«El mercado es chico y hay que buscar afuera, eso es algo que nos impusimos y tratamos de no aflojar»

0
1331

Rusconi Agendas y Marroquinería es una de las pocas empresas del sector que además de fabricar para el mercado interno, coloca su producción en el exterior.Con Mario Rusconi, director de la empresa Rusconi Agendas y Marroquinería.

Entrevista emitida el lunes 9/06/08 en Producción Nacional – 1410 AM LIBRE

Rusconi Agendas y Marroquinería es una de las pocas empresas del sector que además de fabricar para el mercado interno, coloca su producción en el exterior, aún hoy, cuando sufre la baja del dólar. Surgió hace 26 años, cuando Mario Rusconi imprimía agendas con una máquina offset; hoy la empresa fabrica más de 200 artículos diferentes y tiene una sucursal en Chile.

Alejandro Landoni – Rusconi Agendas y Marroquinería es una empresa mediana que se fundó hace ya 25 años. Su producto estrella son las agendas Abezeta, pero también fabrican en forma artesanal una amplia gama de artículos, siempre cuidando el diseño y las terminaciones. Esto les permitió acceder a una importante porción del mercado uruguayo, tanto en agendas como en marroquinería, pero también a exportar, algo que realmente es muy difícil en este rubro. De hecho hay un conglomerado de empresas que se han asociado para lograr estos objetivos, y Rusconi lo viene haciendo desde unos cuantos años, incluso mantiene una sucursal propia en Chile, donde vende productos uruguayos.

Es un gusto darle la bienvenida a Mario Rusconi, director de la empresa Rusconi. Mario Rusconi es el protagonista de un nuevo programa de Producción Nacional en TV Ciudad. En él se puede ver la confección total de una agenda para este año. Este programa lo grabamos a fines del año pasado, cuando Rusconi estaba en plena zafra de elaboración de las agendas, pero también se va a ver el taller de marroquinería en el cual la empresa Rusconi elabora muchísimos productos que se venden aquí en Uruguay y otros que directamente se exportan.

Recuerdo que nos contó, en el programa de televisión, que empezó con una pequeña máquina…

Mario Rusconi – Con una pequeña máquina offset de mesa, una pequeña máquina de imprimir papel. Con esa maquinita empezamos imprimiendo pequeños tirajes de agendas, que armábamos y doblábamos a mano. Ese fue un poco el comienzo, junto con una máquina de coser, ahí se empezó con todo lo que tiene que ver con agendas, y luego fuimos anexando artículos de marroquinería hasta llegar a una línea muy amplia de productos que tenemos hoy.

AL – Las agendas incluyen una serie importante de rubros, porque tiene el diseño, la información que lleva la agenda adentro -más en el caso suyo que las exporta o que hay agendas que las hace directamente para venderlas en otros países donde cambian los feriados-, y trae después toda la parte de confección misma, desde el papel hasta el cuero.

MR – El proceso de diseño es algo que disfrutamos mucho, no solamente el diseño grafico, lo que son las tapas, el material que vamos a utilizar. Es un proceso lento, pero cuando llega a su fin sentimos reflejado todo ese esfuerzo en la satisfacción de poderlo ver y tenerlo ahí. Y el diseño del interior no es algo fácil, como decías, nosotros hicimos una exportación de agendas a Nigeria mediante correos electrónicos, no conocíamos a la persona que nos estaba comprando, pero fue una agenda especial en todo lo que era los pliegos de información, información técnica, un montón de información del país.

AL – ¿Cómo esa gente logro dar con usted desde Nigeria?

MR – Fue como la mayoría de los negocios, una oportunidad que se dio en un viaje, en una feria y a partir de ahí se hizo un contacto, y este año estamos viendo de retomarlo.

AL – Lo que usted nombra es interesante, la participación en ferias internacionales, en misiones comerciales, sé que usted lo ha hecho a través de la Cámara de Industria. Eso es bien importante, pero a nivel humano es un sacrificio enorme.

MR – Sí, no hay duda que sí, porque tenés que distraer horas a la familia. El negocio con Chile, por ejemplo, se hizo con una misión comercial de la Cámara de Industria. Fue un negocio que demoró unos cuantos años en concretarse, en una misión con la Cámara de Industria se hizo el contacto y luego de dos años negociando se llegó al final a tener una franquicia en Santiago. Un punto de venta con ventas corporativas, pero no es nada fácil.

AL – Esos productos que venden en Chile son los mismos que se producen en Uruguay.

MR – Exactamente, lo que hacemos nosotros lo exportamos a Santiago de Chile.

AL – Rusconi hace las Agendas Abezeta, que tienen un montón de modelos distintos, y después tiene el taller de marroquinería, donde confecciona una gama súper amplia de artículos ¿Qué cantidad de artículos distintos fabrican?

MR – Entre lo que son agendas y artículos de marroquinería yo diría que se fabrican arriba de 200 artículos, aparte de artículos especiales por pedidos. Los artículos de línea son los que vendemos en los locales y los que se exportan, pero fabricamos artículos para regalos corporativos, justamente ahora estamos con un pedido para una empresa, un porta notas con tarjetero, y hubo que desarrollarlo y hacerlo adecuándonos al mercado, esto es para Argentina. Pero en realidad entre agendas y artículos de marroquinería son unos cuantos, solamente en agendas tenemos mas de cuarenta modelos, aparte de las agendas especiales, que son con propaganda, con pliegos especiales de información.

