos dentro de empresas ya formadas o tradicionales. O sea que nos estamos vinculando para poder apoyar al sector industrial.

Estamos coordinando acciones con la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), que sacó una convocatoria para financiar o cofinanciar proyectos de innovación, buscando generar metodología, apoyar a las empresas del sector industrial para que puedan beneficiarse de los subsidios otorgados por ellos.

Estamos trabajando a nivel de Fundación Julio Ricaldoni de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República, en desarrollar herramientas de asesoramiento y capacitación para el sector industrial.

O sea que combinamos dos herramientas fuertes en lo que tiene que ver con generar servicios de la mano de otros actores socios, con la Cámara de Industrias del Uruguay.

A.L. – ¿Eso es bueno?, porque días atrás en el lanzamiento del Programa «Uruguay Fomenta», el gerente de la Corporación Nacional Para el Desarrollo, Martín De Ibarbure dijo que había más de 70 programas de promoción de las pequeñas empresas en el Uruguay, algo que parece descabellado para un país tan chico, y a su vez poco innovador.

Lo que suele hacer el empresario es concurrir a ustedes con un problema; el quiere reconvertirse, quiere mejorar la calidad de algo, quiere hacer algo en concreto y de repente no sabe bien cómo hacerlo.

¿La definición del producto o del problema es parte del trabajo que ustedes realizan?

C.S. – Exacto. Hay dos tipos de empresario; el empresario que se acerca a la Cámara de Industrias con una problemática concreta ya detectada. En ese caso buscamos brindar un servicio, una herramienta que le solucione ese problema con expertos, con metodología ya desarrollada, con programas asociativos con los cuales la Cámara ya está trabajando desde hace años, con asesores y con un equipo de expertos reconocidos a nivel nacional e internacional. Por otro lado también intentamos facilitarles lo que es la fuente de financiamiento. Muchas veces existen subsidios, o apoyos disponibles para que la empresa pueda llevar adelante sus actividades de mejoras en su gestión o en actividades de innovación. Existen diferentes programas que están brindando subsidios no reembolsables que les facilita la incorporación de la mejora de la empresa.

A.L. – Ahora hay un cúmulo de programas que ayudan a la competitividad de las empresas, seguramente cuando ustedes empezaron la realidad era muy distinta.

E.D.M. – Efectivamente. Mi vinculación con la Cámara de Industrias comenzó trabajando como Técnico dentro del Centro de Gestión Tecnológica, en aquel momento se estaba ejecutando el Conicyt BID I, ese programa tenía un vuelco muy importante hacia el apoyo a la Ciencia básica y su componente tecnológico que era el FINETEC, una línea de crédito blando para la innovación tecnológica realmente muy pequeña. De forma tal que en realidad el énfasis de aquella época estaba muy puesto en la Ciencia básica, poco en lo que es la innovación y el desarrollo de Tecnología en la empresa.

Ese concepto fue paulatinamente cambiando, -estamos hablando de los años 90-, de acuerdo a lo que son las tendencias mundiales al respecto. Ya cuando empezó el programa de Desarrollo Tecnológico, y si se quiere también la Cámara de Industrias ha sido pionera en muchas cosas porque nosotros en el año 2000 comenzamos a operar el Centro de Desarrollo Empresarial que tiene como cometido apoyar acciones de mejora de competitividad de las empresas a través de consultorías y capacitación.

Ese programa con el diseño que hoy tiene, generó un antecedente en el país que fue positivo y que luego fue retomado por ejemplo por el Programa PACPYMES. Quiere decir que hubo muchas cosas que se comenzaron a gestar en el año 94 cuando ni se hablaba de Gestión de Tecnología. La Cámara de Industrias junto con otras organizaciones impulsó la creación de un Centro Tecnológico, cuando no existían ni siquiera las herramientas de financiamiento fuertes para eso.

En el año 2000 todavía no existía nada. No se podía pensar que hubiera alguna línea de financiamiento por ejemplo para una consultoría en marketing o finanzas. El Centro de Desarrollo lo creó.

Hoy, vemos que a nivel del gobierno está la ANII que es la segunda evolución del Programa de Desarrollo Tecnológico, vemos que hay programas como PACPYMES, programas como PAC y muchos otros más que van en esa línea.

