Hacer viables los emprendimientos con energías renovables

0
469

El Gabinete Productivo lanzó esta tarde el Consejo Sectorial de Energías Renovables.

Es claro el desarrollo que han tomado las energía renovables en nuestro país. Dos hechos lo demuestran: en la jornada de hoy se instaló el Consejo Sectorial de Energías Renovables, con participación de empresarios, trabajadores y el Gabinete Productivo, y hace pocos días, en Alemania, se realizó el mayor encuentro mundial sobre tecnologías relacionadas con la energía solar, donde participó un empresario uruguayo. Para profundizar en estos dos hechos conversamos con el licenciado Eduardo Abenia, presidente de la Asociación Uruguaya de Energía Eólica e integrante del Consejo Sectorial creado, y con Rolando Ringeltaube, director de la empresa uruguaya Renovables S.A, que concurrió a la feria Intersolar en Alemania.

 

Acceda aquí al decreto de microgeneración energética vigente a partir del 1° de julio de 2010.

 

El Gabinete Productivo lanzó esta tarde el Consejo Sectorial de Energías Renovables. Este lanzamiento fue parte de una puesta en marcha de nueve sectores que fueron seleccionados para conformar estos Consejos Sectoriales. Ya lanzaron el Consejo Sectorial automotor, de la madera, el naval, el textil-vestimenta, la bio y nano tecnología, el farmacéutico, el de la tecnología de la información (TIC) y ahora el de energías renovables. En una segunda etapa habrá más Consejos Sectoriales.

Esta iniciativa busca reunir a empresarios, trabajadores y a técnicos del Estado para que elaboren y evalúen propuestas para mejorar la competitividad de cada sector. El ministro de Industria Roberto Kreimerman dijo que a través de cada Consejo Sectorial se deberán desarrollar políticas de capacitación, acuerdos internacionales de calidad y de homologación.

Alejandro Landoni — La Asociación Uruguaya de Energía Eólica fue creada en el año 2009. Es una asociación civil que apoya y promueve proyectos que estén orientados al uso de energía eólica como fuente renovable de recursos.

¿Qué expectativa tienen de este Consejo Sectorial? ¿Es bueno que se conjunten todos para promover las energías renovables?

Eduardo Abenia — No solamente es bueno… es indispensable. Por un lado, a los efectos de que la matriz energética uruguaya vaya cambiando y vaya integrando la mayor cantidad de renovables y por otro lado, para fomentar la producción nacional de este tipo de equipos por lo menos para la microgeneración que es donde eventualmente podemos estar trabajando.

A.L. — Uruguay está haciendo una apuesta muy fuerte a las energías renovables.

¿Cuáles son los primeros pasos que se esperan dar en esta iniciativa?

E.A. — Hay dos escalas bien diferentes.

En la escala de la mega generación, Uruguay va a apostar más que nada a los servicios. Evidentemente, las empresas uruguayas no tienen por el momento la capacidad de fabricar los grandes equipos, pero sí de darles mantenimiento y de intervenir en parte del montaje. En consecuencia en esa área se va a estar trabajando.

Por otra parte, en el esquema de la micro generación conectada a la red, en la medida en que ahora hay un decreto que la habilita, va a ser posible que a nivel familiar y en las pequeñas y medianas empresas se produzca una cierta cantidad de la energía que se consume e incluso con la posibilidad de vender el excedente al ente estatal.

A.L. — Días atrás el director Nacional de Energía, Ramón Méndez, reconocía aquí en Producción Nacional que en realidad para una familia tipo o una empresa chica esto no va a ser rentable, pero que al país le interesa mucho promover una industria nacional y que a partir de allí se logren dar con los costos para que esta microgeneración sea más rentable en familias o empresas que utilizan poca energía.

Uruguay está haciendo una apuesta muy importante a las energías renovables y en particular a la energía eólica. Como presidente de esta Asociación Uruguaya de Energía Eólica, ¿cómo ve este proceso?

E.A. — Uruguay está tomando un papel de liderazgo en la región porque es el primer país de latinoamérica que habilita la microgeneración conectada a la red, y no es una cosa menor, porque estamos hablando de llevar la generación eléctrica a los hogares, a la escala de la persona. Ya deja de ser el molino que uno mira a lo lejos o la represa que vemos como una gran obra que está a cientos de kilómetros de la población, sino que es algo que podemos llegar a tener en nuestras casas en alguna medida.

Esto aporta muchísimo y creo que va a terminar siendo un cambio cultural. De alguna manera, los ciudadanos van a empezar a cobrar responsabilidad en ese sentido y “cambiar cabezas” es algo mucho más importante que el frío número de si es o no rentable en este momento.

