«Que los jóvenes rápidamente puedan insertarse en el sector productivo»

0
1084

Buscando acercar al sector productivo y el académico, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) impulsará la creación de once programas de educación terciaria en todo el país.Rodolfo Silveira, Presidente de la ANII

Se trata de proyectos impulsados por la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) y que están sólidamente asociados con sectores productivos identificados como prioritarios.

Para esto, la ANII invertirá US$ 1.600.000, que terminarán beneficiando la formación de jóvenes en áreas diversas entre las que se destacan: la producción de energía, la industria frigorífica e informática; todo lo que tiene que ver con la producción vegetal intensiva; el sector agrícola-ganadero; los procesos de soldadura y de ensayos; el mantenimiento mecánico industrial; náutica y pesca; el diseño de circuitos turísticos sostenibles.

Uno de los ejes fundamentales de esta propuesta es impulsar la descentralización de la educación, para brindar más oportunidades a los jóvenes que quieren estudiar, sin tener que desplazarse hacia Montevideo. Tal es así, que justamente siete de estos once cursos ya están fijados que se van a dar en el Interior del país.

Para saber como se instrumentarán estos cursos conversamos con Rodolfo Silveira, el presidente de la ANII. Silveira es doctor en Medicina, doctor en Ciencias, realizó estudios de Master en Dirección de Empresas, comenzó a trabajar en investigación científica en el Instituto Clemente Estable, básicamente en el área de las neurociencias.

 

Alejandro Landoni ¯ Siempre se dice que Uruguay tiene carreras muy largas y que a su vez hay mucha gente estudiando Derecho o Economía, que hay pocas ofertas vinculadas directamente a la producción nacional, sin contar con que la UTU era un poco “la Cenicienta” del sistema educativo.

Da la sensación de que con estas tecnicaturas se intenta revertir parte de todo esto.

Rodolfo Silveira ¯ Sí, ese es un poco el espíritu que animó desde el comienzo a esta iniciativa.

Hay dos o tres aspectos fundamentales y centrales en esta concepción: la descentralización de la educación; fundamentalmente la educación terciaria en tecnicaturas, en carreras cortas, vinculadas a problemas reales del sector productivo.

Ese es un poco el espíritu de toda esta estrategia.

A.L. ¯ La ANII financiará estas tecnicaturas que están en puntos concretos del interior del país, y como usted decía, están vinculados a problemas reales que se dan incluso en esa zona o esa región en la que están insertos.

R.S. ¯ Exacto.

Creo que hay ejemplos bien concretos; nosotros pensamos en el Uruguay y pensamos en producción cárnica. Tacuarembó, Cerro Largo; esas zonas son claramente las zonas ganaderas y allí muchas veces lo que se necesita no son profesionales universitarios con carreras largas de muchos años, que además en buena parte la van a desarrollar en Montevideo. Tienen que venir a Montevideo y eso desarraiga al estudiante; muchas veces se le hace difícil por razones económicas (hay mucha gente que no va a acceder porque no tiene chance de venir). Entonces, un tecnólogo cárnico ¿dónde se tiene que estudiar? En un lugar como Tacuarembó.

¿Y qué es lo que hay que hacer? Tratar de unir capacidades ociosas que tenemos en el interior. Hay que recordar que en el interior hay muchas estaciones experimentales del INIA (Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria); hay estaciones experimentales de la Universidad de la República (la Facultad de Agronomía, la Facultad de Veterinaria); hay empresas instaladas, como es el caso de ALUR o de Ancap en Artigas.Creo que eso es parte, formar un entramado nacional genuino y dar oportunidades a los jóvenes que sin necesidad de salir de sus lugares de origen, puedan realizar carreras que duran entre dos y tres años, puedan rápidamente insertarse en el sector productivo y responder a las necesidades que demanda la región en la cual estas disciplinas se están ofreciendo.

A.L. ¯ Realmente es una idea bien interesante. Tuve la posibilidad de conversar con la gente que estaba haciendo la tecnicatura agroenergética en Bella Unión, cuando fuimos a visitar a ALUR, y los muchachos estaban muy entusiasmados.

También para poner otro ejemplo, están haciendo una tecnicatura de Turismo Sostenible en el departamento de Maldonado.

R.S. ¯ Claro. Esa es también con UTU, porque indudablemente el turismo es una de las áreas en las cuales se puede hacer muchísima cosa en lo que tiene que ver con los temas del turismo tradicional.

Hay mucho para hacer en creatividad en el diseño y gestión; desde nuevos itinerarios, rutas, circuitos turísticos o revalorización de actividades ya existentes y toda la zona del este de nuestro país indudablemente es una zona especial para ese tipo de cosas y donde hay posibilidad de ofertar fuentes de trabajo calificado para los jóvenes de esa zona.

A.L. ¯ ¿A cuántos estudiantes y docentes esperan congregar en los primeros años?

