Proyecto Ecópolis: Piriápolis «punto verde»

0
1683

La ciudad de Piriápolis podría transformarse en una ciudad ecológica que funcione básicamente con energía solar.

En esto consiste el proyecto Ecópolis que están impulsando algunos vecinos, organizaciones sociales, empresas privadas y también organismos públicos de la zona y que proponen la implantación de circuitos limpios, el uso de energías renovables y también el fomento del turismo sustentable.

La transformación del balneario de Piria se prevé lenta, pero ya se han empezado a dar los primeros pasos. Algunos hoteles ya han instalado equipos de energía solar térmica; se está capacitando a técnicos y a arquitectos para instalar estos equipos y también la comuna fermandina ha incluido a Piriápolis dentro de los “circuitos limpios”.

Para tener más detalles acerca de este proyecto, conversamos con Julio Yarza, secretario general de la Asociación Nacional de Micro y Pequeñas Empresas (ANMYPE), uno de los organismos que trabaja por este proyecto y que integra además lo que se denomina la Mesa Solar Térmica.

 

Alejandro Landoni — ¿Sabe quién fue el primero que propuso que se utilizara la energía solar en Piriápolis?

En ese momento, ni Piriápolis se llamaba la localidad, porque fue el propio Francisco Piria el que propuso usar algún tipo de mecanismo de energía solar.

¿Qué pasó en los últimos tiempos para que ustedes retomaran esa idea?

Julio Yarza — El proyecto surge a partir de una iniciativa de la Mesa Solar. La Mesa Solar es un espacio multisectorial donde están nucleadas organizaciones sociales, organizaciones gubernamentales, ONG’s; la academia y otras organizaciones.

Hace dos años que estamos trabajando en la Mesa Solar y estamos trabajando buscando lugares emblemáticos, lugares que fueran impulsores de la producción de la energía solar térmica en el Uruguay, y se nos ocurrió la idea de tener a Piriápolis como un referente, porque allí se reunían una serie de condiciones bastante apropiadas, como ser la alta organización social que había; la concentración de hoteles y restaurantes y sobre todo también la raíz histórica de don Francisco Piria, que fue el pionero y el gran emprendedor del Uruguay y que allí mismo ya había intentado, en los inicios de la ciudad, la utilización de energías alternativas o energías renovables. Inclusive le quiso poner Ciudad Solar a Piriápolis.

A.L. — ¿Puede contar algo más de esa época? ¿Qué tipo de mecanismo quiso implantar Piria en aquella época?

J.Y. — Quería utilizar energía solar específicamente. Hay dos o tres cositas centrales de Piria que, aunque yo sinceramente no me introducido mucho en estudiar y profundizar la historia de Piria, sí lo he hecho en su emprendedurismo y en sus iniciativas.

Él quiso tener independencia energética y quiso también la descentralización; o sea, no ser dependiente de Montevideo. Son los dos grandes ejes de su propuesta de desarrollo económico y social, y quería la utilización del viento y del sol sobre todo como fuentes de energía.

A.L. — Me llama la atención cómo está conformado este grupo que está trabajando. Por ejemplo ¿que esté ANMYPE a qué se debe?

J.Y. — ANMYPE participa de la Mesa Solar y fue un poco quien llevó la iniciativa dentro de la Mesa Solar de elegir Piriápolis.Es curioso e interesante su pregunta, porque ANMYPE surgió hace 20 años causalmente (no es casualidad) allí en Piriápolis. Y fue una especie de retorno a Piriápolis a los 20 años llevando una nueva idea; nuevos tiempos y con mucha perspectiva.

ANMYPE llegó allí con esa iniciativa sobre todo porque reúne a las empresas que están directamente vinculadas con la energía solar térmica. Tenemos al socio a Alejandro Baroni que es el productor de colectores solares, también está otro señor que se llama Julio Méndez, está Tecnosolar, Jorge Capurro; está la empresa Renovables, etc. Somos como ocho empresas que estamos reunidas y estamos creando la Cámara Solar del Uruguay, una iniciativa que está surgiendo desde hace un mes.

A.L. — Eso es una novedad.

J.Y. — Y a partir de allí para tomar la iniciativa de tratar de desarrollar la empresa nacional, la industria nacional y la generación de empleo, fue que se nos ocurrió llevar a Piriápolis la idea, para desarrollarla allí y que tuviera condiciones apropiadas; y que fuera un poco un lugar emblemático porque está el paisaje que reúne todas las condiciones apropiadas y allí también tenemos un elemento muy importante que es el turismo, porque en los últimos tiempos el turismo internacional está eligiendo destinos que respeten el medio ambiente, entonces, también Piriápolis se podía presentar a nivel internacional como “un punto verde”.

Y a su vez, la propuesta no ataca la identidad de Piriápolis, que es una ciudad tranquila y que no está tan invadida todavía por los grandes edificios; tiene un gran patrimonio verde; está de cara al mar; tiene sierras.

