«El más vulnerado en sus derechos es el clasificador»

0
1064

El Ministerio de Desarrollo Social presentó hoy una Libreta de derechos para clasificadoras y clasificadores.

Nicolás Minetti, director de Uruguay Clasifica

Con esta herramienta se busca informar a la población en general, y a los clasificadores en particular, sobre sus derechos como trabajadores y también sobre las formas que tienen para hacerlos cumplir.

Para conocer de qué se trata esta libreta profundizamos con Nicolás Minetti, el director del programa Uruguay Clasifica del Ministerio de Desarrollo Social (Mides).

Alejandro Landoni — ¿En qué consiste esta libreta de los derechos del clasificador?

Nicolás Minetti — Es una idea que tuvimos con la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio de Educación y Cultura, con la idea de “bajar a tierra” los derechos.Como ciudadano de este país, país que firmó tantas declaraciones, tantos protocolos, tantos convenios internacionales que aseguran y promueven todo tipo de derechos; a los clasificadores — por la forma cómo está escrito ese tipo de convenios —, les suena como muy lejano. Por ejemplo: el derecho de la identidad, la salud y demás, que en realidad entendemos que tienen un correlato en la vida cotidiana de todos nosotros. En el caso de ellos, lo que intentamos es “bajarlo a tierra” y ponerlo situaciones concretas de su vida cotidiana. Ellos no pueden sufrir abuso policial; no lo puede sufrir ningún ciudadano de este país. El tema es que ellos están más expuestos a sufrirlo y además no conocen que hay recursos para provocar una queja y una investigación.

A.L. — El tema de las denuncias de abusos policiales y de la retirada de los carros por parte de la Intendencia de Montevideo, siempre está en el tapete cuando se habla con los clasificadores.¿El Mides reconoce que hay abusos por parte de los policías hacia los clasificadores?

N.M. — Sí. Es complejo el tema.No es parte de una política, porque en realidad la política es todo lo contario. Lo que existe es que algunas personas no respetan los derechos de los demás, pero no es parte de una política sistematizada… es todo lo contrario. Siempre queda uno suelto que actúa como quiere y como el otro no se queja, tiene un poder absoluto.

A.L. — ¿Dice que no es una política de la Policía, pero que hay policías…?

N.M. — Todo lo contrario. Obviamente, todo lo contrario.No vamos a ir al tema de si está bien o mal quitar el carro: el procedimiento tiene que ser ordenado por un juez y la persona a la cual le retiran una propiedad, como es el carro, tiene que recibir una documentación donde diga que le retiraron el carro por tal y tal motivo, en tal circunstancia y que va a tal lado.Ese señor es dueño de un carro, como otro señor es dueño de un auto o de una bicicleta. Ha habido casos en donde les han entregado como comprobante del retiro del carro, un pedazo de cuaderno. Rompen una esquina de una hoja de un cuaderno y les ponen: Carro. Ese es el tipo de abuso que enfrentamos.Ha habido denuncias de no atención en algún centro de salud porque se encontraban sucios.Bueno, capaz hubo un accidente; estaban trabajando con basura y tienen que ser atendidos igual.El 99,9% de los médicos los atienden igual, pero cuando pasa algo ellos tienen que conocer adónde recurrir.

A.L. — En la libreta que les dan, que viene a ser como un cuadernillo, “bajan a tierra” los derechos de los clasificadores.

N.M. — Claro, por ejemplo un derecho muy vulnerado que tienen ellos es el trabajo digno.No hay un mecanismo mágico para conseguir trabajo digno para todos; pero sí es un derecho que tienen y nos obliga a todos los organismos del Estado a trabajar hacia eso y sí hay recursos que se pueden utilizar.Estamos haciendo cursos con el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP) de capacitación en cuidado de parques y jardines, en mecánica automotriz y en construcción. Hay cursos para jóvenes clasificadores en el marco del proyecto Girasoles, que después se van a sumar a Projoven, entonces van a tener dos años enteros de capacitación con beca paga.Esta libreta cuenta más que nada con todo ese tipo de recursos que están disponibles, para denunciar violación de algún tipo de derecho y también para hacerlos efectivos.

A.L. — Nos llegan mensajes de nuestros oyentes que dicen que a veces hay clasificadores que ensucian; que en el tránsito provocan toda clase de problemas y concretamente algunos nos preguntan si eso también está en las normas de buena conducta, por decirlo de alguna manera, en la libreta que les dieron.

N.M. — Es una libreta de derechos, no de obligaciones. Además, hay clasificadores que se manejan mal en el tránsito, pero todos sabemos que también hay conductores de autos que manejan mal. Las estadísticas nos dicen que mueren muchas más personas atropelladas por autos que por carros.Ahí, las normas de conducta de los clasificadores y los conductores de autos son las mismas. Están publicadas y son exactamente las mismas; las que tiene que cumplir el conductor de un auto que las que tiene que cumplir el conductor de un carro.Ahora, enfrentados al problema el que queda más vulnerado en sus derechos es el conductor del carro, porque no conoce sus derechos, y en general siempre tiene una historia de abuso que hace que no denuncie cuando pasa algo.

Los ciudadanos como usted o como yo, que tenemos otra historia educativa, sabemos a quién recurrir, y recurrimos. Si sufrimos un abuso policial, al instante vamos a hacer la denuncia. Ellos no. No porque no quieran hacerla, sino porque piensan que no es para ellos; que no va a servir y no saben adónde recurrir.Por eso nosotros nos focalizamos en los derechos. Aparte, no están asociados los derechos y las obligaciones. Todo el mundo — usted, yo y los clasificadores —, tenemos derechos y tenemos obligaciones, pero no perdemos nuestros derechos por no cumplir con nuestras obligaciones. Debemos cumplir con ambos, pero son independientes.

No hay comentarios

Dejar respuesta