«Errores» en sistema de previsión social perjudican a micro empresarios

0
944

Para Elvira Domínguez, la representante empresarial en el BPS, los trabajadores no dependientes son considerados como “los eternos olvidados de la seguridad social”.

Entrevista emitida el viernes 07/05/10 en Producción Nacional — 1410 AM LIBRE

El 97,5% de los titulares de empresas uruguayas son micro y pequeños empresarios. Estos trabajadores no dependientes son considerados como “los eternos olvidados de la seguridad social”, en palabras de la representante empresarial en el Directorio del Banco de Previsión Social (BPS), la contadora Elvira Domínguez.

La directora está reclamando extender la cobertura de salud a las unipersonales que tienen más de un trabajador. Hasta ahora, si usted tiene una empresa unipersonal y tiene un trabajador puede tener su cobertura de salud como empresario y también la pueden tener sus hijos. Pero si le va mejor y quiere contratar a un empleado más, pierde la suya y la de sus hijos, por lo tanto, eso se convierte en un gran impedimento a la hora de contratar a un segundo trabajador. Hay quien dice que el propio sistema induce a la informalidad porque ante ese costo lo que la mayor parte de la gente hace por problemas de dinero es resolver que el segundo empleado esté “en negro”,

Desde el sector empresarial también están reclamando que las empresarias tengan subsidio por maternidad, cosa que hasta el momento no tienen.

Todos estos temas y varios más, estuvieron en una reunión que mantuvo la directora Elvira Domínguez con empresarios de las distintas cámaras empresariales y con el ministro de Salud Pública Daniel Olesker. Fueron más de 10 patronales las que estuvieron en esta reunión.

Para conocer qué respuestas se dieron a estos planteos es que conversamos con Elvira Domínguez.

 

Alejandro Landoni — Usted sostiene que los micro y pequeños empresarios de nuestro país son los “eternos olvidados de la seguridad social, ¿por qué?

Elvira Domínguez — Porque en realidad, estos pequeños empresarios que cada vez con más frecuencia llamamos “trabajadores no dependientes”, y le agrego “asociados o no”, estos pequeños empresarios, personas que tienen una iniciativa, que arriesgan y a veces ponen todo lo que tienen para embarcarse en un emprendimiento, dedican tanto tiempo y energía a eso —así debe ser—, que se olvidan de reclamar sus propios derechos.

Además, hay como una impresión de que el empresario es todopoderoso, que no hay contingencias que lo puedan afectar hasta que un día le pasa algo y ahí se da cuenta de que en realidad, si hubiese sido un trabajador hubiese estado mucho más protegido que siendo un empresario.

Doy un ejemplo: un empresario que se accidente, incluso trabajando dentro de su empresa, normalmente no tiene seguro de accidente, porque es tan caro que es imposible de pagar. Es tan caro el seguro de accidente de los patronos porque se entiende que se expone mucho a los riesgos, porque a veces hay que hacer las cosas y quién las va a hacer… las suele hacer el dueño a pesar de que las estadísticas no lo consideran ni siquiera como trabajador.

¿Qué le pasa si se accidenta? Si es un accidente que deja al trabajador en situación de no poder movilizarse, puede tener ayuda del BPS para una silla de ruedas, puede tener pañales y un montón de apoyos que no los tiene un empresario, aunque se trate de un empresario pequeñito.

A.L. — Por ejemplo, una persona que para trabajar tenga que tener una unipersonal.

E.D. — Sí.

A.L. — Allí hay un amplio panorama de personas que están en esa situación. Para empezar, muchísimos periodistas y también gente que tenga un quiosco, etc.

E.D. — El carnicero, una profesional recién recibida de ingeniera que trabaje por su cuenta prestándole servicios a diferentes empresas. El zapatero, el taxista… prácticamente todos esos empresarios con los que tratamos a diario es la gente que está más descubierta por lo que le decía, el trabajo le insume y le demanda tanto tiempo que no reclaman por sus derechos.

A.L. — ¿Más de las ocho horas habituales?

