«Generar públicos responsables a la hora de desechar y de consumir»

0
1109

Repapel es una ONG que está desarrollando un programa de educación ambiental en 40 centros de Primaria, enfocado en la gestión del papel.

El objetivo es generar actividades participativas en las escuelas, en las cuales se les enseña a los niños a utilizar menos papel, a tener un uso más responsable, y se crean campañas para recolectar el papel y luego se recicla.

Actualmente hay 40 escuelas públicas que son beneficiarias de esta experiencia educativa que se está desarrollando principalmente en Montevideo. La intención es llevar la experiencia al interior del país, aunque para esto es necesario contar con el apoyo de empresas privadas, básicamente para viabilizar el traslado del material, ya que el costo del flete en este tema es realmente muy significativo.

Esta ONG recolecta el papel en las escuelas y en varias empresas de nuestro país, lo vende a plantas recicladoras y con ese dinero que obtiene, solventa la campaña educativa y devuelve útiles escolares y papel higiénico, todos ellos elaborados con papel reciclado, a las escuelas beneficiarias.

Para conocer la experiencia de esta ONG conversamos con la licenciada Lucía Beloqui, integrante del Consejo Directivo y responsable del Area de Comunicación y de Alianzas Estratégicas de Repapel y con Alicia Vera, directora de la escuela N° 122 de Sayago, una de las escuelas beneficiarias de Repapel.

 

Alejandro Landoni — Repapel se fundó en el año 1999. ¿En qué consiste esta experiencia en educación ambiental que está llevando adelante?

Lucía Beloqui — En 1999 empezó una experiencia piloto que duró ese año y en el 2002 se retoma Repapel con la financiación de la Unión Europea y con el fin de que a tres años se vuelva una ONG sustentable por sí sola. Que se autofinanciara. Fue así que en 2005-2006 Repapel reinició su etapa independiente, en el sentido de que encontró la forma de financiarse y seguir trabajando mucho más, integrando escuelas y empresas en su proyecto educativo.

Es una ONG que trabaja para el desarrollo sustentable como bien decía usted, es un poco más que educación ambiental, también es la generación de públicos responsables a la hora de desechar y de consumir. Hasta hace unos años, Repapel se enfocaba sobre todo en la parte de deshechos responsables de mis residuos o de gestión de residuos tanto en empresas como en escuelas.

Hace dos años que estamos promoviendo el consumo responsable, en el caso del papel, de un papel reciclado o un papel ambientalmente amigable, y los útiles que reciben los chiquilines están buenos porque estamos enseñándoles que el mismo cuaderno que usan, blancos, se pueden sustituir por uno reciclado que es el que reciben de Repapel.

Generamos así nuevas generaciones, un público más exigente para que más adelante demande estos productos.

A.L. — Ustedes recogen el papel básicamente en escuelas públicas, pero ya tienen centenas de empresas que están trabajando con ustedes. Me encanta ver el crecimiento que tienen año a año.

L.B. — Sí. En realidad son 180 empresas más o menos, entre públicas, privadas, grandes y chicas.

Repapel se inició con 20 empresas en el 2002. Son empresas que clasifican su papel de desecho y lo donan a Repapel.

Paralelamente las escuelas -que las llamamos a todas participantes, porque participan y son beneficiarias al mismo tiempo-, son escuelas en las cuales los niños saben perfectamente porqué le estamos entregando un cuaderno beige y no uno blanco, y eso es lo interesante. Un poco para alejarnos de lo que es el asistencialismo de entregarles materiales a fin de año sin tener un trabajo previo de “¿por qué ahora estoy recibiendo eso?”.

A.L. — El sistema de recolección de papel que tienen que está en muchas empresas públicas y privadas consiste en tener de repente arriba de la mesa una especie de cajoncito de cartón reciclado donde se pone una hoja de la impresora (una hoja usada pero limpia, no contaminada con yerba o algo orgánico), y en los pasillos o salones ponen una urna de más o menos un metro de alto. Son lindas de ver, no es algo que estorbe y así cada institución va juntando los papeles y los va apilando hasta tener un fardo importante.

L.B. — Sí, un volumen….

A.L. — ¿De cuánto más o menos?

L.B. — Repapel pasa sin costo por 300 quilos de papel blanco.

De todas maneras, hay muchas empresas que no tienen lugar para acopiar ese papel y sin embargo tienen la iniciativa de que vaya a buen destino, en este caso Repapel, entonces o financian el flete para llevarlo a Repapel o con un vehículo de la empresa lo llevan hacia donde nosotros les indicamos.

Eso también es interesante. Son empresas que no se quieren sacar de encima el residuo que saben que es un problema, sino que están involucradas y dicen: “Tengo que responsabilizarme de los residuos que deshecho, no los puedo tirar en el contenedor de la calle. Mis residuos tienen que tener un buen destino”.