Creo que incluso, esa rentabilidad si la miramos como país… una cosa es decir ¿cuánto vale el vatio generado en tal condición? y otra cosa es ¿cuánto le cuesta al país el vatio y cuánto ahorra el país cuando sus ciudadanos se consustancian con lo que significa la utilización y la generación de su propia energía?

A.L. — Eso es bien interesante.

E.A. — Es una ecuación muchísimo más compleja. No podemos decir solamente que “el vatio sale tanto y no es rentable”. No, no… un momentito.

Vamos a partir de una ecuación muy simple: la hidráulica está colmada, la cantidad de energía que consume el país va creciendo así que de algún lado tenemos que sacar eso que crece que ya no podemos seguir sacándola de la hidráulica porque tiene su capacidad colmada. Entonces, ¿con qué la vamos a generar? ¿Con petróleo?

Cada vatio que estamos generando con petróleo es una divisa que estamos sacando para afuera, mientras que si nos ponemos a fabricar aerogeneradores con una industria nacional, estamos dando mano de obra, estamos generando IVA, estamos generando BPS, estamos generando movimiento. Entonces, ¿cuánto vale ese vatio? Depende de cómo lo mire.

A.L. — Claro. Hoy, Ramón Méndez decía que de los US$ 1.000 millones que se piensan invertir en muy poco tiempo en Uruguay en energía eólica -una inversión similar a la que hizo Botnia hace algunos años en Uruguay- doscientos millones quedarían en talleres y en empresas uruguayas. Ahí hay un buen indicador.

E.A. — Claro.

A.L. — Volviendo al Consejo Sectorial que se acaba de lanzar. ¿Qué expectativas tiene como presidente de esta Asociación con respecto a los resultados de esta conjunción entre empresarios, trabajadores y el propio Estado?

E.A. — Darle viabilidad a este tipo de emprendimientos requiere que se conjunten una serie de factores y esos factores no están en una sola cancha sino que están en varias canchas. Entonces, para que pueda transformarse en una realidad visible y palpable debe ser viable, porque si esto no es viable desde el punto de vista económico, va a terminar siendo “letra muerta”. Si nos podemos conectar pero es absolutamente no rentable hacerlo, es como si no hubiéramos hecho nada.

Darle viabilidad práctica a esto implica que un montón de actores coayuden para que las cosas vayan saliendo a todo nivel. Desde las intendencias, la parte impositiva que es una parte fundamental, va a haber que pensar muy bien cómo se arma la cosa para que desde el punto de vista impositivo, las partes que se requieren para la fabricación estén exentas de impuestos. También favorecer a las empresas que tomen este camino, la parte obrera también tendrá que poner su parte. Todos deberemos trabajar para que la cosa camine y habrá que sentarse a conversar.

A.L. — Ojalá que esas conversaciones y esas negociaciones sean fructíferas.

Ahora con Rolando Ringueltaube conversaremos sobre la feria Intersolar que se realizó en Alemania recientemente. La feria se realiza desde el año 1991 y muchos la consideran como el “mojón más importante en el desarrollo de la energía solar a nivel mundial”. A esta edición fueron 72.000 personas de más de 150 países. Hubo miles de expositores que mostraron su tecnología tanto en solar fotovoltaica como en solar térmica. Una de las personas que concurrió a esta feria es Rolando Ringeltaube.

Uruguay está en pleno proceso de traer energías renovables e instalarlas aquí, y también en el tema de la energía solar se ha hecho muchísimo. Hay un mapa de la energía solar del Uruguay ya realizado y se firmó un convenio con el gobierno de Japón que ha donado lo que va a ser la primera granja solar del Uruguay, que se instalará cerca de la represa de Salto Grande.

¿Recién está saliendo de la presentación de este Consejo de Energías renovables?

Rolando Ringeltaube — Sí, un momento histórico para Uruguay. Un mojón más en el desarrollo y avance hacia las energías renovables y se abre un marco para discutir y buscar cada vez más la viabilidad y el desarrollo de estas alternativas aquí en Uruguay.

A.L. — ¿Qué expectativas abre un Consejo Sectorial en Energías Renovables?

R.R. — Las expectativas son grandes sobre todo en el trabajo de búsqueda conjunta de empresas que estamos en el rubro, pero también en el gobierno y la compañía eléctrica UTE. Ahora todos tenemos un marco en el cual podemos empezar a discutir y buscar la mejor viabilidad de todo eso y esa es la gran expectativa: que busquemos un consenso común para la viabilidad, con repercusión en la matriz energética.

A.L. — El tema de la micro generación abre muchas posibilidades, por más que el propio Ramón Méndez reconoció que al principio quizás no será muy rentable para las familias o empresas que consumen poca energía, pero tal vez para algún edificio, o para un gran consumidor esta posibilidad de autogenerarse la energía y de venderle el excedente a UTE va a abrir posibilidades importantes como la suya, que estudian la problemática de las energías y brindan soluciones a medida.

