«Contar qué está pasando en la Universidad»

0
1019

La Universidad de la República está comenzando una nueva etapa en lo que se refiere a la comunicación con la sociedad; en julio apareció Gaceta.UR.

Juan Queijo y Nairí Aharonián, de Gaceta.UR

El pasado mes de julio apareció Gaceta.UR, una publicación que tiene como objetivo acercar el acontecer universitario a la población y que está enmarcada justamente en una nueva estrategia de comunicación de nuestra principal casa de estudios.

Esta aparición de Gaceta.UR es en realidad es una reaparición, porque la historia se remonta al año 1957 cuando comenzó a editarse la Gaceta Universitaria, que se dejó de editar durante la intervención de la Dictadura Militar, y hubo un intento de reeditarla durante la década de los ’90. Ahora llega una Gaceta reposicionada, porque viene acompañada también de una reconversión de portal de la Universidad y también se asegura, desde la Unidad de Comunicación de la Universidad de la República, que van a impulsar otro tipo de acciones para mejorar el vínculo con la sociedad.

La revista es mensual y de distribución gratuita, y en su primer editorial se fija como objetivo colaborar a la mejor comprensión pública de los problemas nacionales ampliando el acceso al conocimiento y a la información.

Para conocer un poco más de este proyecto entrevistamos a Nairí Aharonián, la responsable de la fotografía y del diseño de Gaceta.UR y a Juan Queijo, responsable de los contenidos de la revista.

 

Alejandro Landoni — ¿Cuándo se creó la Unidad de Comunicación de la Universidad?

 

Juan Queijo — La Unidad de Comunicación surge por una resolución del Consejo Directivo Central (CDC) de la Universidad del año 2007. Durante los últimos meses de 2007 se aprueba el comenzar a caminar para comenzar a conformar una Unidad de Comunicación en la Universidad.

La Universidad tenía intentos aislados de comunicación y lo que busca esta Unidad que está coordinada por una Comisión cogobenada — como casi todos los organismos universitarios —, es juntar esas fuerzas que estaban aisladas dentro de la Universidad y conformar un equipo de comunicación y pensar el portal, las publicaciones de la Universidad, una revista conjuntamente en un programa de comunicación.

 

A.L. — Da la sensación de que la Universidad tiene un enorme déficit a la hora de comunicar lo qué hace a la sociedad. ¿Cómo lo ven dentro de la Unidad de Comunicación?

 

J.Q. — Sí, está claro que el pensar ya en trabajar en la comunicación es porque hay un reconocimiento de un déficit de la Universidad; una institución que es sumamente compleja, porque estos son emprendimientos que se están dando a nivel central y que buscan reflejar todo lo que pasa en la Universidad, pero que obviamente no son totalmente exhaustivos.

A su vez, los servicios, cada una de las Facultades están haciendo sus impulsos. Una de las secciones de esta Gaceta habla de las revistas que tienen en cada uno de los servicios los Centros de Estudiantes, es decir que además de la parte central de la Universidad, los diferentes servicios también hacen intentos por llevar adelante una comunicación. Pero obviamente, es un déficit de la Universidad en el cual estamos trabajando.

 

A.L. — Están armando una estrategia general de comunicación.  ¿Cómo nos pueden definir qué están haciendo y en qué están pensando?

 

J.Q. — Nairí puede comentar más la parte gráfica. Hay un equipo gráfico en el cual ella participa y coordina con otros diseñadores, y hay un intento por trabajar la identidad gráfica de la Universidad en diferentes lugares.

Yo podría hablar de otros temas más vinculados a lo político y a generar estrategias de comunicación desde la Universidad.

 

A.L. — ¿Qué tipo de estrategia de comunicación están tratando de desarrollar?

La Gaceta es una publicación muy interesante y muy bien hecha, pero es una herramienta dentro de esta estrategia. ¿Cuáles serían los principios básicos de esa estrategia?

 

J.Q. — Primero que nada lograr una coherencia en los diferentes canales por los cuales la Universidad llega a los diferentes actores. Hay que diferenciar dos tipos de actores: el actor universitario, una gran comunidad que involucra a todos los estudiantes, funcionarios, docentes, egresados que siguen vinculados de alguna manera a la Universidad, o que no, que han quedado desvinculados de ella, a los que hay que llegarles y contarles qué está pasando en la Universidad e invitarlos a participar en la Universidad. Creo que es uno de los grandes desafíos.