Es una obligación y también es una responsabilidad que asumir.

A.L. — Producción Nacional lleva el papel a una escuela pública que participa del programa.

Aquí tenemos un montón de hojas de diario, de hojas de impresora, de cuadernos y todo se va apilando y dos o tres veces por año vamos a una escuela pública y le llevamos el papel.

La escuela N° 122 es una escuela pública que se llama Islas Canarias, está en Avda. Garzón 645, en Sayago, es una escuela preciosa. Es una de las escuelas beneficiarias y me gustaría preguntarle a la directora Alicia Vera, ¿qué llevó a esta institución a acercase a esta campaña de educación ambiental y de uso responsable del papel?

Alicia Vera — La institución que nos invitó a participar en Repapel fue Cementos Artigas, una fábrica de portland, que tenemos a escasas dos cuadras de la escuela. Ellos habían ingresado al proyecto y buscaban una escuela que se beneficiara con el papel que ellos aportaban y como la nuestra es la escuela que está en la zona, nos invitaron a participar del proyecto, y allí fue que nos reunimos el grupo de docentes y elaboramos un proyecto que pudiera llevarse a la práctica en la escuela.

Por eso es que hay una organización de equipos de niños que semanalmente recorren las clases recogiendo el papel que está en las papeleras y enseñando a sus compañeros cómo debe ser ese papel, porque no es cualquier papel que puede ir a la papelera, tiene que ser un papel que no tenga nylon, que no tenga papel metálico, que no sea del tipo de papel de fax que se imprime por calentamiento y además también hay que tratar de evitar que al tirar un papel no hagamos una pelotita y que el papel que se descarta sea un papel estirado para facilitar el proceso en Repapel.

A.L. —Los niños de la escuela N° 122, más allá del papel que consumen en sus propias aulas, ¿llevan papel de sus casas?

A.V. — Sí, por supuesto. Hacemos campañas a nivel de los hogares y los comercios de la zona también, aunque nuestra zona no es muy comercial, pero los pequeños comercios que hay tienen una caja donde también depositan el papel y los niños lo recogen cuando hay cantidad suficiente.

También hay otra empresa que colabora con nosotros que es AGA SA que está próxima a la escuela, y todo el papel de descarte de la oficina lo entrega a Repapel para beneficiar a nuestra escuela.

A.L. — Cuando hicimos el rodaje para TV Ciudad, se pudo ver el entusiasmo enorme de los chiquilines a la hora de recolectar el papel e incluso de participar en un pequeño taller que armó la gente de Repapel el día que fuimos nosotros, para mostrarles cómo es el proceso que en realidad ellos hacen en forma industrial. Es decir, que Repapel vende el papel a la planta recicladora, pero hicieron un pequeño taller casero con una licuadora y un montón de agua para hacer pulpa de papel o pasta de papel para reciclar.

Es muy gratificante ver el entusiasmo de los niños.

A.V. — Sí, a ellos el proyecto les entusiasma muchísimo y han tomado conciencia que hay que usar el papel que se necesita realmente y no usar la hoja por la mitad o como antes pasaba que escribían dos o tres renglones y ya descartaban la hoja. Han tomado conciencia de que reciclar el papel o cuidar la cantidad de papel que se usa, evita el corte de árboles y cuida el ambiente. Eso es lo fundamental en este proyecto.

A.L. — ¿Cómo se enlaza el contenido de esta campaña de educación ambiental con el contenido curricular que usted tiene que garantizar que los niños tengan en su escuela?

A.V. — El cuidado de medio ambiente es un tema transversal en toda la escolaridad. Desde 1° a 6° año (nuestra escuela no tiene Educación Inicial), siempre se trata de cuidar el ambiente en los diferentes aspectos. Que los niños cuiden el material que usan es realmente muy importante.

Por el lado económico, que los papás sepan que cuando menos papel desperdician, los costos van a ser menores, y también sabiendo que todo lo que se descarta ensucia el ambiente. De 1º a 6º año los niños lo van absorbiendo y se van integrando al proyecto con mucho entusiasmo.

A.L. — La cantidad de útiles escolares como: cuadernos, cartulinas, papel higiénico, etc.

A.V. — Sí, blocks de hojas y también las resmas de papel para fotocopiadoras. Eso también es de gran utilidad en la escuela.

Por ejemplo, a ellos les encanta recibir el cuaderno de Repapel porque es un cuaderno diferente, la hoja no es bien blanca sino de un tinte más beige. Entonces, ellos saben que algún trocito de ese cuaderno es la devolución de lo que ellos han aportado en algún momento, o lo que la escuela ha aportado.

El cuanto al papel higiénico, en cuanto entramos en el proyecto de Repapel, las maestras pedían el papel higiénico para tener para el uso en la clase, pero ahora ya no se pide más porque el papel higiénico que viene de Repapel alcanza para todo el año escolar. Eso es muy importante.