¿Cuál es su opinión?

R.R. — Sí, a nivel familiar o doméstico las alternativas son muy buenas, factibles, pero todavía con aspiraciones de amortización a bastante largo plazo. Tienen que ver factores como impacto de medio ambiente, marketing, que favorezcan o que el particular le dé mayor valor a esa instalación de un sistema de generación doméstica como para complementar su consumo con producción propia.

Las empresas sí tienen la posibilidad de hacer uso de la ley de eficiencia y de inversión, para descontar parte de la inversión de su impuesto a la renta y eso lo hace muchísimo más factible.

Entonces hoy, a nivel de empresas tenemos ya la demanda más concreta y más avanzada que a nivel doméstico, de todas maneras en todos los casos amerita un estudio muy minucioso para lograr esa viabilidad y amortización en plazos razonables.

A.L. – Me decía que hace diez años que visita esta feria anual llamada Intersolar que se realiza en Munich, donde participaron 72.000 personas de 150 países. Allí hay países que tienen su stand y donde muestran las últimas tendencias y los avances de la tecnología a nivel de tecnología solar.

¿Qué fue lo que más le llamó la atención de esta feria?

R.R. — En los últimos años, la oferta de productos es increíble. Está todo muy tecnificado, muy desarrollado en todo este tipo de productos y componentes de este tipo de sistemas de energías renovables, pero creo que lo más llamativo de esta última exposición -además de su magnitud y amplio espectro de ofertas-, es esa búsqueda por la eficiencia energética. No hubo tantos productos nuevos, sino aquellos productos cada vez con mayor eficiencia, mayor producción, mayor rendimiento que hace que un sistema de energía solar o eólica se viabilice o sea más competitivo frente a una alternativa de energía de red, y ese es el gran desafío, incluso transmitir oficialmente, como un target especial en el cual hay que trabajar, como un gran esfuerzo en común entre todas las empresas. Entre los que desarrollan productos, entre los que fabrican paneles solares, entre los que fabrican aerogeneradores, pero también entre los instaladores, y buscar la eficiencia en los edificios o viviendas para ya considerar desde el comienzo la posibilidad de incorporación de estos productos y no tener después gastos adicionales en su montaje.

O sea, la búsqueda de todos los actores en el mercado para viabilizar y bajar costos y aumentar la eficiencia con la misma inversión. Ese es el gran desafío.

Los incentivos de este tipo de energías están cada vez en reducción, por lo tanto eso impulsa a toda esta búsqueda de magnificencia y baja de costos.

A.L. — Claro. ¿Qué aparato le llamó más la atención?

Hay muchos aparatos que funcionan con energía solar, les cuento dos: uno era un juguete y el otro es un accesorio menor que vi en la empresa de Ringeltaube que debe de ser la única empresa en el Uruguay donde todo funciona con energías renovables, ya que no está conectada a la red eléctrica. Allí, en la casa había algunos accesorios menores que me llamaron mucho la atención. Uno era un pequeño cargador solar de celulares. Se trata de un aparatito compacto y chiquito.

El otro, era un juguete chiquito, un escarabajo que tenía como 6 o 7 centímetros de largo por 2 centímetros de ancho con sus patitas quietas mientras que no le daba el sol, pero cuando el sol sí le daba, el escarabajo empezaba a mover sus patitas e iba y volvía caminando mediante la energía que recibía a través de los rayos solares.

A nivel industrial o a nivel anecdótico, ¿qué fue lo que más llamó su atención?

R.R. — No hubo productos nuevos en el mercado. Como visito la feria anualmente no vi nada sorprendente, pero lo que quiero recalcar es un impacto muy grande que hizo un desarrollo de una empresa de inversores de corriente (que son los que conectan la energía ya sea solar o eólica a la red), que habitualmente trabajan con eficiencias en el entorno del 92% o 93%, este año salieron al mercado con un producto de casi el 99% de eficiencia.

O sea… un consumo propio muy bajo y eso equivale, traducido en energía producida en el año, a muchísimos miles de euros ahorrados al considerar un equipo que mejora sustancialmente su eficiencia y hace que más cantidad de la energía producida con solar o eólica, sea inyectada realmente a la red y no consumida en equipos electrónicos intermedios o en equipos de potencia.

Ese es un salto muy grande e incluso fue muy resaltado en esta feria en particular como el evento que ha dado un avance mayor en cuanto a la eficiencia energética y es un componente para resaltar. Eso hace que ese tipo de equipos y soluciones permitan ser amortizados en un menor plazo.

No hay comentarios

Dejar respuesta