Después, el vínculo con la sociedad. Eso está dado no sólo por una estrategia de comunicación, va acompasado con una estrategia de investigación vinculada a la sociedad; de la extensión vinculada a la sociedad; y de la enseñanza vinculada a la sociedad.

Creo que en ese sentido, la estrategia de comunicación está dada por cada uno de los emprendimientos que la Universidad intenta realizar conjuntamente con la sociedad y preguntarse cómo comunicar bien eso.

 

A.L. — Es un tema bien trascendente e interesante.

¿Cuál va a ser esta identidad gráfica nueva de la Universidad de la República?

 

Nairí Aharonián — En realidad, — más allá de La Gaceta en particular —, uno de los grandes desafíos que tiene la Universidad a la hora de pensar su identidad gráfica es que primero, no habiendo un antecedente de una unidad central que pudiera pensar en relación con los servicios, con los distintos actores y las sectoriales; criterios en común, se ha ido produciendo en la medida de las necesidades (o cada vez que surge un proyecto o un programa o un servicio renueva determinadas cosas), identidades gráficas específicas para cada cuestión, que no necesariamente se vinculan con la identidad gráfica de la Universidad a nivel central que tampoco en realidad, es muy coherente por su heterogeneidad en varias cosas.

Una de las líneas a empezar a trabajar desde ese lugar, pero manteniendo también o cambiando también algunos criterios de diseño y trabajando sobre temas más vinculados a la demanda de cada uno de los actores que puedan tener en la Universidad, demandas que no tengan sus servicios propios de diseño.

Y también hay desafíos en el caso de la vinculación con la propia comunidad universitaria y con la sociedad, de generar productos que sean legibles y accesibles, amables, pero que además sean un producto gráfico que en sí mismo sea bonito, lindo de tener y de ver, más allá de que obviamente tiene que mantener unos criterios de legibilidad y estar acordes a los contenidos. En el caso de La Gaceta se pensó un formato que fuera de un tamaño más o menos manipulable en el ómnibus.

 

A.L. — Es cuadrado, eso llamó mucho la atención.

 

N.A. — Sí, de 20 x 20.

 

A.L. — Es a todo color; tiene un diseño gráfico muy interesante donde no hay mucha línea recta, no es a tres columnas como los diarios y de hecho se van cambiando la cantidad de columnas por página, pero hay muchas hasta diagonales.

Realmente no tengo la capacidad de explicarlo porque realmente es un diseño muy atractivo y bastante innovador.

 

N.A — En realidad, no es a todo color. Tiene dos partes; los pliegos exteriores, o sea la primera y la última parte de la revista es color y la parte central es lo que se podría decir blanco y negro. Y después tiene las partes que son las vinculadas a noticias cortas, agenda académica, lo que tiene que ver con la Sección Glam.UR.

 

A.L. — Pusieron la Sección Glam.UR que vienen a ser los sociales, ni más ni menos.

 

N.A — Exactamente. La idea es diferenciar, que sea un producto donde la parte color esté vinculada a las noticias más breves y a la cuestiones más ágiles de lectura, más centradas en fotografía, y la parte interior son los temas que se intentan abordar más en profundidad, los temas más de fondo; las notas más largas.

La diferenciación se hizo en ese sentido además obviamente de un problema de costos; de generar un producto que no fuera costoso pero que fuera atractivo y que tuviera en lo estético un valor en sí mismo.

Básicamente ese es el criterio.

 

A.L. —Creo que lo importante es que la revista sorprende a medida que uno la va ojeando que es lo mejor que le puede pasar a una revista.

Este mes acaba de salir el segundo número de esta publicación que intenta acercar a la Universidad de la República a la sociedad.

¿Cómo se distribuye la revista?

 

J.Q. — La complejidad de la que hablábamos en el mundo universitario también se manifiesta en el problema de la distribución. Lo que estamos tratando de hacer con la distribución es sobre todo dejarla en los ámbitos de circulación de cada Facultad. Sabemos que la Facultad oficia no sólo como un servicio para el estudiante, sino que también es un lugar donde pasan varios momentos compartiendo otras cosas que van más allá de lo académico, entonces intentamos dejar La Gaceta en esos espacios.