A.L. — Le agradezco que nos abriera las puertas de la escuela para hacer la filmación para el programa que se emitirá mañana en TV Ciudad porque realmente fue una experiencia muy gratificante.

A.V. — Para nosotros también, el hecho de que se difunda lo que se hace dentro de nuestra escuela es muy bueno y para los niños es una emoción muy grande. Ya anunciamos y vamos mañana a anunciar nuevamente el estreno de esa producción para que las familias puedan verlo porque eso es muy bueno.

A.L. — Es impresionante la cantidad de toneladas de papel que ustedes están recogiendo por año y también la cantidad de útiles que están devolviendo a las escuelas.

L.B. — Sí, más o menos en toneladas mensuales es un promedio de 25 y ya llegando a las 30 toneladas mensuales.

Es un lindo crecimiento que ha tenido Repapel desde el 2002, y en los útiles que se fueron entregando hubo varias etapas. Al principio no había en Uruguay un papel apto para imprenta reciclado, como para entregar cuadernos con renglones. Entonces, al principio lo que se entregaba eran unos blocks de notas.

No tenía mucho sentido en la escuela, porque justamente el chiquilín necesita el renglón para que realmente sea un cuaderno y usarlo como tal. Ahora ya hace dos años que venimos entregando cuadernos. Es un papel que traemos de Brasil, tenemos una asociación con el importador, con el objetivo de generar una demanda en Uruguay para que se elabore en Uruguay este papel que hoy inevitablemente tiene que venir de Brasil.

A.L. — Eso está bueno. Es el tema de formar la demanda, de formar el mercado.

L.B. — Sí. Estamos convencidos de que va a pasar… es cuestión de tiempo.

El papel reciclado o papeles ambientalmente adecuados como es el carbón neutral que es otro papel que promovemos, son papeles que son furor en Brasil y que sin dudas va a llegar acá, pero hay que hacer un trabajo de educación que es justamente a lo que nos abocamos.

Ya el entregar cuadernos… me pareció muy lindo lo que dijo la Directora, es el cuaderno especial.

Por ahora hay muchas escuelas que reciben un cuaderno por niño y tiene ese significado: piensan que ese papelito… y está bien que lo piensen, porque en realidad simbólicamente es así. El papel que ellos tiraron el mes pasado, está en este papel que tiene pelitos y que igual es un papel muy lindo.

A.L. — Los cuadernos son muy atractivos. Hay cuadernos chicos como para niños y hay grandes cuadernolas con espiral que tienen más de 100 páginas que tienen una presentación bárbara.

L.B. — Sí, ahora muchas empresas están mandando hacer a través de Repapel cuadernolas para los funcionarios o para el día del medio ambiente o varias incitativas.

Son algunos productos de papelería diferentes que Repapel promueve y tienen un fin social, porque con cada resma que Repapel vende, va un cuaderno a una escuela pública. Se trata de una campaña que se llama “Una resma, un cuaderno” y es bien interesante porque por un lado promovemos el consumo de productos ambientales que tienen una pata social.

A.L. — ¿Qué porcentaje del dinero obtenido se devuelve después en útiles escolares?

L.B. — Más o menos el 40% se devuelve en útiles escolares. El volumen de útiles que reciben las escuelas depende según la cantidad de niños, según el trabajo que hizo todo el año.

Tratamos de promover mucho que sean escuelas muy participativas, para generar conciencia en la comunidad. ¿Cómo integrar a la comunidad? Eso que decía la Directora sobre que varios negocios de la zona llevan el papel a la escuela es parte de integrar y de transpolar la educación ambiental a los alrededores de la escuela.

Entonces, la escuela que mejor trabaja durante el año es la que más recibe. Eso es bastante proporcional, un poco también para incentivar y generar como una competencia sana que está bien linda.

Damos un premio a la escuela del año y lo mismo al patrocinante. También incentivamos que haya esa competencia dentro de los patrocinantes que donan papel.

A.L. — Está bueno.

El programa en TV Ciudad se complementa con la entrega del papel de la escuela N° 122 a una planta de reciclaje cerca de Pando llamada Fabitech donde se recicla el papel sin usar agentes químicos. Básicamente se recicla con agua, en un proceso bien interesante. Esa agua después se reutiliza en el propio proceso de reciclado del papel y hacen bandejitas de cartón para la industria alimenticia. Es un proceso muy lindo de ver.

Los que quieran comunicarse con Repapel para donar papel o quizás alguna persona que tiene un centro educativo y que le gustaría participar de esta campaña, ¿cómo se puede comunicar?

L.B. — Pueden entrar a la página web www.repapel.org, o llamar al teléfono que es 4109038.

 

Acceda aquí a las fotos del rodaje de Producción Nacional – Una mirada al medioambiente en la escuela Islas Canarias.

No hay comentarios

Dejar respuesta