Urutransfor registró crecimiento explosivo en último trimestre

0
267

Con los Sres. Mario Cabrera, Presidente Ejecutivo y Heraclio Rodríguez, Administrador de la compañía Urutransfor

Urutransfor es una empresa nacional que fabrica y repara transformadores trifásicos de distribución y potencia, única por sus características en el país. La empresa facturó en los últimos tres meses más de U$S 2.000.000, la misma cifra alcanzada en un año por la sociedad anterior; antes había superado dos quiebras. Esta empresa recuperada por sus trabajadores logró lo que hasta hoy sólo el Fénix había podido.

Entrevista emitida el miércoles 15/10/08 en Producción Nacional —1410 AM LIBRE

 

Alejandro Landoni – Urutransfor es una empresa nacional que fabrica y repara transformadores trifásicos de distribución y potencia para todos los usos y aplicaciones. De hecho es la única que fabrica este tipo de aparatos en nuestro país.

 

Tiene 70 años de experiencia, y sus directores sostienen que proveen productos de alta tecnología y calidad.

 

Urutransfor es una empresa recuperada por sus trabajadores. Se podría decir en realidad, que la recuperaron dos veces porque en el año 2001 el dueño se fue de la empresa y ellos quedaron a la deriva, en lo que se convirtió en el primer proceso de recuperación junto a un inversor privado.

 

Luego de una gestión que no fue buena, el inversor desiste y nuevamente los trabajadores recuperan la empresa, esta vez con el apoyo de la Corporación Nacional para el Desarrollo a través de una línea de créditos.

 

Urutransfor tiene actualmente 70 empleados; cuenta con una Planta de 6 mil metros cuadrados con modernos equipos. Un dato a tener en cuenta es que en los últimos 3 meses facturó más de 2 millones de dólares; cifra que según establecen sus directivos facturaban en 1 año cuando estaban asociados con el inversor privado.

 

¿Dos veces recuperaron la empresa?

 

Mario Cabrera —Sí. La antigua empresa cerró en setiembre del año 1999 y a partir de ese momento comenzó la primera etapa de intentar su recuperación. Al principio no era de recuperarla para los trabajadores, era de recuperar nuestra fuente de trabajo buscando inversores que se interesaran por la Planta.

 

Después de dos años y medio de ocupación de la Planta, se recupera empresa con una estructura de sociedad mixta. En este proceso tuvo mucho que ver la participación de UTE que nos brindó un apoyo fundamental.

 

AL. —¿Apoyó como cliente?

 

M.C. —Como cliente. Debido a  los costos que tiene la recuperación de una empresa de estas características, era fundamental tener un cliente para la comercialización. Todos estos años nos hemos sentido respaldados por UTE.

 

Respaldados tanto en la primera como en la segunda etapa; es decir en la recuperación de la empresa.

 

A.L. —Un apoyo que me imagino que no debe ser por que sí. Me imagino que tener estos elementos fabricados en el país es bueno para generar tecnología y también posibilidades de reparación.

 

Heraclio Rodríguez —Sí. Cuando intentamos en primera instancia la recuperación nos basamos en dos pilares fundamentales.

 

El primero de ellos era precisamente que esta es la única empresa que fabrica esta clase de aparatos. Pero a su vez es fundamental para el desarrollo de la industria, para el desarrollo de una cantidad de emprendimientos y también para el desarrollo de UTE.

Precisamente uno de los activos importantísimos era la tecnología.

 

Incluso la antigua Dimac, que en parte se puede decir se fundió porque invirtió bastante en tener nueva tecnología, acumuló un importante endeudamiento por este motivo.

 

A.L. —¿Esa fue la empresa que se fundió en el 1999?

 

H.R. —Exactamente.

 

A.L. —Lo que pasó con ustedes es un caso particular de empresa recuperada porque, según dicen, la tecnología con la que cuentan ya era de última generación.

 

H.R. —En aquel momento sí, evidentemente eso fue de mucha importancia. Cuando cerró MAC nosotros exportamos material a las empresas Adenor y Edesur, que eran  dos empresas privadas similares a la UTE que estaban instaladas en Buenos Aires. A Adenor le fabricamos el 15% y a Edesur el 85% de sus necesidades en aquel momento.

 

Después el cambio no favoreció y se generaron otras imposibilidades. Dicho sea de paso quedamos con contratos pendientes. Pero esto da la pauta de la importancia económica que tiene esta industria a nivel semipesado.

 

A tal punto es así que por ejemplo, nosotros el año pasado y en los anteriores años sufrimos la falta de financiamiento. La actividad económica del país determinó que no logramos mantenernos y fueran las empresas privadas las que nos bancaran. Pedíamos adelantos para poder seguir fabricando.

 

A.L. —El tema era el capital de giro.

 

F.C. —Seguro, necesitábamos un financiamiento superior.

 

A.L. —Interesante. Después les vamos a preguntar cuáles son los productos que comercializan y también dónde los están comercializando. ¿Actualmente cuentan con unos 70 trabajadores? ¿Qué forma jurídica tienen?

 

H.R. —Sí. Somos una Sociedad Anónima donde las acciones están sindicalizadas. Tenemos un órgano superior que es el Comité Ejecutivo, después está el Gerente General que es un técnico que aporta la Cooperación para el Desarrollo; luego un Gerente Industrial que también hoy gestiona como Gerente de Ventas y Gerente Financiero.

