Puntigliano: «No va a haber un impacto visual»

0
1589

El gobierno dio el consentimiento para la construcción de una terminal portuaria de la minera Aratirí en la costa de Rocha.

Fernando Puntigliano, gerente general de Aratirí en Uruguay.

El gobierno dio el consentimiento para la construcción de una terminal portuaria de la minera Aratirí en la costa de Rocha, condicionado a todas las autorizaciones ambientales correspondientes, para que la minera de capitales ingleses, suizos e indios construya una terminal portuaria de dedicación exclusiva.

Concretamente estaría a unos 5 kilómetros del balneario La Esmeralda, a unos 15 kilómetros de Punta del Diablo, en un predio de 250 hectáreas que actualmente pertenece al Ministerio de Defensa. Para conocer este proyecto hablamos con el ingeniero Fernando Puntigliano, gerente general de Aratirí en Uruguay y ex presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP).

 

Alejandro Landoni – ¿Nos hace una síntesis del proyecto de Aratirí en Uruguay? Sabemos que están instalados desde el año 2007, que ya están trabajando con unas 80 personas contratadas, y se habla de que será la inversión más importante de una empresa en la historia del país.

Fernando Puntigliano – Hay dos formas de mirarlo. Una es desde el punto de vista temporal y otra, desde el punto de vista de módulos del proyecto.

Desde el punto de vista temporal, tenemos la instalación de la empresa desde el 2007, la emisión de permisos, todo el proceso de exploración, un scouting study que es un estudio analítico inicial, un estudio de prefactibilidad que terminó en marzo, que dio como resultado que el proyecto es prefactible, o sea que es posible poner el concentrado de hierro, esto quiere el mineral de hierro triturado y separado magnéticamente, transportado por un minerducto hasta el puerto y puesto arriba de un buque, ese concentrado de hierro tiene un valor primario agregado, es posible ponerlo arriba del buque que es como se vende a un nivel competitivo para el mercado mundial. Esa es la conclusión fundamental.

Después, estamos muy cerca de la masa crítica. Ya tenemos 600 millones de toneladas de material mineralizado que era lo que preveía el estudio de prefactibilidad.

Tal vez, antes de pasar al punto de vista modular, es importante decir lo que viene después de eso, que es el estudio de factibilidad definitiv bancaria, que acaba de iniciarse. Se ha hecho un lanzamiento en el Radisson al cual fueron las empresas adjudicatarias para los distintos módulos del proyecto. Han estado trabajando, han desarrollado un cronograma de trabajo y para junio del año que viene va a estar terminado el estudio de factibilidad definitiva que va a permitir tomar una decisión sobre cómo se sigue adelante: si se hace o no se hace la inversión.

¿Cómo es el proyecto? El proyecto tiene en primera instancia minas, es decir, lugares de los cuales se extrae el material mineralizado. Este se transporta hacia una trituradora primaria, esa trituradora primaria empieza el proceso de trituración que tiene distintas etapas, una separación magnética, es decir que toda la separación es meramente física, y se termina obteniendo lo que se llama el concentrado de hierro, que es el producto que se exporta.

Para poder exportar el concentrado de hierro en un barco hay que llevarlo hasta el puerto, y para llevarlo se mete en un mineroducto mezclado con agua, se bombea hasta la terminal portuaria, allí se separa el agua del hierro y después mediante un acueducto, que sólo transporta agua, se transporta el agua de vuelta, que por razones ambientales se utiliza una recirculación en el mineraloducto.

A.L. – Aclaremos. Hay dos caños: uno lleva el agua con el hierro desde el lugar donde fue triturado hasta el puerto y el otro caño, devuelve el agua utilizada a su punto original para volver a traer hierro en una segunda instancia.

F.P. – Efectivamente. En forma permanente.

A.L. – Eso es importante porque nos habla de que no habrá un tránsito de camiones en la zona balnearia.

F.P. – No va a haber tránsito de camiones.

Después, el otro módulo es la terminal portuaria, que hace una separación, y había un módulo que fue excluido del proyecto en interés común tanto de la empresa como del Estado, que era el módulo de una planta de energía originalmente prevista en el estudio de prefactibilidad como una planta de carbón. Ahora queda excluida porque la energía la va a proveer UTE y la empresa se alinea a la política estratégica del país que está prefiriendo el gas aparentemente, cosa que a mí me parece muy bien.

