«Envidrio es un anhelo que empezó como una utopía y que terminó siendo una realidad»

0
1087

En mayo la empresa Ebigold-Envidrio enciende su horno y retoma la producción de envases de vidrio en el país.

De esta forma se cierra un ciclo que comenzó en 1999, cuando los trabajadores de la ex Cristalerías del Uruguay decidieron ocupar la fábrica, pese a que sus dueños aseguraban que era inviable.

Con aportes de cerca de U$S 7 millones del gobierno de Venezuela y el Banco República, 60 trabajadores abren ahora un nuevo ciclo que apuesta a la generación de puestos de empleos genuinos y a la producción nacional.

 

Con Daniel Placeres y Daniel García, integrantes de Envidrio, empresa recuperada por los trabajadores.

Entrevista emitida el viernes 25/04/08 en Producción Nacional – 1410 AM LIBRE

Alejandro Landoni – La cooperativa Envidrio, de los trabajadores de la ex Cristalerías del Uruguay, tiene previsto encender el horno de su fábrica, que está instalada en el Parque Tecnológico Industrial de Cerro, en el mes de mayo. Los cooperativistas proyectan producir unas 18.000 toneladas de vidrio al año. Según nos estaban contando los envases serán comercializados en nuestro país y ya tienen un acuerdo para colocar parte de la producción en Brasil.

Esto realmente es motivo de orgullo para muchísimas personas, entre ellas para el movimiento sindical, para los trabajadores en general, porque como seguramente usted ya sabe, este proyecto Envidrio es el fruto de muchos años de lucha, pero también del estudio de la viabilidad del proyecto, por parte de un grupo de trabajadores de la antigua Cristalerías del Uruguay. Esta fábrica había cerrado en el año 1999 y los trabajadores se negaron a aceptar que no había mercado para envases de vidrio en el Uruguay. Ocuparon la planta 409 días, más de un año, y lograron resistir, en aquel entonces, cuatro órdenes de desalojo.

En medio de aquella ocupación los trabajadores ya habían comenzado a diseñar los primeros proyectos para lo que hoy es una realidad, vale aclarar, gracias al apoyo, en el año 2005 del gobierno de Venezuela – que aportó U$S 3.890.000- y el aporte del Banco de la República –que originalmente estaba en U$S 3.280.000 y que al parecer se va a ampliar un poquito más.

Tengo dos invitados. Es un gusto darle la bienvenida a Daniel Placeres, asesor de Ebigold S.A., el proyecto Envidrio. ¿Cómo anda?

Daniel Placeres – Bien, muchas gracias por invitarnos.

AL – Y está con nosotros también Daniel García, que integra el directorio de la sociedad anónima. ¿Cómo anda?

Daniel García – Buenas tardes a ti y a los oyentes de este programa.

AL – Me imagino la expectativa que tienen que estar viviendo ustedes ahora, después de tantos años de estar detrás de este sueño, y bueno, en el correr del mes que viene, unos días más, unos días menos, van a arrancar. ¿Cómo la viven?

DP – Mucha tensión. Estamos en un momento crítico, cuando ya tenés todos los insumos, nosotros no vemos la hora que se produzca el desenlace final, empezar a producir vidrio hueco. Es un anhelo que empezó como una utopía y que terminó siendo una realidad.

Creo que dejó y va a marcar un mojón en aquel 1999 que se ocupó, cuando nosotros en aquel momento desistimos de reclamar un nuevo patrón, y a partir de una asamblea decidimos armar un proyecto de viabilidad, que creo que el movimiento sindical lo tomó después como propio, y empezaron a florecer algunas ideas en varios aspectos de la industria nacional. Aquellos espacios que se iban dejando, el trabajador los tiene que tomar como propio, siempre y cuando exista la viabilidad, los mercados, creo que el trabajador tiene el compromiso de asumirlo…

AL – Placeres, ¿cuánta gente está trabajando ahora en la cooperativa?

DP – Hoy por hoy nosotros tenemos 60 miembros anotados de 110 compañeros, que fueron entrando gradualmente. En junio de 2006 entraron cinco miembros, hoy por hoy hay 40 en total, están quedando 20 afuera de la lista de 60, que se están incluyendo apenas comience a fundirse vidrio. Lo hicimos en forma gradual porque nos parecía lo más correcto ir de a poco armando un círculo y que se termine de cerrar con el prendido del horno y el comienzo de la producción.

