«Se necesitan mujeres en el ambiente de los negocios»

0
1624

Pro Internacional es una empresa creada por dos jóvenes emprendedoras uruguayas, especializada en brindar soluciones integrales de presencia en la Web.

Rosario Monteverde y Magdalena Rodríguez, directoras de Pro Internacional

Hoy en día cualquier empresa que se precie de tal tiene que tener una página Web, más si quiere vender sus productos en el exterior. Pro Internacional es una empresa creada por dos jóvenes emprendedoras uruguayas, especializada en brindar soluciones integrales de presencia en la Web y también servicios de consultoría.

Las fundadoras y directoras de Pro Internacional, la ingeniera de Sistemas Rosario Monteverde y la diseñadora gráfica Magdalena Rodríguez, sostienen que han generado una excelente relación precio y calidad; que cumplen los plazos en tiempo y forma, y que trabajan con conciencia social.

En apenas dos años de trabajo, esta empresa ha desarrollado más de 200 sitios de Internet en siete países. En Uruguay han diseñado los sitios de algunas instituciones realmente importantes como el LATU, el Plan Ceibal, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, entre otros que podríamos mencionar.

También han obtenido varios premios. Hace pocos días recibieron el premio 8M de la Dirección Nacional de Artesanías, Pequeñas y Medianas Empresas (Dinapyme), del Ministerio de Industria, que se otorga a empresas gestionadas por mujeres, y también fueron nominadas para el premio Mujeres Emprendedoras del Año que organiza la firma francesa Cartier a nivel global.

Alejandro Landoni — Pro Internacional que es una empresa joven, como son jóvenes las emprendedoras. ¿Cuántos años tienen?  

Rosario Monteverde — Tengo 26 y Magdalena 27.  

A.L. — Empezaron hace dos años con esta empresa, ¿cómo surgió la idea de hacer páginas Web?

Magdalena Rodríguez — La idea surge un día en que a Rosario la invitan a la Universidad ORT a dar una recorrida por la Incubadora de Empresas Ingenio, que es una Incubadora que promueve emprendimientos uruguayos en el LATU. Nosotros teníamos algunos proyectos que hacíamos entre las dos en forma free lance en nuestro tiempo libre (porque las dos teníamos nuestros trabajos); y luego de esa recorrida surge la idea de formalizar ese trabajo free lance en algo más sólido, y armar una empresa de lo que inicialmente era una idea.  

A.L. — ¿Ustedes siempre tuvieron en cuenta a Ingenio? Les cuento a los oyentes que ellas ya son egresadas de Ingenio, es decir que ya pasaron el período de incubación de dos años.  

R.M. — En ese momento estaba tomando una materia en ORT que era de Planes de Negocio y antes había tomado otra materia que era Actitud Emprendedora, o algo así, y eso nos motivó para poder ir y presentar el proyecto, para llevarlo a algo concreto. En ORT nos llevaron a Ingenio y a partir de ahí dijimos: “Queremos entrar acá”.

M.R. — Vimos que la Incubadora de Empresas era como la solución ideal para alguien que recién está empezando y que hay muchas cosas que no sabe. Siempre digo que los emprendedores somos buenos en lo que nosotros sabemos hacer, — yo por ejemplo, soy diseñadora gráfica y sé de la parte de Diseño; Rosario es ingeniera en Sistemas, sabe más de la parte de Programación —, pero no estamos formadas a nivel académico sobre cómo llevar adelante a una empresa; cómo motivar a un equipo de trabajo; cómo vendo mi producto; la parte comercial; la parte de marketing… Eso es para mí lo que es fundamental en una Incubadora de Empresas: te dan todas esas herramientas que cuando uno recién empieza no las tiene.  

A.L. — ¿Cómo se conocieron ustedes? ¿Eran amigas o compañeras?  

R.M. — Éramos amigas y viendo cómo las carreras se complementaban surgió la idea de hacer un proyecto juntas, y creo que éste era el más indicado porque combinaba muy bien.  

A.L. — ¿Cambió la relación desde que son socias? A veces es bravo trabajar juntas.  

M.R. — No. Ahora estamos más cantidad de horas juntas, pero nos llevamos muy bien y nos complementamos muy bien.  