E.D. — Sin duda que sí. Me atrevo a decir que son muy pocos los empresarios que no dedican 10 o 12 horas a su trabajo. Por lo tanto, nosotros nos hemos propuesto desde que asumimos en el BPS trabajar por y para ellos, porque venimos del mundo de la pequeña empresa y sabemos lo que es trabajar de sol a sombra prácticamente sin darnos cuenta.

Si uno como empresario no se detiene a ver qué pasa con sus derechos no se descubren estas cosas que ahora estamos planteando. Así detectamos que en la propia legislación hay algún tipo de disfuncionalidad como la que usted manifestaba recién, cuando decía que el empresario unipersonal con hasta un trabajador tiene cobertura de salud, pero el día que felizmente para este país, ese trabajador crea un puesto de trabajo, en vez de premiarlo, lo castigamos haciéndole perder el beneficio a él y por lo tanto a sus hijos.

Pero tenemos un tema que todavía es más curioso, ese pequeño empresario que arranca solo con todo el impulso, se pone a trabajar y a veces lo primero que hace es recurrir a su cónyuge, él o ella, para incorporarlo a la empresa. Mientras que estaba trabajando solo, él como unipersonal podía tener cobertura de salud, pero si en vez de incorporar a un trabajador, incorpora a su cónyuge y pretende formalizarlo y declararlo dentro de la empresa, como es cónyuge se entiende que hay una asociación y que ese empresario unipersonal se transformó en una sociedad de hecho, por lo tanto pierden la cobertura de salud.

Nos está pasando que muchas veces se integra al cónyuge a la unidad empresarial sin estar declarado.

Ahora, todo bien hasta que un día por alguna razón el BPS detecta esa situación y no solamente le pone una sanción porque no pagó los aportes por el/la cónyuge, sino que le obliga a devolver las cuotas salud que gozó supuestamente en forma indebida.

A.L. — ¿Es decir que lo funde?

E.D. — Lo liquida. Nosotros decimos —y por eso ahora le agregamos a ese trabajador independiente el “asociado o no” —, porque creemos que el hecho de asociarse no debe castigarse. Muchas veces es la forma que se tiene de empezar algo y de crecer. Pensemos en dos jóvenes que tienen una idea, la toman en conjunto y deciden asociarse para iniciar algo, ya no les permitimos tener la cobertura de salud.

Creemos que es absurdo en el marco de una ley 18.211 que es la del Sistema Nacional Integrado de Salud que en su artículo 1 establece que “Tendrán derecho a cobertura de salud todos los residentes del territorio nacional”, si son todos los residentes y si la ley plantea una gradualidad —que me parece lógico porque a veces no se puede hacer todo de golpe—.

Creemos que esto lo tenemos que solucionar, primero porque coartamos la iniciativa en forma colectiva o el trabajar en forma conjunta, asociada. Segundo, me parece que no tiene ninguna lógica que nosotros castiguemos a quien crea puestos de trabajo porque por otro lado, si vamos por otra ventanilla nos encontramos que el Ministerio de Trabajo ha detectado que Uruguay tiene un problema para crear nuevos puestos de trabajo y subsidia el salario de todos aquellos que crean puestos de trabajo. Si es hombre con $ 4.000 y pico y si es mujer con $ 5.000 aproximadamente.

Entonces, ¿por qué le vamos a privar a alguien de gozar la cobertura de salud?

A.L. — En Uruguay se habla mucho de pequeñas empresas y de promoverlas, pero sin embargo cuando vemos estos aspectos da la sensación de que hay una incongruencia bastante importante.

E.D. — Sí, hay inconsistencias. A veces cuando se diseña una norma, —y sobre todo cuando se van a otorgar beneficios—, en general no se piensa y no se invita al empresario a participar en el diseño, porque hay un supuesto colectivo, o en el inconsciente de todos nosotros, de que el empresario no necesita ningún tipo de apoyo y consideración.

A.L. — ¿Quién es el que no invita? ¿Las autoridades del gobierno o las autoridades del Ministerio de Trabajo no invitan al empresario a esas reuniones para aportar esas ideas?