También queremos llegar a los docentes universitarios. Estamos tratando de recolectar una larga lista de correos. En este segundo número intentamos llegar personalmente a los docentes universitarios; estamos haciendo el intento y es algo que nos va a llevar mucho tiempo por la cantidad de Facultades que hay. La Universidad también está en el Interior y eso implica integrar a una red que quizás mucho tiempo antes no podía estar pensada pero ahora sí ya está pensada; es una realidad y a esa realidad tenemos que responder.
Después están los egresados que posiblemente no tengan el vínculo tan asiduo como los otros órdenes, y los funcionarios, que son gente que trabaja en la Universidad y que también son parte del funcionamiento.

A.L. — ¿Cuántas se están editando?

J.Q. — La Gaceta tiene un tiraje de 15.000 revistas por número y en esta semana estamos repartiendo el segundo número. En los casos a los cuales no hemos podido llegar, repartimos el primero y el segundo.

A.L. — El tema de la distribución es complejo, porque hay que asegurarse llegar dónde le llegan mejor a la persona a la cual se están dirigiendo…

J.Q. — Es un tema bastante complejo. También queremos aprovechar el espacio para decir que hay un correo que es gaceta.ur@universidad.edu.uy y allí queremos que si algún estudiante, funcionario, docente, egresado, nota que no le ha llegado y tiene interés que le llegue, nos haga la solicitud por ese correo y nosotros vamos a dar respuesta. Obviamente la Universidad es muy dinámica y al cambiar la gente que interviene, queremos tratar de llegar a todos.

A.L. — ¿Cómo definen los contenidos? Hay un Comité Editorial pero ¿cómo se elige qué se pone y qué no?

J.Q. — El Comité Editorial es la comisión que coordina la Unidad de Comunicación de la Universidad de la República. Es un ámbito cogobernado — en el sentido de que participan todos los órdenes de gobierno universitario —, más las sectoriales de Enseñanza, Investigación y Extensión; gente del Rectorado que estamos representados acá, y gente de la Comisión del Interior. Es decir que es una Comisión muy grande, y ahí se discuten las propuestas para los números de La Gaceta.
Básicamente la estructura de los contenidos está por poder por un lado, dar cuenta de lo qué hace la Universidad, pero también poder dar cuenta de una opinión de la Universidad sobre temas nacionales, que quizás muchas veces no tiene espacio en otros lugares y queremos que la Universidad pueda también dar opinión y participar a través de la voz de sus académicos, de la voz de sus estudiantes, funcionarios, docentes, egresados.

A.L. — ¿Hay una línea política afín al Rector o cercana al Rector o es independiente?

J.Q. — No, por eso mismo la integración es en cierta forma cogobernada, en el sentido de que los órdenes tienen una independencia que garantizan de cierta forma, miradas críticas a lo que pueda ser un Rectorado que sólo cumple un período en cuatro años.
Se intentó generar un Comité Editorial que participe en las decisiones de esta publicación y que pueda hacer contrapeso en las diferentes visiones que pueda haber sobre la Universidad, sobre los temas nacionales, sobre las diferentes cuestiones que se tratan.

A.L. — La gente que quiera recibir La Gaceta ¿dónde la puede ir a buscar?, ¿cómo puede hacer para recibirla?

N.A. — Para este segundo número la distribución se está empezando entre hoy y mañana, porque está recién salidita.

A.L. — Tenemos una primicia con este segundo número que tiene una máquina XO en la portada.

N.A. — La idea es hacerla llegar a todos los Servicios Universitarios en Montevideo y el Interior, tratando de que esté en los espacios de circulación o de permanencia tanto de docentes como de estudiantes.
Es cierto que eso implica un reacostumbramiento y un redimensionamiento de algunas cuestiones y probablemente lleve también un tiempito de acomodo. Pero, en principio están en las cantinas, las fotocopiadoras, en los Decanatos, en las Oficinas de Personal (dependiendo de quiénes sean los interesados).

J.Q. — Y en general para la gente que quiera encontrar esta publicación, está en el Centro de Información de la Universidad de la República que está en el Hall del Edificio Central de la Universidad, en 18 de Julio y Eduardo Acevedo, entrando por la puerta grande a mano izquierda.

A.L. — La Facultad de Derecho.

N.A. — Si. Pero si en sus propios Servicios no la encuentran, está bueno que nos hagan llegar al correo que antes mencionábamos el aviso para poder ir mejorando los aspectos de distribución.

No hay comentarios

Dejar respuesta