A.L. — Llama la atención el crecimiento importante de Pro Internacional, porque se conocen muchísimas empresas que hacen diseños Web, pero en dos años ustedes lograron hacer más de 200 sitios para empresas de siete países y en Uruguay han trabajado para instituciones muy importantes, tienen un premio nacional y una nominación para un premio internacional que es muy destacado. ¿Cómo se explica este crecimiento?  

R.M. — Nosotros desde el principio miramos para arriba; a tratar de ser una empresa masiva que realmente produjera mucho y tenemos aspiraciones grandes más allá de que estamos empezando de a poquito.  

M.R. — Un poco lo que nos destaca es un concepto que gusta mucho acá en Uruguay, es lo que dicen nuestros clientes de nosotros y es que somos las tres B: bueno, bonito y barato.

¿Cómo logramos ser buenas en lo que hacemos? Porque nosotros trabajamos en base a lo que se llama templates que son unas galerías de diseños pre hechos y pre armados de alta calidad. Trabajando en base a templates a nosotros nos disminuye mucho los tiempos de entrega, los tiempos de desarrollo y los costos, porque el cliente mira dentro de una galería de más de 8.000 diseños espectaculares, de muy buena calidad; elige el diseño más adecuado para su empresa y nosotros agarramos ese diseño y lo adaptamos a cada tipo de negocio. Esa velocidad, el trabajar rápido, el vender un producto de alta calidad y barato fue lo que más atrajo a nuestros clientes y la verdad, lo digo con vergüenza, es que no hemos hecho fuerza en la parte comercial, que es la parte en la que estamos más flojos.

Todos estos clientes han venido gracias a la recomendación de otros clientes, lo cual por un lado es un orgullo y por otro lado es una vergüenza en el sentido de que si hiciéramos fuerza en la parte comercial, seríamos mucho más grandes.  

R.M. — Es importante reconocer que el primer cliente vino a través de Ingenio. Tuvo una fuerza muy grande el haber podido entran en la Incubadora y más adelante también vinieron muchos clientes de perfil alto por el Fondo Emprender — somos una empresa apoyada por el Fondo Emprender que es un Fondo de capital semilla-.  

A.L. — Sí, donde está el BID; la Corporación Nacional para el Desarrollo, Prospéritas y el LATU. Volviendo al tema de los templates, ustedes decían que el usuario puede elegir su propia página Web sobre un diseño pre armado y mencionaron que tienen 8.000 posibilidades…  

M.R. — Sí, trabajamos con una empresa americana, que es la que nos provee los diseños, el cliente selecciona uno de esos diseños de la galería y nosotros lo adaptamos a cada empresa. Eso nos sirve para tener un punto de partida y saber el estilo de diseño que el cliente quiere manejar, porque muchas veces cuando se habla de diseño queda todo en el plano abstracto; uno se imagina una cosa, el cliente tiene otra idea en su cabeza y llevar eso a la realidad muchas veces es un ida y vuelta muy largo, costoso, lleva tiempo.

Hacer un boceto desde cero lleva mucho trabajo y muchas veces se le presenta al cliente y él dice que esa no es la idea que tenía en su cabeza. Entonces, el hecho de tener una galería de diseños pre armados y pre hechos sirve para que el cliente elija y nos diga cuál es el estilo de diseño que quiere, y si lo quiere con otros colores, con colores institucionales, con otro tipo de imágenes, etcétera. Ese tipo de trabajo es lo que nosotros hacemos: partimos de un diseño ya armado y lo adaptamos al cliente.  

A.L. — En Uruguay me imagino que visitarán al cliente en su oficina, pero cuando se trata de empresas de otro país ¿cómo se da esa relación?  

R.M. — En realidad, nuestro proceso está pensado para trabajarlo totalmente a distancia, pero al cliente uruguayo muchas veces le gusta venir a la oficina para conocernos y hablar “cara a cara”. Pero en definitiva todos nuestros diseños están publicados en nuestro sitio Web, ahí el cliente los puede ver y vía mail nos comunicamos, nos pueden decir qué les gustó y qué cambios querrían hacerle, o eventualmente por teléfono y de ahí sigue el proceso.  