Reúne muchas condiciones como para hacer esta propuesta y ya prendió.

Para que tengan idea de quiénes participan — no sólo ANMYPE fue quien llevó la idea a través de la Mesa Solar —; allí está el Centro Comercial; el Centro de Inmobiliarias; el Centro de Hoteles y Restaurantes; está la Junta Local; el Ministerio de Turismo; los vecinos de San Francisco; los vecinos de Punta Colorada; de Punta Negra; vecinos de Playa Hermosa; vecinos de barrios de Piriápolis; están los integrantes profesionales (arquitectos, contadores, etc.).

A.L. — Se armó una base bien grande.

Ya son varios los hoteles que están instalando equipos de energía solar térmica para calentar el agua.

Hay que recordar aquí que en Uruguay hay una ley, la Nº 18.585, que estableció que a partir de marzo de 2010 no se van a dar más permisos de construcción para hoteles, clubes deportivos y centros de salud que gasten más del 20% del total de la energía en calentar agua, si no tienen estos equipos solares.

Esta ley prevé también que 18 meses después se va a exigir que la mitad de la energía que se utiliza para calentar agua en estas instituciones se haga a través de estos equipos. También tiene un ítem para las piscinas climatizadas, una ley bien interesante.

¿En qué consiste este proyecto Ecópolis?

J.Y. — Su nombre impacta un poco porque está directamente relacionado con la Ecología.

Es un proceso que tiene que dar una respuesta a la ciudadanía. No tiene ningún color político, no tiene ninguna afinidad con ningún tipo de organización sino que es la ciudadanía que responde a un llamado que inclusive hace las Naciones Unidas, de responder al avance de los efectos del cambio climático.

Hemos tratado de marcar una serie de áreas y dimensiones de trabajo que abarcarían el área de la energía, el área de las aguas, el área de la arquitectura, el área de los residuos y de a poco vamos articulando ideas que ya están en la sociedad y en las cuales participan distintos actores; estamos desarrollando y promoviendo ideas y de a poquito estamos concretando las distintas propuestas.

Por ejemplo, en estos momentos estamos trabajando con los vecinos de la Playa San Francisco en el manejo de las dunas; también se están manejando “circuitos limpios” de recolección de residuos.

A.L. — ¿»Circuitos limpios” para la preclasificación de residuos domiciliarios?

J.Y. — Exactamente. También estamos trabajando en el desarrollo de posadas ecológicas; estamos trabajando con el Club Náutico de Piriápolis para tratar de desarrollar allí un puerto ecológico con todos los vertidos al agua del puerto; manejo de puerto. Estamos coordinando también con la Facultad de Humanidades, con el Proyecto de Arqueología Subacuática, y con Buquebús, la creación de un museo “Del Hombre y del Mar” y también un Centro Cultural.

Estamos conformando una serie de iniciativas, articulando. Nosotros no somos ejecutores del proyecto; somos promotores, articuladores y articulamos la actividad privada y la pública.

Es muy importante remarcar, porque va a llamar mucho la atención y va a visualizar un poco más la idea zonal de esto; que en Piriápolis va a estar dentro de poco el proyecto Saras (por su sigla en inglés). Es un proyecto muy interesante, el Centro Sudamericano para Estudios de Resiliencia y Sustentabilidad, un centro de investigación en el cual participa la Universidad Holandesa, la Universidad de Estados Unidos y la Universidad de la República, el centro número 1 a nivel mundial y al cual van a venir científicos de primera línea a residir a la zona de Bella Vista. Desde ahí se van a hacer estudios de avanzada para todo el continente y la región.

A.L. — Qué bueno…

J.Y. — Esto también va a ser visualizar nuestra propuesta; o sea, asociativa a la investigación respondiendo a todo lo que son los cambios climáticos sobre todo.

A.L. — ¿Este proyecto cuándo va a estar funcionando?

J.Y. — Ya tiene el terreno donado por la Intendencia Municipal y está previsto que comience a funcionar a fin de año o a principios del año que viene. Creo que todavía hay problemas administrativos para la adquisición del predio.

Con eso se van conformando una serie de propuestas que van dándole contenido a nuestro proyecto de Ecópolis. Acá no se trata de abarcar todas las dimensiones porque sería un poco imposible con los recursos que se tienen.

Pero lo más importante es crear una conciencia ciudadana sobre el significado y los desafíos que implica el cambio climático, y de a poco ir haciendo acciones de intervención, de comunicación, de sensibilización, que pongan de relieve el papel que puede tener Piriápolis en intentar instalar esta nueva concepción de relación con el medio.

En eso nosotros no somos los actores principales, los actores principales, los actores y protagonistas fundamentales son los propios residentes de Piriápolis.

No hay comentarios

Dejar respuesta