R.S. ¯ La ANEP y UTU para estas actividades están pensando en ciento y tantos docentes y esperemos que vayamos a andar alrededor de los 500 estudiantes ya en el primer año. Es mucha gente y creo que además es el capital más valioso que tenemos; la gente joven. Tener 500 estudiantes comenzando el año que viene cursos con estas características hace a la masa crítica del Uruguay.

El Uruguay es lo bastante pequeño como para que estas cosas, que en otros países podrían ser esfuerzos diluidos, tengan un impacto importante.

A.L. ¯ ¿Cómo articularon esta red de instituciones que le están dando apoyo a las once tecnicaturas? Usted habló de unir las capacidades ociosas de estas organizaciones, y sobre todo las que están en el interior del país.

R.S. ¯ Sí, indudablemente esto requiere dos cosas, o tres: requiere voluntad política, requiere un plan estratégico real para llevarlo a cabo y obviamente también requiere fondos.

Esto llevó más de un año y medio de trabajo, porque hay que unir y tratar de fabricar en conjunto objetivos comunes, muchas veces de instituciones bastante diferentes en lo que tiene que ver con su forma de trabajo, la cultura, los antecedentes.

Un único ejemplo de esto: cuando uno habla de una tecnicatura en náutica y pesca (es una de las pocas que se hace en Montevideo), para ella trabajan juntos: la UTU, la Facultad de Ciencias, la Facultad de Veterinaria, la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara); juntar todos esos actores y hacer que logremos consolidar un mismo objetivo y apuntar a que ese objetivo tenga a su vez una trazabilidad y una sostenibilidad en el tiempo ¯ porque esto no puede ser un esfuerzo de hoy que muere en dos años porque se acaba la financiación ¯; ha requerido un trabajo de ingeniería fina que me parece que es de las cosas importantes que se han hecho y donde hemos encontrado que un montón de personas e instituciones que estaban atrás de las mismas cosas.

Las intendencias municipales como la Intendencia Municipal de Paysandú o de Canelones, involucradas y con ganas de trabajar apostando a que el conocimiento hace realmente al Uruguay inteligente.

Creo que este es el gran mérito de esto, más allá del éxito que esperamos tenga, porque esto obviamente no lo vamos a poder medir con un período de tiempo que no es de seis meses ni de un año, creo que lo que está muy bien es ir cambiando un poco ¯ para decirlo bien fácil ¯, el asunto de las chacras: “rompemos chacras”.

Esa es un poco la idea.

A.L. ¯ Nada más ni nada menos.

R.S. ¯ Sí… que no es fácil, todos lo sabemos.

Los que hemos trabajado en el sector académico o trabajamos en el sector privado o nos vinculamos a organismos estatales, todos sabemos que es muy difícil, pero eso demuestra que es posible.

Es clarísimo que una acción como esta es absolutamente innovadora en el Uruguay como propuesta educativa y además se alinea con otras cosas como por ejemplo, el esfuerzo que hace la Universidad de la República también por llevar parte de sus actividades hacia el interior.

Creo que hay una aproximación de actores políticos, sociales, empresariales apuntando hacia un objetivo común que es mejorar el trabajo y las posibilidades de nuestros jóvenes que en definitiva son los que merecen ese trabajo. Esto no es para nosotros, esto es para el Uruguay; pensando en Uruguay en el 2020 o 2030.

A.L. ¯ ¿Este US$ 1:600.000 que financia la ANII, en qué se invierte concretamente?

R.S. ¯ En diversas cosas, parte en infraestructura; parte en salarios para docentes, porque acá lo que hay que asegurar es que tengamos un plantel docente adecuado y bien calificado; parte en equipamiento o en algunos casos en laboratorios.

En eso también creo que hay que ser flexible. La Agencia por su propia filosofía y por la propia tarea que hace, trata de no ser esquemática en cuanto a las herramientas que usa. La flexibilidad de los instrumentos es parte del trabajo en la innovación. La innovación es hacer cosas novedosas de alguna forma. Entonces, si se utilizan esquemas mentales o instrumentos rígidos, es dificilísimo trabajar en innovación.

Hay que ser lo bastante flexible como para adaptar fondos, presupuestos e institucionalidad a un objetivo común que permita realmente alcanzar acciones innovadoras.

A.L. ¯ Usted decía que la idea es que estas tecnicaturas no se mueran cuando termine el financiamiento de ANII; la idea es que esto después esté presupuestado y se mantenga.

R.S. ¯ Sí, claro.

Ese también es un compromiso que hemos adquirido, de seguir colaborando con que este tipo de cosas se incorporen en los presupuestos.

Como decía usted al principio, a la UTU todo el mundo la consideraba como “la Cenicienta”, y sin embargo cuando nosotros vamos a ver dónde se requieren recursos, es justamente a nivel de recursos humanos más bien tecnológicos y no tanto profesionales.