M.R. — Eso gusta mucho a los clientes en el sentido de que se quiere sentir parte del proceso de decisión, de lo que le gusta. La gente ahora cada vez que compra en Internet como que “custumiza” sus cosas: quiero tal auto, pero lo quiero de tal color. Ese tipo de participación del cliente en su diseño — porque en definitiva la Web es su empresa trasladada a Internet —; creo que gusta bastante, al menos es lo que destaca. También la velocidad y lo barato para ser un producto de calidad, que eso sorprende.  

A.L. — Mucha gente se preocupa con el Teletrabajo. ¿Cómo se hace para cobrar cuando uno trabaja con una empresa del extranjero?  

R.M. — Nosotros cobramos a través de PayPal.

A.L. — ¿Qué es?

R.M. — PayPal es un sistema de pago por Internet y de PayPal pasamos el dinero a través de una empresa que se llama Xoom. Esos datos los sacamos de los talleres de Teletrabajo en Netgate.  

M.R. — Inicialmente empezamos yendo a los talleres de Teletrabajo y ahora nos invitan a dar charlas y a un programa televisivo.  

R.M. — Luego que uno lo entiende es un proceso sencillo. A nuestros clientes les hemos configurado cuentas de PayPal y demás para que puedan recibir los pagos.  

M.R. — Inicialmente era una gran interrogante y ahora somos nosotros quienes vamos y les explicamos cómo se hace. Hay sistemas que son los que centralizan todos los cobros por Internet; el sistema mundial de pago por Internet es Paypal; nosotros trabajamos con ese porque sabemos que es 100% seguro; y la gente nos paga por ahí con cualquiera de sus tarjetas de crédito como: Visa, Master Car, etc. Entonces, a nosotros nos ingresa dinero en la cuenta de PayPal; de la cuenta de Paypal la transferimos a una que se llama Xoom y Xoom tiene convenio con Indumex, entonces lo podemos cobrar en cualquier sucursal de una casa de cambio.  

A.L. — Actualmente están nominadas para a un premio muy importante que da la empresa francesa Cartier junto con el Foro de Mujeres. Mirando en la entrevista que les hicieron para el premio Cartier, vi que Rosario Monteverde decía que: “La mejor forma de salir de la pobreza es que el sector privado dé trabajo sin importar el nivel educativo de las personas”. ¿Por qué sostienen que trabajan con conciencia social? ¿Cómo atienden ustedes a esto de la conciencia social?  

R.M. — Nosotros contratamos personal para hacer trabajo especializado que no ha realizado una carrera universitaria. De pronto, hay gente que hizo un curso y nosotros los entrenamos para trabajar en esa área, dando una oportunidad que de otra manera, seguramente no tendrían.  

M.R. — Si, lo que pasa mucho en el área de empresas del software o de empresas de Tecnología…  

A.L. — A mí se me ocurre Tata, la empresa india.  

M.R. — Claro, en ese caso la empresa sostiene que hay “desempleo cero”. Eso es sabido, pero hay “desempleo cero” para personal universitario altamente calificado y educado. De pronto personas que no tuvieron la suerte de poder hacer una carrera universitaria por distintos temas de su vida, o de repente hicieron la UTU, esa gente no tiene las mismas posibilidades laborales. Nosotros preferimos contratarlos, entrenarlos, educarlos y darles oportunidades laborales a ese tipo de personas.  

R.M. — Usted mencionaba a Tata y justamente yo trabajé allí muchos años y de ahí también surge un poco la idea de tomar este tipo de personal. Obviamente Tata hace lo mismo y sin dudas que es buenísimo para el país lo que ellos hacen. 

M.R. — Sí, por ejemplo en Tata hay abogados programando. No digo que se contraten abogados para diseñar páginas Web, pero sí de repente a personas que no tienen las mismas posibilidades de trabajar en el área de Tecnología de la Información.  

A.L. — ¿Cuántos trabajan con ustedes en este momento?  

R.M. — Somos diez en total contándonos a nosotras y estamos en proceso de contratación de dos más.

A.L. — ¿El área de capacitación y el área de motivación de las personas que trabajan con ustedes es un tema importante?  

R.M. — Para nosotros es sumamente importante.  

M.R. — Sí, por suerte nunca se nos fue nadie. Se sabe que en las empresas de Tecnología hay mucha rotación. Por lo menos tenemos entendido que todos los compañeros están contentos, lo que para nosotros es fundamental, porque estamos muchas horas del día juntos y lo importante es compartir y pasarlo bien más allá de producir.  