En este aspecto me parece que seguimos avanzando en bastantes acuerdos y una de las cosas más importantes que ha sucedido fue la entrega del consentimiento.

A.L. – ¿Toda la inversión, incluida esta terminal portuaria, son US$ 2.000 millones?

F.P. – Así es. Esto es con un margen de error de -20%, +30%, es decir que nosotros dentro de poco menos de un año vamos a tener mayor precisión en los datos. Todavía hay un margen de error bastante importante.

A.L. – ¿Cuál sería la cantidad de empleos que se generan desde la construcción de las instalaciones hasta después, cuando la empresa esté funcionando?

F.P. – Los empleos directos dentro de la construcción van a ser alrededor de los 4.000, distribuidos en las áreas de trabajo, e indirectos se estima -de acuerdo a los últimos cálculos que hizo el Estudio Ferrere sobre los beneficios que trae esto para el país y los impactos que tiene a nivel socio-económico-, más de 10.000 empleos indirectos.

Durante la operación los empleos directos van a 1.100, o sea que implica un impacto importante si pensamos en la zona de la cual estamos hablando. Fíjese que en la terminal portuaria de dedicación exclusiva, las poblaciones más cercanas están bastante distantes.

A.L. – Estamos hablando de muchos empleos en un país en el cual la tasa de desocupación está realmente baja. Recién hablamos con Ignacio Otegui y nos dijo que van a atacar “el núcleo duro” de desempleo, pero a veces falta gente para trabajar. Imagino que este tema habrá estado en el estudio de factibilidad que ustedes están haciendo.

F.P. – Efectivamente, y en el estudio de prefactibilidad también ha estado presente porque no es solamente “empleo = empleo” sino que hay distintos tipos de empleo, hay un proceso de calificación del operario. Es decir que este es un proyecto que también prevé la inclusión social. Mucha gente que hoy ya está trabajando y que empezó sin conocimientos, a través del empleo está adquiriendo conocimientos y este sistema de capacitación se va a seguir dando.

También hay una cantidad de perfiles, como se hizo en un due diligence que se llama del país, hay cantidad de perfiles que hoy no están en el país, pero a la larga va a irse capacitándose gente para este tipo de empleo.

A.L. – Usted dijo esta mañana que hay un 70% de probabilidades de que ésto finalmente se lleve a cabo.

F.P. – Sí, creo que 70% es una buena medida de cuantificarlo porque sabemos que quizás los números sean más de US$ 2.000 millones y eso lleva a otra masa crítica. Creemos que hay un potencial de material mineralizado cercano a las 1.100 o 1.200 millones de toneladas, pero todavía tenemos que demostrarlo y certificarlo.

A.L. – Me pregunta un oyente ¿para qué sirve el concentrado de hierro?

F.P. – Es un insumo para las industrias de hierro y del acero.

En realidad, se están estudiando algunas alternativas para agregar aún más valor, porque esto ya tiene un pequeño valor agregado y existirían mercados capaces de absorber más, pero esto ya va separado del proyecto. Son cosas adicionales que pueden repercutir en beneficio y que nosotros como uruguayos, no estoy hablando ahora como gerente general de la empresa, queremos que cuanto mayor valor se agregue, mayor calificación del empleo, mayor desarrollo del país.

A.L. – Este consentimiento que dio el gobierno para la construcción de esta terminal portuaria en Rocha está sujeto a todas las autorizaciones ambientales correspondientes y están hablando de un predio de 250 hectáreas que hoy pertenece al Ministerio de Defensa, que está a 4.800 quilómetros de La Esmeralda hacia el lado del Chuy. O sea que está a 15 quilómetros de Punta del Diablo que hoy es el segundo balneario en importancia en la zona de Rocha.