 

Después están los grupos de trabajo.

 

Nosotros nos caracterizamos en general porque no tener supervisores ni capataces. Nos manejamos con grupos de trabajo que gestionan las tareas.

 

A.L. —¿Y hoy no hay un líder?

 

M.C. —No. Hay personas que son referentes, pero se intenta que no haya un líder, que el grupo funcione; se autogestione y todos tengan participación en la gestión.

 

Nos reunimos semanalmente los lunes para establecer la  planificación y estrategia. En esta reuniones concurren un representante de cada grupo, se discute el trabajo, los problemas, los tiempos de entrega; absolutamente todo.

 

Después el referente baja y lo discute en el grupo.

 

A.L. —¿Y este sistema funciona en la práctica?

 

H.R. —Anteriormente le dije que el primer pilar era lo técnico. El segundo pilar en que nos basábamos cuando cerró MAC fue el tratar de reorganizar productivamente la fábrica.

 

Para eso se encaró un estudio realizado por la Universidad en el área de Relaciones Sociales. De allí surgió la organización, que incidió más en el mantenimiento en esta fuente productiva porque eso nos permitió comprender la importancia de la fábrica y tratar de luchar por ella como lo venimos haciendo durante todos estos años.

 

A.L. —¿Esta forma de organizarse resulta operativa? ¿Se requiere de personas muy particulares?

 

M.C. —No, como dice Heraclio tiene una preparación, no es improvisado. Nos hemos ido acostumbrando y sí aparecen problemas como en cualquier ámbito laboral son los grupos los que tienen que tratar de solucionarlo. Muchas veces el Comité Ejecutivo apoya a los grupos.

 

El Poder Ejecutivo es elegido en elecciones de todos los accionistas una vez al año; de aquí surgen los representantes.

 

Muchas veces tenemos que apoyar a los grupos con algún problema que al grupo le cuesta solucionarlo, pero en general funciona y creo que funciona bastante bien.

 

A.L. —Cuando hay que llamar al orden a alguien porque llega tarde, no está rindiendo,  tiene algún problema y no puede concurrir a trabajar. ¿Cómo procede? ¿Es un tema difícil?

 

H.R. —En la primera etapa es el propio grupo el que tiene que tratar de hablar con el compañero y si eso se repite o sigue el Comité Ejecutivo lo llama.

 

A.L. — ¿Se dan esos casos? ¿La cercanía hace que la gente esté más comprometida, aunque no haya un jefe?

 

M.C. —Hay de todo. Hay compañeros muy comprometidos y otros casos en que tenemos que conversar con ellos.

 

A.L. —Hay que conversar frecuentemente. (Risas)

 

¿Cuál es la situación con la Corporación Nacional para el Desarrollo? ¿Son préstamos pero la Corporación no esta asociada con ustedes?

 

M.C. —Claro. La Corporación cambia el rol que venía llevando en estos años. Antes compraba las acciones de la empresa, se quedaba con la empresa, la trataba de recuperar y la vendía.

 

En este caso no. A través de un programa nuevo que es “Corporación Fomento”, la Corporación estudia primero si el proyecto es viable y se incorpora con préstamos con intereses y todas las garantías legales para la recuperación, porque son empresas que no cuentan con financiación bancaria, que en el mercado financiero común no pueden operar hasta no sanear sus deudas.

 

A.L. —¿Ustedes todavía no pudieron comprar la fábrica? ¿La Sociedad Anónima es propietaria de las máquinas?

 

M.C. —No, tenemos una Sesión de Derechos del Banco de la República.

 

La antigua fábrica se remató en una subasta pública y fue adquirida por el Banco República. Nosotros tenemos una sesión de derechos del banco. En estos años con el inversor no pudimos hacer frente a la deuda,  pero hoy se está negociando con el Banco República que también ha tenido muy buena disposición a encontrar una solución.

La idea es a pagarle al BROU la Sesión de Derechos.

 

A.L. —¿Cuánto es el monto que tienen para pagar?

 

M.C. —Todavía no está definido. En un principio, cuando se llega al remate, eran U$S 800.000. En todo este tiempo, por supuesto que ha generado intereses y mora; pero en el momento se está en un plan de negociación. La cifra final no la tenemos.

 

 

H.R. —De todas maneras lo que hay que tener en cuenta es que no solamente debimos recurrir a la Corporación para el Desarrollo, sino también al Ministerio de Trabajo que nos apoyó con técnicos está especializados precisamente en  recuperar empresas.

 

Pero se vincularon tanto sea las necesidades de UTE y a su vez la necesidad que también tenía el Banco República de recuperar la deuda que nosotros teníamos con él.

 

Todo eso se vinculó para tratar de llevar adelante a través de la Corporación de ese proyecto “Uruguay Fomenta”.

 

En definitiva, nosotros teníamos una cantidad de licitaciones ganadas y no teníamos capital de giro para llevarlas adelante, porque este tipo de maquinarias necesita mucha materia prima que viene del exterior y en grandes cantidades.

 

 

A.L. —¿Quiénes son los clientes que compran a Urutransfor? Ute en primer lugar…

 

M.C. —Sí. Hay algo muy importante para destacar, porque justamente en estos tiempos donde se habla tanto de la generación de la energía alternativa, uno de los principales productos son justamente los generadores de energía alternativa.

 

El transformador más grande e importante se entregó ahora hace unos días…

 

No hay comentarios

Dejar respuesta