Por eso, para nosotros es una gran satisfacción ver ese tipo de ayudas porque nos damos cuenta que las primeras ideas que se empezaron a gestar dentro de ese «tanque» de conocimientos o de ideas que se generaron dentro de la Cámara de Industrias, se han encauzado dentro de la sociedad.

A.L – ¿Qué pasa con los empresarios que tienen que aplicar todas estas herramientas dentro de sus empresas?

Un Informe sobre Innovación en el Uruguay, sostiene que nuestro país tenía el nivel más bajo de innovación en la empresa de toda América y a su vez un porcentaje bajo en el mundo.

¿Eso está cambiando a nivel de los empresarios?

C.S. – El estudio al que usted se refiere corresponde al período 2001-2003 es la última información disponible respecto a la innovación en la industria uruguaya. Muestra un grado bajo de realización de actividades de innovación de parte de las empresas y hay una relación lineal entre un mayor tamaño de empresa – mayores actividades de innovación. O sea, que las PYMES realizan menores actividades de innovación que las empresas más grandes.

El promedio es aproximadamente el 28% de las empresas que realizaron alguna actividad de innovación en el sentido amplio. O sea, una de cada tres

A.L. – Usted dijo «en un sentido amplio». ¿Podría precisar el concepto?

C.S. – En el sentido amplio se encuentran actividades de mejora de productos, nuevos productos, mejoras de proceso o nuevos procesos, cambios en la forma de comercialización y cambios en la organización o gestión de la empresa, que entraría en mejoras de gestión en diferentes áreas de la empresa no solamente en temas tecnológicos.

Desde la Cámara de Industrias somos concientes de esta cifra y de la realidad de las empresas, y ofrecemos diferentes servicios de forma activa. O sea que tratamos de generar una demanda.

A.L. – No están esperando que lleguen sino que ustedes salen a buscar a la gente.

C.S. – Exacto. Por ejemplo: en los Programas Asociativos que desarrolla la Cámara de Industrias se hacen desayunos de trabajo con lanzamientos de los programas. Ahora en dos meses se va a lanzar una nueva edición de un Programa de Desarrollo de Nuevos Exportadores. Eso demuestra que hay una invitación hacia las empresas; se las informa de la metodología de trabajo; el equipo de expertos; sobre la posibilidad de financiar, subsidiar o cofinanciar la actividad que va a desarrollar.

Nosotros queremos fomentar que las empresas realicen mejoras de su competitividad y desde ese fomento es que estamos activamente lanzando, realizando convocatorias, vinculándonos con otros actores que nos permitan llegar a las empresas.

A.L. – Ese concepto de la red es fundamental porque el emprendedor tiene un problema y lo quiere resolver. Justamente ir a muchos lugares buscando la capacitación o el asesoramiento que necesita, también es una tarea en sí misma que no todo el mundo puede hacer.

C.S. – Otra ventaja de la red y el trabajo asociativo es que las empresas empiezan a vincularse con sus pares, sean del mismo sector o de otros sectores. Esto también nos fortalece a nivel de capacidad de negociación frente a otros actores, de sacar consultas o dudas, problemas comunes que enfrentan los empresarios. En ese ámbito se generan sinergias entre las empresas que realmente enriquece el trabajo.

A.L. – ¿En este accionar hay algún grupo de empresas que estén privilegiando sobre otras, o tienen un panorama amplio?

E.D.M. – En realidad, nosotros estamos abiertos a trabajar con todas las empresas sean micro, pequeñas, medianas o grandes. Lo que sí vemos en la práctica es que las empresas grandes suelen en general tener la estructura y los recursos necesarios como para más fácilmente encarar procesos de profesionalización de la gestión. Y hablamos de gestión en el sentido más amplio de la palabra, incluyendo la gestión de la Tecnología.

Por eso, naturalmente el público al cual accedemos generalmente son PYMES. Ese es el público que más valora estos servicios porque de repente no puede entrar dentro de la estructura todo un staff de técnicos, ni puede cubrir todas las disciplinas que se requieren. En ese sentido, ellos valoran los servicios de la Cámara de Industrias porque complementan las debilidades que tienen comparados con lo que puede ser una gran empresa.

Nota: Para comunicarse con el Departamento de Desarrollo Empresarial dde@ciu.com.uy o cegeteg@ciu.com.uy. Teléfono – 6040464.

No hay comentarios

Dejar respuesta