Lanzan un buscador estatal para facilitar acceso a la información

0
943

Mediante la compra de tecnología a Google el gobierno puso en funcionamiento la versión beta del Buscador digital del Estado.José Clastornik, director ejecutivo de AGESIC

Esta iniciativa de la Agencia del Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información (AGESIC), busca asegurar al ciudadano el acceso a toda la información pública.

El sitio www.buscador.gub.uy está basado íntegramente en el motor de búsqueda de Google.com que garantiza la agilidad en la respuesta a los requerimientos de la ciudadanía. Para profundizar en esta iniciativa conversamos con el director ejecutivo de la Agencia, ingeniero José Clastornik.

 

Alejandro Landoni — ¿Por qué decidieron crear un Buscador del Estado?

José Clastornik — Cuando queremos acceder a la información pública encontramos que dentro del Estado hay un volumen muy importante de información que no se le está haciendo llegar a la ciudadanía de la forma más ágil o adecuada.

Si utilizamos buscadores comerciales de repente el acceso se da en función de criterios que son más ubicados en la lógica comercial que en la lógica de lo qué es una navegación correcta dentro del Estado.

Estamos tratando de darle a la ciudadanía ese tipo de facilidades.

A.L. — ¿Esta tecnología se le compró a Google mediante una licitación?

J.C. — Sí, una licitación internacional donde participaron varias empresas internacionales.

A.L. — ¿De cuánto fue la inversión?

J.C. — Son U$S 140.000 considerando el mantenimiento durante cinco años.

A.L. — ¿Qué se compra cuando se quiere una tecnología para un Buscador?

J.C. — Nunca se piensa en un solo software. Sí tenemos un proyecto informático donde tenemos un componente de software, un componente de equipamientos y un componente de servicios asociados a la implantación del sistema. Por ejemplo, en este caso el software viene como en una “caja negra”. Viene en la misma carcasa que está dimensionada, que son varios servidores que están condicionados como para optimizar la performance del software.

Desde el punto de vista de los servicios, lo que hay es una transferencia de conocimientos que nos permite ir trabajando con el sistema para metrizarlo, para adecuarlo al esquema de comportamiento que nosotros queremos.

Le doy un ejemplo, cuando navegamos en Google ponemos determinadas palabras y aparecen ranqueadas con determinado orden las respuestas a esa palabra de búsqueda. Aparecen cuadritos con publicidad que tiene determinado nivel de asociación a la búsqueda que está realizando. En la medida en que nosotros trabajemos en entender mejor cómo la ciudadanía busca información del Estado lo que se puede hacer es que esa información más relevante sea la que aparezca primero y hacer que esos cuadraditos no sea información comercial sino que sea información relevante a lo que se está hablando. Por ejemplo, si usted es un empresario y está haciendo una consulta en algo que le importa, que aparezcan los trámites y servicios primarios que puedan importarle como cómo crear una sociedad anónima o los vínculos hacia otros sitios del Estado que puedan ser importantes relacionados a lo que usted está buscando.

A.L. — ¿No hay ningún tipo de desarrollo nacional? El software viene adentro de una suerte de “caja negra” que es el propio servidor.

J.C. — En realidad, siempre hay desarrollos nacionales. En este caso es el conocimiento de cómo parametrizar el software.

Cada vez más, la dinámica de entender una solución pasa por la integración de componentes. Pueden ser componentes de software comprados o gratuitos más un componente de servicios asociados al propio desarrollo del software, o de componentes que se conectan al software o de cómo se parametriza el software.

O sea que en general, la visualización de una solución cerrada completa a un solo lugar no es demasiado actual, siempre hay componentes nacionales en todos los elementos que visualizamos en la solución.

En los casos en que hay productos internacionales hacemos hincapié en la transferencia de conocimiento para generar capacidades locales.

A.L. — Eso es bien importante.

J.C. — Sí, por un tema de independencia y por un tema de generar valor.

A.L. — Se puede buscar de todo y usted ya dio algunos ejemplos: cómo hacer una sociedad anónima, cómo hacer un trámite. Yo estuve buscando cómo sacar la cédula, cómo sacar el pasaporte, la Ley de Promoción de Inversiones, todo esto está dentro de las posibilidades de este buscador. ¿A cuántas páginas o documentos tiene acceso?

J.C. — La licencia que compramos llega a 500 mil. Lo que tenemos que chequear es cómo optimizar qué es lo que se indexa, porque eventualmente puede haber información que no sea importante tenerla indexada y mantener los criterios de lo que estamos buscando dentro de ese volumen o ver si en algún momento se necesita más volumen.

Hoy estamos trabajando con este límite que es lo que adquirimos.

A.L. — Se ve un buscador muy ágil y rápido. Es una versión beta y hay todavía ciertos problemas de indexación. Por ejemplo, no encontré la posibilidad de hacer búsquedas avanzadas que filtren las palabras, o el listado de artículos relacionados que pone en la pantalla no respeta a veces el orden cronológico.

Por ejemplo, busqué “Llamados” para ver qué tipos de llamados había en el Estado y el primero que me apareció era del año 2007, que ya cerró hace tres años. Imagino que están todavía trabajando con este tipo de cosas.

J.C. — Exacto, por eso lo definimos como un lanzamiento beta.

Nosotros teníamos dos posibilidades: esperar a tener pulido el producto, o lanzarlo en una etapa de elaboración avanzada pero no final, lo que es una política bastante habitual fundamentalmente en internet y en nuestro caso tenía dos ventajas. Una que es la obvia, tenemos disponible una herramienta aunque no esté terminada de implantar, pero la segunda es que nosotros podemos utilizar el conocimiento de cómo la ciudadanía está navegando en la herramienta para optimizarla.

Entonces, en realidad estamos tratando que toda la inteligencia que le podamos agregar a la herramienta no sea algo que nosotros definamos porque creemos que sabemos algo, sino que sea desde lo que la ciudadanía pide. Trabajar más desde la demanda que desde la creación, que creo que es parte de lo que apunta cada vez más todo el tema del gobierno electrónico: trabajar desde la demanda y favorecer al ciudadano en lo que el ciudadano necesita o pide.

A.L. — ¿Cuándo esperan tener el sitio terminado?

J.C. — Hay una serie de avances que no son sólo el buscador. Lo del buscador es parte de una nueva versión del Portal del Estado que involucra muchas etapas. Estamos trabajando en varios niveles: el nivel buscador, el nivel de consolidación de trámites y servicios, el nivel asociado a lo que es un Directorio.

Hoy hay mucha información que se puede tratar de agrupar en contextos que sean personalizados para determinados grupos, información sobre salud, información para empresarios, estudiantes, etc. El trabajo es tratar de determinar en función de los patrones cuál es la información que más se busca y también tener páginas que tengan accesos rápidos a esos lugares, páginas dinámicas, no creando nosotros el contenido sino que esté continuamente tomando contenido de los sitios para presentar un primer índice que nos permita después entrar directamente a los sitios que proveen esa información.

A.L. — ¿Cuántas visitas esperan en un mediano plazo?

J.C. — Muchas más de las que tenemos ahora. No me gusta decir números cuando todavía no los tengo.

El aumento ha sido significativo sólo con estos primeros pasos de estar contando lo que estamos haciendo. En general, los comentarios positivos están en línea con lo que usted decía al principio.

No hay comentarios

Dejar respuesta