E.D. — En el caso del diseño del Sistema Nacional Integrado de Salud, fueron invitados los empresarios y correctamente creo. ¿Pero qué empresarios fueron invitados en el diseño? Fueron invitados los empresarios de la salud, y se olvidaron de quienes financian el sistema y se olvidaron de considerar que a estos colectivos había que tenerlos en cuenta.

A.L. — ¿Esa por ejemplo fue una crítica que usted le hizo al ministro de Salud que fue el promotor, el abanderado de este Sistema de Salud?

E.D. — Pero no como crítica, sino como un tema que le mostramos, y felizmente encontramos en el ministro… siempre que hablamos con Olesker, tengo que reconocerlo que es un ministro muy de sentarse a conversar los problemas y no se cierra en “Yo dije esto y esto es piedra”. No. El enseguida se dio cuenta y dijo: “Sí, esto no tiene lógica. Vamos a ver qué podemos hacer.”

No tenemos una respuesta. En esta reunión a la que fuimos acompañados con más de diez cámaras empresariales, se nos manifestó que a partir de mediados de mayo ya habrían algunos encuentros con ministros y vamos a ver qué posibilidades teníamos de que esto se plasmara en una solución legislativa, porque necesita una ley.

A.L. — ¿Cuánto costaría que las unipersonales puedan contratar más empleados y mantener la cobertura de salud? ¿Hay algún costo de esto?

E.D. — Si decimos que las que ya lo tienen, que puedan contratar los que quieran. lo que tenemos es solo para ganar, porque van a blanquear situaciones como las que usted comentaba: cuando voy a contratar al segundo trabajador, no lo contrato.

Lo que tenemos ahí es: los que hoy la tengan que la mantengan: cero costo. Si pensamos en los que hoy ya tienen de costos dos, tres o cuatro trabajadores y los queremos incluir, si son de Industria y Comercio, derraman al sistema. ¿Qué quiero decir con esto? Que le queda un plus para poder extender esos beneficios a otros colectivos de empresarios, como pueden ser los empresarios del sector rural.

Cuando hablamos de los empresarios del sector rural, también saquemos esa idea de que en ese sector tenemos sólo estancieros. Lo que tenemos en el sector rural son a todos estos productores pequeños y sacrificados que día a día trabajan con su familia con todas las inclemencias del tiempo. Trabajan en las granjas, trabajan en las lecherías que es una actividad que no tiene descaso porque a las vacas hay que ordeñarlas incluso de noche. Esos productores nosotros también queremos que estén en el sistema.

Los productores rurales sí generan un déficit al sistema porque hoy en día ellos no están alcanzados por el pago del complemento de cuota mutual, por lo tanto, nos generan un déficit pequeño pero también nos consta que desde el gobierno —y en particular, el presidente José Mujica—, más de una vez ha dado a entender que este es un colectivo que la sociedad en su conjunto debe subsidiar porque no hay nada peor que perder la soberanía alimentaria que es lo que nosotros tenemos garantizado cuando tenemos productores y familias en el campo, y nada peor que perder la soberanía territorial si toda la gente se viene a la capital y nos deja el campo vacío.

A.L. — ¿Las mujeres empresarias tienen que tener subsidio por maternidad? Las trabajadoras lo tienen.

Estamos hablando de pequeñas o micro empresarias por ejemplo, la señora que tiene un quiosquito, maneja una camioneta escolar, etc.

E.D. — Sí, no hay ninguna duda que tienen que tenerlo.

Hoy en día, la norma establece que “Tienen derecho a subsidio de maternidad las mujeres trabajadoras dependientes de la actividad privada”. En la actividad pública no hay problema porque en definitiva entran en el goce de la licencia y cobran todo el sueldo. En la actividad privada, no. En la actividad privada tienen solamente las trabajadoras.

¿Qué mujeres trabajadoras reciben el beneficio del subsidio por maternidad a través del BPS? No solamente las que aportan al BPS porque pagan lo que antes era Disse y ahora es Fonasa y cotizan al BPS, sino incluso las mujeres de la actividad bancaria que tienen una afiliación independiente que hasta enero de este año no pagaban ni siquiera al Fonasa y sin embargo tenían la cobertura del subsidio de maternidad.

Veamos qué pasa con estas mujeres unipersonales como por ejemplo, una mujer periodista que es free lance, etc.