O sea que este es un compromiso a mantener a largo plazo y creo que en el momento actual, pensando en que hay una continuidad en las grandes líneas de gobierno, no vemos en el horizonte ningún nubarrón en ese sentido.

A.L. ¯ Nos pregunta un oyente (no sé si es para usted esta pregunta): ¿qué estudios se necesitan para entrar en estas tecnicaturas, qué estudios hay que tener aprobados, cuándo empiezan y dónde hay que averiguar?

R.S. ¯ Eso no es para nosotros. Se averigua en UTU de Montevideo o las UTU del interior.

Los requerimientos son diferentes porque las tecnicaturas son obviamente bien distintas, pero básicamente es Secundaria, en algunos casos completa y en algunos casos no; pero esa información no la tenemos nosotros.

La Agencia es básicamente un articulador, un facilitador y eso lo hace con casi todos los instrumentos. Nosotros desde la Agencia tratamos de facilitar y apoyar, no intervenimos en las políticas internas de cada una de las instituciones con las cuales la Agencia trabaja.

 

“Políticas de largo plazo y sostenidas”

 

A.L. -¿Con el cambio de gobierno no cambian los directores de la ANII?

R.S. ¯ Por ahora no se puede decir nada. La Agencia es una institucionalidad nueva, tiene dos años y medio de funcionamiento, y en realidad es un ejecutor de las políticas del Gabinete Ministerial de la innovación. Es el gabinete quien designa a los directores de la Agencia. Hay cinco directores políticos de la Agencia representantes del Poder Ejecutivo y dos representantes del Conicyt.

En todos los casos la dirección de la Agencia es honoraria, además porque no somos directores pagos y nos designan los directores del gabinete.

A.L. ¯ ¿O sea que sí pueden cambiar?

R.S. ¯ Sí, pueden cambiar. Obviamente que sí, por lo menos los que son representantes del Poder Ejecutivo.

Nosotros en este momento estamos trabajando pensando en la eventualidad de con los movimientos que supuestamente se van a dar en lo que tiene que ver con los cargos ministeriales y en algunos otros sectores, nosotros preparamos una transición y estamos haciendo un balance de las actividades de la Agencia.

Tenemos preparado un plan operativo anual para el 2010 y además unas propuestas… el hacer supone también que algunas cosas salen bien y algunas cosas salen más o menos u otras salen mal.

Las cosas que salieron mal, corregirlas; aquellas que salieron más o menos, optimizarlas y las que salieron bien, mantenerlas y mejorarlas si es posible. Ese es el criterio con el que estamos trabajando hasta este momento y veremos de acá a marzo, cuando asuman su puesto las nuevas autoridades de los distintos ministerios cómo queda la conformación, pero la continuidad institucional y las grandes líneas estratégicas y políticas están trazadas… Esas no van a cambiar.

Lo que es importante recalcar es eso. La estrategia política, institucional de la ANII no cambia porque cambien algunos de sus directores. Responden a un plan de largo plazo que ha sido profundamente discutido y que entendemos no tiene que ver con las personas sino con la institución misma.

A.L. ¯ ¿El presupuesto de ANII hasta qué año está cubierto?

R.S. ¯ Depende un poco… Básicamente el presupuesto de la ANII proviene de fondos genuinos que están cubiertos para todo el 2010 y se van a presentar en la Rendición de Cuentas de fines del año que viene, después manejamos presupuestos provenientes de la Unión Europea, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo que llegan hasta el 2012 o 2014, pero en algunos casos ya se están renovando.Creo que la Agencia para los próximos cinco años tiene un presupuesto que incluso tiene previsto crecer. Tiene una serie de indicadores que nosotros utilizamos continuamente (de gestión y de seguimiento), y además tenemos objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Por poner un ejemplo, en el Sistema Nacional de Investigadores (que es parte de esto que ha hecho la Agencia); en este momento tenemos 1.100 investigadores; nosotros pretendemos superar los 2.000 en los próximos tres a cuatro años. Es decir llegar al objetivo de un investigador cada 1.000 integrantes de población económicamente activa.

Acá hay políticas de largo plazo y sostenidas, a eso me refería con ese ejemplo y previendo el presupuesto, porque hoy estamos con US$ 400.000 por mes para esos 1.100 investigadores, entonces tenemos que prever que si queremos llegar a tener 3.000 investigadores, vamos a tener que multiplicar este presupuesto y por eso es que es importante que las prioridades que ha marcado el gobierno ¯ y que ha marcado también el nuevo gobierno que entraría en marzo ¯, en la apuesta al conocimiento, al país inteligente, se plasman en que hemos casi cuadriplicado, en esta administración de gobierno, los fondos destinados a ciencia, tecnología e información.

No hay comentarios

Dejar respuesta