F.P. – Sí. No tiene un impacto visual, porque entre Punta del Diablo y esta zona hay una punta adicional, y hay una distancia, y entre medio está La Sirena. Hay que pensar que el canal de acceso va a tener 7.50 quilómetros y desde Punta del Diablo se verá a lo sumo como se ven desde Montevideo desde el horizonte, algunos barcos que van entrando. Pero no más que eso. No va a haber un impacto visual sobre Punta del Diablo.

A.L. – ¿Qué características va a tener esta terminal portuaria?

F.P. – Va a ser una terminal en “T”. Va a ser mucho más simple que un puerto. Apenas va a ser una escollera de protección para el lugar, tal vez ni siquiera eso.

Eso se va a ver en el estudio de factibilidad definitiva. En el estudio de prefactibilidad se vieron dos modelos. Tal vez se haga una escollera de protección pero sea de la longitud del barco que entra, va a ser una cinta transportadora cerrada que lleva el material, el concentrado de hierro, hasta el buque y allí lo descarga y después en este momento en el marco del estudio de prefactibilidad considerando que se había pensado un granulado bastante fino de 300 micras, todo el sistema de almacenamiento de hierro era cerrado, pero si se va a un diámetro mayor de las partículas entonces ya no es necesario que sea cerrado porque no vuelan. Estamos hablando de un material bastante pesado.

A.L. – ¿De cuánto será el espacio para el acopio?

F.P. – Toda la terminal en su conjunto, considerando los espacios verdes que lleva alrededor, etc. son 250 hectáreas.

Tal vez es importante para el oyente saber que el predio del Ministerio de Defensa no son 250 hectáreas sino que son 1.850 hectáreas. Estamos hablando de un predio que es muchísimo más grande y éste ocupa solamente una parte de él.

A.L. – De todas maneras 250 hectáreas en una zona balnearia es una extensión importante.

F.P. – Si lo mira en el mapa verá que está muy amparado desde el punto de vista de que es una zona forestada, es una zona que prácticamente no tiene impacto visual ninguno porque además está lejos de la carretera, de la ruta 9, está sobre la costa y la distancia hasta la carretera es bastante importante.

Hay que verlo en un mapa para darse cuenta que en realidad queda bastante aislado de todo el resto de la actividad.

A.L. – ¿Descartan consecuencias medioambientales para el turismo?

F.P. – No, no creo que haya consecuencias medioambientales para el turismo.

Hay experiencias de este tipo de terminales en otros lugares como Brasil que están cerca de zonas turísticas. Me parece que es también muy importante cómo se está visualizando el lugar. Este no es el mejor lugar para hacer un puerto de aguas profundas desde el punto de vista estrictamente técnico, no es el mejor lugar para hacer una terminal portuaria, porque hay otros lugares de profundidad natural de arena y mucho más cercana a la costa, pero éste es el lugar en el cual la Intendencia de Rocha y el gobierno nacional anterior y también éste, coinciden en que es el que tiene menos interacción con la actividad turística de todo el departamento, y efectivamente, desde ese punto de vista es sin dudas el mejor lugar.

A.L. – ¿Qué profundidad va a tener esta terminal?

F.P. – Va a admitir buques de un calado de 18 metros.

A.L. – ¿Va a ser sólo para el concentrado de hierro o la empresa piensa proponerlo también para otro tipo de cargas?

F.P. – En este momento es sólo para concentrado de hierro. Mover 18 millones de toneladas requiere una dedicación exclusiva. Mucha gente nos ha planteado en otros momentos para hacer alguna otra cosa pero en definitiva estamos pensando únicamente en el movimiento de hierro.

A.L. – Y como el concentrado de hierro va por un caño, usted asegura que no habrá un movimiento de camiones o de maquinaria vinculada al puerto después que esté funcionado que afecte a la zona balnearia.

F.P. – Efectivamente no va a haber un transporte masivo de carga. Esas 18 millones de toneladas se transportan por un viaducto.

Lo que va a haber es un lugar donde va a hay que brindar servicios, así como hay servicios que van a Punta del Diablo van a haber servicios mucho menores que los que van a Punta del Diablo, porque las personas que van a estar trabajando ahí son muchas menos que las que van a entrar ahí a ese lugar, como hay servicios que entran a Santa Teresa llevando comestibles y otras cosas.

No hay comentarios

Dejar respuesta