A.L. — ¿Tienen algún número de cuántas serían?

E.D. — Sí, por mes 230 mujeres que tendrían familia siendo mujeres empresarias y revistiendo hoy la calidad de unipersonal.

A.L. — Que tendrían el derecho que hoy no tienen. Son unas 2.800 por año aproximadamente.

E.D. — Exactamente.

¿Qué pasa con esta mujer empresaria? Seguramente, como es empresa unipersonal si no está asociada —yo sigo reivindicando que no me importa que esté asociada o no—, y cuando hablamos de unipersonal pensamos en uno sólo trabajando, pero a veces tenemos una socia y cada una hace una tarea en una empresa pequeñita. Pongamos como ejemplo una camioneta de escolares donde una trabaja de mañana y la otra de tarde. Si se asociaron para comprar ese vehículo y realizar esa tarea, el tema es que cuando una decide tener familia se encuentra con que no tiene subsidio por maternidad y por lo tanto tiene que trabajar hasta el último momento y al día siguiente de tener familia tiene que reintegrarse a la actividad, afectando la lactancia, que hoy está tan promovida desde el Ministerio de Salud Pública y en todos los ámbitos y en todos los paneles donde participo y me encuentro con mujeres que están tratando temas de género, se pone un énfasis muy importante en ese primer momento de la madre con el bebé y la lactancia. Sin embargo, esta mujer que es empresaria más vale que al otro día pueda salir a trabajar si es que no tiene a alguien que la pueda mantener o pueda hacerse cargo de determinados gastos, porque no tiene un subsidio de maternidad.

Nos parece que esto está mal. Y tengamos en cuenta que es una mujer que cotiza al BPS y que seguramente está cotizando también para tener el beneficio de salud. Entonces, ¿por qué se la priva de tener ese subsidio de maternidad? Nos parece que esto es un error. Serían 230 mujeres que tendrían el beneficio.

¿Con qué se financian? Hay un problemita a solucionar en el BPS. El Banco paga tres subsidios: el subsidio de desempleo, el subsidio de enfermedad y el subsidio de maternidad.

El subsidio de desempleo es cuando está bien y sano pero tiene el evento catastrófico de quedarse de pronto sin trabajo, pero mal o bien si tiene salud tiene todas las armas para salir a trabajar. Ese es el que tiene el tope más alto.

Si pensamos en el subsidio de enfermedad, es tan bajo, son $ 6.000 aproximadamente lo que puede cobrar, no importa lo que uno aporte, el subsidio está topeado. Creo que esto también va a haber que reverlo en este gobierno. Cuando uno está enfermo es cuando más necesita, ¿cómo puede ser que el subsidio sea tan bajo?

A.L. — Ir al médico es carísimo, entre el médico, la orden, los medicamentos, los análisis se gasta un montón de plata.

E.D. — Por eso… y todavía no puede trabajar porque aunque quiera, de pronto no puede trabajar y en ese momento es cuando el subsidio es más bajo.

Y el subsidio de maternidad —que hasta en ciertos sectores de actividad, uno puede planificarla—, resulta que está totalmente libre. Hemos encontrado que en algunos sectores de actividad se ha pagado algún subsidio que llega hasta un pico de US$ 50.000. Nos preguntamos: ¿cómo es esto? Porque la forma de cálculo es en base al monto imponible a lo que se aportó en los seis meses previos. Si en ese momento la empleada recibió un bono porque está en alguna actividad importante como puede ser una actividad financiera donde suelen dar esos premios estímulos muy importantes, eso después se replica en el subsidio.

Creemos que eso no es correcto. Hay que redefinir cómo hacer el cálculo de ese subsidio que debe de ser con las partidas regulares. Haciendo eso, el costo de extender la cobertura a estas 230 mujeres, es prácticamente nulo.

A.L. — Impresionante, las cosas que se van descubriendo a medida que avanzamos en la información.

Escuchemos el mensaje de un oyente: “Le consulto por el tema de quienes nos hemos jubilado como unipersonales. En mi caso gano $ 4.700, pero tengo una renta de una casa de $ 5.000 y mi señora gana $ 4.000 y tengo una hija de 34 años discapacitada que está en $ 4.000. Tengo 67 años.