AL – ¿Qué es lo que piensan producir? Vidrio hueco decías recién, ¿envases de qué tipo?

DG – Específicamente envases para vino, para cerveza, para refresco, para agua. Eso es a lo que se apunta en esta primera etapa.

AL – Los acuerdos ya están negociados con las empresas que los van a comprar…

DP – En general…Este proyecto, creo que después que arranque y nos sentemos a analizar cómo fue concebido, tanto comunicadores, como empresarios y trabajadores,  creo que va a permitir empezar a analizar una visión de un nuevo estado de las cosas.

AL – ¿Por qué?

DP – Porque se ha apuntalado mucho las necesidades de alianzas estratégicas en procura de mantener el proyecto República Oriental del Uruguay, que no es menor, y eso ha sido debido al enorme esfuerzo de todos los trabajadores, del enorme esfuerzo tanto de las instituciones, los gobiernos, de los sectores financieros, de los comunicadores que han entendido el tema como tal, empezar a entender que el Uruguay se salva con toda la sociedad en su conjunto y no con que uno tenga una bola de cristal diciendo…

Sí lo que se puede empezar a marcar es una realidad la apertura de cabeza de los trabajadores. Nosotros tuvimos que ver cuánto vidrio se introducía en el Uruguay; se introdujo el año pasado 8 millones de dólares en vidrio hueco, existen cuatro grandes líneas de importadores, y después hay una gran cantidad de importadores chicos que no hacen al gran mercado. Entonces cuando nosotros estudiamos salir con el tema de envases dijimos: “Bueno, o hacemos dos cosas; nos peleamos con el que importa, o buscamos una alianza estratégica que nos permita colocar la producción”. Como un primer paso creo que fue estratégico haber hecho alianzas estratégicas con las empresas que importan envases, que hoy son grandes compradoras de envases que va a hacer Envidrio.

AL – Es decir que ustedes van a sustituir importaciones.

DP – En algunos casos sí, porque tenemos una capacidad limitada por el horno y por la máquina. La máquina es de última generación, la planta de Envidrio hoy, como está concebida, es una planta que no le envidia nada a una planta del primer mundo.

Te digo más, la semana pasada tuvimos unos ingenieros italianos armando la conexión de la máquina, y todo, desde el horno, que es un horno de Francia, la máquina que es una máquina italiana, el horno de remoción del envase, que es italiano, las máquinas de control de calidad, que son máquinas de Estados Unidos, el paletiado italiano para envolver la botella, está todo adosado a una planta chica de última generación, que es para el mercado interno. Una máquina de esa permite producir bastante para el mercado interno.

AL – En el mercado interno, estos U$S 8 millones, ¿cuántos envases se manejan?

DG – Se funden alrededor de las 60 toneladas diarias, entre 45 y 60 diarias.

AL – ¿Qué porcentaje del mercado interno pueden abarcar ustedes?

DP –De 18.000 toneladas al año que se consumen, vamos a alcanzar fundir 14.000. Y es bastante para nosotros si logramos en el primer año de producción alcanzar ese nivel, creo que no va a haber grandes inconvenientes.

AL – Es un porcentaje importante…

DP – Si, y nos jugamos por eso a las alianzas.

AL – Quedó colgado el tema de las alianzas, es interesante. Digamos que ustedes no se jugaron a competir para sacar a alguien del mercado sino que se jugaron directamente a sustituir importaciones. ¿En qué categoría exactamente? ¿Envases de qué tipo? ¿Grandes, chicos?

DP – Exactamente.

DG – La línea de producción nuestra va a estar entre 0,50 y 2 litros. Como te decía Daniel anteriormente nosotros apostamos en primer lugar a trabajar hacia el mercado interno y a nivel de la región, pero apostamos a los nichos de mercados que las grandes transnacionales descartan.

AL – Es la gran apuesta de Uruguay, encontrar ese nicho que los grandes dejan…

DG – Exactamente, esa es la estrategia de Envidrio en cuanto a la comercialización. En primer lugar posicionarnos como nueva empresa, como una industria que se está instalando en Uruguay.