R.M. — Pese a ser una empresa chica que todavía no puede invertir en tener un área de Recursos Humanos porque todavía no lo amerita; en muchos casos trabajamos con una psicóloga que nos ayuda a hacer talleres para contratar personal y demás. Tenemos mucho cuidado en eso.  

M.R. — Tratamos de participarlos en lo que son las decisiones de la empresa; los talleres de Planificación Estratégica; cómo ven ellos a la empresa; cuáles son las debilidades que le ven; las fortalezas. Todos están muy contentos con el grupo humano que se ha formado y con la buena onda que hay entre nosotros. Todos nos tratamos como iguales y no se siente esa presión que de repente se siente en otros lugares. Respecto a lo que usted comentó de la capacitación; del premio uruguayo que ganamos vamos a destinar prácticamente la mitad para darle la posibilidad a los compañeros para que se sigan capacitando y puedan hacer cursos. Vamos a dividir el dinero en partes iguales para cada uno y darles la posibilidad de que puedan hacer uno o dos cursos según el curso que vayan a elegir.  

R.M. — Al respecto también de la conciencia social, nosotros nos preocupamos de ofrecer también un producto barato y muy bueno que les permita a las empresas crecer. O sea, que también está esa otra pata en nuestra empresa.  

M.R. — Nuestro foco es crear paquetes ideales para PYMES y hace poco sacamos una promoción, con el apoyo de Uruguay XXI, que promueve que todas las PYMES uruguayas puedan acceder a un sitio Web. Sacamos una promoción muy barata que incluye todo lo que una persona puede necesitar para tener un sitio Web por apenas US$ 199 más IVA totales con hosting y dominio por un año, de los cuales Uruguay XXI paga el 50% a cualquier empresa que esté al día con el BPS y DGI. (Nota de Redacción: Desde Uruguay XXI se aclaró que los apoyos no es para cualquier empresa que solamente esté al día con BPS y DGI, sino que además tiene que ser una empresa que tenga orientación exportadora, quiera exportar o exporte actualmente).  

A.L. — ¿Empresas que estén exportando o tengan ganas de exportar? ¿O a cualquier empresa?  

M.R. — Cualquier empresa que esté al día en el pago de impuestos ya sea unipersonal, SRL, SA, no importa, cualquier tipo de empresa uruguaya, que esté al día con BPS y DGI puede obtener el subsidio. Simplemente se presenta con los papeles al día y Uruguay XXI les paga el 50% del sitio Web que es un paquete básico que está creado sólo para Uruguay.  

A.L. — En la entrevista que les realizaron por la nominación al premio Cartier vi que tres de las diez personas que trabajan con ustedes no terminaron el Liceo.  

M.R. — Sí es cierto. En algunos lugares cuando hacen la selección de Personal si ven que la persona no terminó el Liceo ya lo descartan. Nosotros no. Nosotros preferimos ver las ganas que tiene la persona de aprender, el entusiasmo, las ganas de trabajar y en ese sentido preferimos a una persona que tiene ganas de trabajar que alguien que tenga un curriculum increíble.  

A.L. — ¿Y qué pasa con las remuneraciones? Porque a veces la válvula de ajuste es un salario que es bajo con respecto a la media.  

R.M. — Las remuneraciones están en la media.  

M.R. — Sí, nuestro sueldo más bajo es $ 9.500 nominales; está bastante más arriba del sueldo mínimo nacional y están en la media de lo que se pagan en las empresas de tecnología.  

A.L. — Ustedes fueron nominadas — son tres en América Latina- para el premio Cartier, que busca premiar a las mujeres emprendedoras del año a nivel global, y que lo organiza junto con Foro de las Mujeres. Imagino que eso debe de haber sido un aliciente importante para ustedes.  

M.R. — Sí fue una sorpresa grande. Nosotros presentamos nuestro Plan de Negocios en inglés; lo armamos y no esperábamos más que algún feedback para ver cómo mejorar esto o aquello y conseguir algún contacto con la gente de Cartier, pero nos sorprendió muchísimo cuando nos avisaron que estábamos entre las tres primeras finalistas y que nos íbamos para Francia y toda la gama de oportunidades que esperamos que se nos abran ahora en octubre cuando vayamos.  