AL – En el sector del calzado y de la marroquinería hay un conglomerado de empresas que está funcionando hace más de un año, que ha hecho un diagnóstico del sector y ha visto que es una rama de la economía que depende 100% del mercado interno, que no tiene perfil exportador y que no tiene tampoco la calidad ni el diseño necesario para realizar las exportaciones.

Rusconi viene a ser un caso especial dentro del común de este sector, pero otro de los temas que el diagnóstico de este clúster del calzado y de la marroquinería ha determinado, es que falta mano de obra calificado, que no hay la suficiente cantidad de personas para formarse en este oficio, sobre todo en las terminaciones de marroquinería, en el tratamiento del cuero y el símil cuero, y que además no hay prácticamente ningún lugar donde la gente pueda ir a formarse que no sea en las propias empresas.

¿Cómo hace usted para combatir esa debilidad de este sector de nuestro país?

MR – Lamentablemente hace unos cuantos años atrás la industria del cuero fue bastante castigada con todo lo importado, entonces la gente que tenía el oficio, los artesanos que hacía años que estaban trabajando en marroquinería tuvieron que dejar el oficio de trabajar con el cuero, y todavía lo estamos viendo. Ha costado mucho lograr artesanos que trabajen bien. Lo que hacemos nosotros es formar gente dentro de nuestra empresa, tratar de enseñarle a trabajar los materiales, a conocer el producto. El proceso no es un tema fácil, son unos cuantos años, unas cuantas horas de trabajo para poder lograr que el artesano sepa realmente lo que está haciendo. Gracias a Dios nosotros lo estamos logrando, con bastante esfuerzo, pero es un tema importante. La mano de obra es un tema importante.

AL – ¿Se demora años en lograr esa calidad en las terminaciones?

MR – Se demora años. Nosotros tenemos dos o tres personas que ya hace bastante tiempo que están en el rubro y que van trasmitiendo a las nuevas generaciones todo lo que es el proceso. Porque aparte no es un artículo, una billetera, tiene que saber hacer un cinturón, un portafolio, son varios rubros diferentes dentro de lo mismo.

AL – ¿Cuánta gente trabaja en su empresa actualmente?

MR – Entre la parte grafica, lo que es marroquinería, fuera de zafra unas 30, 35 personas. A partir de la zafra de las agendas y todos los artículos de fin de año, a partir de setiembre hasta diciembre, ahí se amplía el personal.

AL – ¿Usted trabaja con gente propia o también con talleres tercerizados?

MR – Tenemos algunos talleres que nos trabajan en forma exclusiva con algún artículo, sería imposible poder fabricar todo nosotros.

AL – ¿Cómo hace para racionalizar el trabajo durante el año, teniendo una zafra importante de agendas?

MR – Nosotros estamos trabajando desde febrero stockeando artículos para vender en noviembre y en diciembre, sino sería imposible poder cumplir con toda la demanda. De todas maneras siempre se forma algún cuello de botella, pero tratamos de esta manera, trabajando todo el año, mantener a la gente. Y a fin de año cumplir con los clientes, y poder cumplir con las responsabilidades de las exportaciones.

AL – Los exportadores medianos están muy preocupados con el valor del dólar, ¿cómo se las arregla usted?

MR – Con bastante cintura, no es lo mismo vender con un dólar a $24, $25 que con un dólar a $19.80, $19.90, el resultado no es el mismo, la mano de obra hay que pagarla en pesos, la mayoría de los insumos aumentan y bueno una hace los negocios en dólares.

AL – ¿Usted hace los negocios, por ejemplo para una agenda, muchos meses antes? ¿Una baja del dólar lo perjudica a la hora de recuperar el dinero que pensaba ganar con el negocio?

MR – Con el tema de las agendas, para poder vender y para estar seguro que se cumple, hay que hacer el negocio con bastante tiempo, para que el comprador las pueda tener en su ciudad a más tardar en octubre, noviembre. Te diría que nosotros estamos buscando negocios de agendas en estos meses y uno no puede estimar el valor del dólar en diciembre. No esta fácil juntar la plata para los salarios teniendo bastante personal, y exportar con un dólar barato no es fácil.

Pero el mercado es chico y hay que tratar de buscar afuera, eso es algo que nos impusimos y estamos trabando de no aflojar, de vender, de llevar para afuera.

AL – Cuando uno piensa en la marroquinería uruguaya uno piensa básicamente en el cuero, digo esto porque se trabaja con símil cuero, y a veces los que no estamos entendidos no nos damos ni cuenta que no es cuero, sino que es otro producto. Ahora, el cuero que se usa en el Uruguay insólitamente es importado, ¿puede ser?

MR – Sí, es real. Acá se trabaja en cuero nacional y se trae cuero semi-terminado de Brasil y de Argentina, en algún momento con muy buenos precios. Uno se pregunta que es lo que pasa. En realidad no trabajamos solamente con símil cuero, nosotros trabajamos con cuero y con símil cuero. Decimos con qué se hizo cada artículo y el cliente elige.

Los materiales que utilizamos nosotros son todos italianos, con tecnología italiana, importamos de otros lados también, pero son muy buenos materiales que no los ataca el calor, que no los ataca las costuras fuertes, y eso va en resultado del producto, que el producto quede bien terminado. El símil cuero uno lo asocia con un material de mala calidad, pero sinceramente no es así, en Italia se venden zapatos en símil cuero a unos precios de ópera, y son muy buenos.

 

Para ver fotos del rodaje en la empresa Rusconi haga click aquí.

 

 

Desgrabación: Mariale Perlini.

Edición: Lic. Cecilia Álvarez.

No hay comentarios

Dejar respuesta