AL – El hecho de ser trabajadores, que estuvieron tanto tiempo luchando por el proyecto, que tuvieron más de un año de ocupación, ¿los favoreció a la hora de hablar con los importadores y con los demás personas del mercado o en realidad hubo mucha gente que prefirió hacer acuerdos con otros, o seguir con lo que estaban haciendo y no negociar con ustedes?

DP – No. El hecho de ser trabajadores y haber aportado a una política de alianzas que te permita darle continuidad a la idea ha caído bien en varios aspectos. Es complicado ser trabajador, que durante toda una vida fuiste empleado y del día a la noche te tenés que enfrentar a una pata, que es la gestión, en función de vos ponerle carne a eso. Creo que haber apostado a una política de alianzas nos permitió una visualización de un nuevo concepto, más allá de lo que se pueda pensar, creo que estamos rescatando un nuevo concepto de cómo defendemos por lo que peleamos en 1999, que fue ocupar y mantener -lo que hasta ahora ha sido nuestra línea de trabajo- mantener claro que nuestra bandera era generar empleos genuinos, en base a la producción nacional, y que la gente no se vaya.

Esa era nuestra meta, la seguimos manteniendo, y por suerte se pudo lograr que nos empezaran a entender en otros ámbitos que no entrábamos. Este año que pasó nosotros tuvimos un reconocimiento por el Banco República, en la cual invitaron por primera vez a un grupo de trabajadores –debe haber ido otro grupo de trabajadores en otra época- pero en este proceso nos invitaron a ir al Sheraton a recibir un premio por estar dentro de los mejores 20 proyectos presentados al BROU. En el segundo lanzamiento que el BROU hace para atención de los proyectos de producción nacional, fuimos elegidos el quinto mejor proyecto, y fuimos premiados por el Ministerio de Industria como uno de los proyectos innovadores dentro de esos cinco.

Fue muy emotivo recibir una placa de vidrio, muy bonita, en ese ámbito. Estaban grandes empresas como Frigorífico San Jacinto, Tienda Inglesa, Ta-Ta, Claldy, Mantra de Florida. En ese ámbito recibir eso, se te viene a la cabeza el reflejo de muchos compañeros y compañeras que han tratado de llegar a ámbitos donde antiguamente no se veían mucho. Eso permitió que a partir de este año otros proyectos de empresas recuperadas por los trabajadores se presenten en el tercer lanzamiento del Banco República.

Yo creo que es el camino que hay que seguir, machacando que los trabajadores logren un proyecto viable, se presenten a los ámbitos que haya que presentarse, con una cabeza, uno puede decir empresarial, y si, porque la pelea nuestra, en el fondo, es la redistribución de la riqueza.

AL – Placeres, sabe que me contaba la gente de Funsa, me contaba Romero concretamente, que ellos en algún momento tuvieron problemas con otros sindicalistas, que no veían esa cabeza empresarial que necesitaron ellos y a la cual usted hace mención en este momento. Si bien usted dijo que este proyecto fue tomado por todo el movimiento sindical, ¿hubo algún sector o alguien que los ve con malos ojos dentro del propio movimiento sindical?

DP – No, yo creo que en general puede haber líneas de estrategias diferentes, o tácticas para caminar diferentes, pero en general todos tienen el mismo objetivo en el movimiento sindical que es la mejor calidad de vida para el trabajador.

No le podemos pedir a todos los trabajadores que del día a la noche ocupen todo y ahora pasen todos a hacer la gestión de todos los que trabajaban, es imposible. Tampoco sería justo porque hay una parte empresarial en el Uruguay que es buena, que contempla todos los planteos de los gobiernos, que reconoce al movimiento sindical, que va a los Consejos de Salarios, que se plantea avanzar junto a los trabajadores en una línea de empresa acorde al momento.

Nosotros decimos que no va a haber empresarios para todos los trabajadores, no va a haber inversiones para todos, entonces cuando hay un espacio, uno tiene que asumir el rol de hacer ese espacio, y ocuparlo, buscar un proyecto de viabilidad para gestionarlo. Yo creo que no hemos sido criticados, realmente si hubo alguna crítica yo debo entender que fue en función de un estado diferente de táctica, y no hemos discutido fuertemente, pero en el ámbito del fragor de la discusión son críticas que ayudan a pensar.