Ni mi hija ni yo entramos en el sistema porque como tengo una renta de $ 5.000 y tengo otra hija que trabaja en la Salud y creo que redondea los $ 15.000 quedamos afuera.

Cuando yo sé que hay grandes empresarios que se ponen como empleados y tienen cobertura: ellos, la familia y los hijos. Que se acuerden de los que nos hemos jubilado como unipersonales, a mí me reconocieron 45 años de aportes. Gracias.”

E.D. — Es muy importante lo que nos acaba de decir el oyente.

Nosotros logramos en este período de cuatro años que llevamos en el BPS, que el jubilado como empresario pudiese acceder al beneficio de salud. ¿Qué fue lo que planteamos al legislador en su momento? Que se modificara el artículo 186 de la ley 16.713 que es la comúnmente llamada Ley de las AFAP, porque en esa ley se establecía que tenían derecho a cobertura de salud los jubilados como trabajadores dependientes (los empleados) que ganaran o tuviesen una jubilación inferior a las tres bases de prestación. Hoy eso está en el entorno de los $ 6.000 y el planteo era que ese mismo artículo se aplicara también a los jubilados como trabajadores independientes (como empresarios) porque nos consta que hay empresarios que se jubilan y después no tiene otro medio de vida.

No todo el mundo puede ahorrar y todavía el señor felizmente tiene una casita que le genera una renta, pero hay otros que ni siquiera pudieron hacer ese ahorro. Entonces, el planteo había sido genérico. El legislador entendió que no y estableció para los patronos dos bases y media de prestación que está en el entorno de los $ 5.000 (o $ 4.000 y pico). Si el oyente está en $ 4.700 tendría que verlo… pero el legislador le puso una condicionante adicional —que en su momento nos molestó mucho—, pero de todos modos sentimos la satisfacción de decir que hay 7.000 patronos que hoy tienen la cobertura de salud, que si no hubiese sido por nuestra acción, no la tendrían.

¿Qué le exigió el legislador? Que en el hogar, nadie ganase más de tres bases de prestación contributiva.

¿Qué quiere decir esto? Que hay que sumar los ingresos de su familia… y lo invito al oyente y le dejo el teléfono en la radio para que llame a la oficina y vemos cómo se conforma su núcleo familiar —porque por lo que me dijo anda ahí justito y por ahí podría tener el beneficio—, el legislador exigió que ninguno en el núcleo familiar tuviese más de tres bases de prestación contributiva como promedio.

¿Tiene restricciones? Sí. Hubiésemos deseado que fuesen las mismas condiciones del trabajador dependiente… Pero, es mejor que lo que teníamos antes. Lo invito a que llame y pida los números. Y lo que dijo también es cierto. ¿Qué empresario es el que se puede poner como trabajador dependiente? El que está en una sociedad anónima. Quienes están en sociedades de tipo personal no pueden porque no puede aparecer con su nombre en una Sociedad de Responsabilidad Limitada o en una sociedad de hecho y después aparecer como empleado en la misma empresa.

Por eso nosotros cuando hoy en día reclamamos los beneficios, decimos que tiene que ser para el trabajador independiente, asociado o no, porque las formas que están siendo perjudicadas son aquellas que tienen más responsabilidad porque dan la cara a través de empresas o sociedades personales.

A.L. — Nos quedó el tema de descontar el suelo de un servicio doméstico, por ejemplo en la familia, por el IRPF que no vamos a poder abordar.

¿Cuál fue el ánimo que vio en el Ministro de Salud Pública cuando usted le planteó estos temas y muchos más? ¿Se van a solucionar estos temas? ¿Se van a estudiar por lo menos?

E.D. — La sensación es que es un ministro responsable que si bien no comprometió la opinión, entendió que esto hay que corregirlo y que lo iba a plantear en el Gabinete para buscar los espacios fiscales.

La sensación de las diez cámaras que estuvimos allí fue muy positiva. Creemos que algunos de estos puntos van a ser considerados en esta legislatura.

No hay comentarios

Dejar respuesta