A nosotros nos costó mucho poder armar la Asociación Nacional de Empresas Recuperadas por los Trabajadores, en la cual están comprometidos 19 proyectos, de los cuales muchos todavía no han podido ni siquiera arrancar, pero estamos ahí nosotros con los compañeros tratando de no aflojar. Y bueno, creo que el trabajador tiene un ámbito de ser empleado cuando está la figura faltante del patrón, cuando queda un vacío nosotros seguimos, el trabajador ocupa y a partir de ahí toma las riendas de la gestión, que va trascendiendo a un liberación del concepto de empleo, que es más profundo.

AL – Me decía una vez un empresario que una persona que tiene cabeza de empresa forma un sociedad anónima, y muchas veces los trabajadores forman cooperativas. Ustedes lograron traspasar esa visión de alguna manera. ¿Por qué una sociedad anónima?

DG – Ya en el año 1999, en aquel proyecto que se armó ese año que se llamó Enciclo SA arranca desde ahí el proceso de formar una sociedad anónima. En aquel momento se trabajó mucho entre los trabajadores y los técnicos que estaban honorariamente colaborando con nosotros en el armado de ese proyecto.

El por qué de una sociedad anónima, y hoy ya lo decimos con propiedad y con argumentos, porque indefectiblemente tenemos que trabajar dentro de este sistema que está instalado en el Uruguay, dentro de estas estructuras. Nosotros entendíamos que las formas jurídicas en primer lugar eran importantes para nosotros movernos como colectivo, y como aspirábamos que nuestro proyecto fuera declarado de interés nacional, hasta el año pasado solamente las S.A. eran las que podrían acceder a esa declaración, no así las cooperativas u otras formas jurídicas.

La declaratoria de interés nacional a nosotros nos permitió, dentro del proyecto, el achique de los costos a través de la exoneración de impuestos. Es por eso que nosotros, indefectiblemente siempre apostamos a una sociedad anónima.

DP – Hoy en día cambió eso. En noviembre se implantó una nueva norma por la cual en la declaración de interés nacional se contempla toda forma jurídica, puede sr cooperativa, sociedad anónima, SRL, lo aclaró la gente de Economía el otro día.

AL – Placeres, dos preguntas grandes para respuestas muy cortas –estamos pasados de tiempo-. Una tiene que ver con el mecanismo mediante el cual ustedes le devuelven el dinero a Venezuela, que es un mecanismo bien interesante porque es por transferencia de conocimientos, había seis programas. Ustedes tenían que devolver en sabiduría digamos, en “saber hacer” con queseros artesanales, apicultores, certificación de calidad, el tema de los clústers, entre otros. ¿En qué están?

DP – Nosotros ya tuvimos cuatro idas a Venezuela, la última el año pasado, coordinando, a través del Ministerio de Industria Ligera de Venezuela, estos seis programas, y nos pidieron para reactivar una planta de vidrio. Ellos encontraron una planta de vidrio en la zona de Trujillo, el Estado tomó una planta de producción de portland en esa zona, y dentro de esa planta existía una planta de vidrio, que nunca había sido inaugurada. La fuimos a chequear unos meses atrás, vimos que se podía reactivar, y nos solicitaron reactivar esa planta para la zona de Trujillo, una zona campesina.

Realmente para nosotros cambió el esquema, veremos cómo haremos porque nos interesa que se reactive esa planta de vidrio. Ahí va a haber transferencias de conocimientos, porque eso ya los compañeros lo saben hacer, no hay que ir a buscar a otras personas. Nosotros ya tenemos algunas puertas abiertas con las empresas que son proveedoras de máquinas, a pesar que ya está todo, y creo que vamos a arrancar. Vamos a terminar esta fábrica, va a arrancar la producción de Envidrio y posiblemente a mediados de año estemos otra vez en Venezuela reactivando la planta. Uno va allá y queda asombrado, una planta que tiene todo y por 20 años no se usó.

No hay comentarios

Dejar respuesta