A.L. — ¿En qué fecha?  

M.R. — El 9 de octubre vamos para allá y estaríamos volviendo el 24. Allá tenemos coach asignados que nos ayudan a mejorar nuestro Plan de negocios y a presentarnos ante el Comité Evaluador, y estamos nominadas nosotras dos y dos personas más de México.  

A.L. — Coach son tutores. Ustedes son mujeres y jóvenes, en Uruguay a la inmensa mayoría de los empresarios son hombres, a su vez hay pocas mujeres que llegan a lugares importantes de Dirección de empresa — eso es un hecho estadístico —; ¿ustedes sienten que por ser mujeres y jóvenes tienen que demostrar más en su empresa que los demás o al contrario? Porque ser mujeres y jóvenes son dos componentes sobre los cuales mucha gente habla de discriminación. ¿Ustedes sienten que es algo que les ha facilitado y abierto puertas?  

R.M. — Tiene sus pro y sus contras. Alguno de los contras es por ejemplo cuando vamos a contratar gente, a nosotras nos daba un poco de miedo que la gente que contratáramos al ver que éramos mujeres y jóvenes de repente no se sintiera cómoda. Por suerte, no ha sido el caso para nada y le diría que al contrario, hasta han surgido oportunidades como este 8 M que en definitiva era solamente para empresas gestionadas por mujeres.  

A.L. — El premio 8 M del Ministerio de Industria.  

M.R. — Si. Es como todo, en algunos casos sentimos que no éramos tomadas tan en serio y le pedimos ayuda a nuestro asesor de Marketing, que nos acompañara a algunas reuniones importantes para cerrar algún negocio, porque nos daba como más respaldo él que era una persona más grande, muy formado, con muchos contactos. Pero también surgen oportunidades como lo de Cartier, como lo de 8 M y hay una movida muy fuerte que está tratando de promover y apoyar a las mujeres emprendedoras, lo cual me parece muy bueno porque creo que también se necesitan mujeres en el ambiente de los negocios.  

A.L. — Muchas veces por una cuestión de tiempo las mujeres tienen que postergar parte de la vida personal, — por ejemplo, tener hijos — por el trabajo, cosa que muchos hombres también hacen, pero en el caso de las mujeres está mucho más marcado. ¿Eso es algo que ustedes piensan? ¿Ustedes ya tienen hijos?

R.M. — No, el hijo es la empresa. En el Plan de Negocios que ahora estaba completando para Cartier, pusimos que nosotros tenemos una dedicación full life; estamos todo el día pensando en esto y trabajando en esto.  

M.R. — Entiendo que eso también es una razón por la cual hay menos mujeres emprendedoras, no porque no haya talentos, sino porque a veces es muy difícil sacrificar el plano familiar. Tenemos la ventaja de que ninguna de las dos tiene hijos y en este momento nuestro hijo es la empresa y nos dedicamos a esto, pero entiendo que es muchos casos si uno ya tiene hijos es difícil posponer eso por el trabajo.  

A.L. — ¿No es una preocupación de ustedes a mediano plazo?  

R.M. — De momento no, todavía tenemos unos años para tener un hijo.  

A.L. — ¿Por qué declaran que la artista Madonna es una gran fuente de inspiración para ustedes? Eso está en el formulario de Cartier.  

M.R. — En los tres días de vacaciones que nos tomamos en dos años, fuimos a Buenos Aires para ver a Madonna.  

R.M. — En el formulario nos pedían que pusiéramos una mujer que tomáramos como ejemplo o que en cierta medida admiráramos y en realidad, de Madonna admiramos su trabajo duro, creo que es innegable que es una persona que se esfuerza mucho por dar lo mejor de sí.  

M.R. — Es una persona que empezó desde abajo y eso es importante.  

R.M. — Empezó desde abajo y brinda un producto excelente que te podrá gustar más o menos, pero sin dudas es bueno.  

M.R. — Aparte busca la vuelta para siempre estar en el top. Es una persona que empezó de cero y se reinventa constantemente para seguir siendo la número uno. Eso es lo que admiramos de Madonna. 

A.L. — ¿Cómo ven Pro Internacional dentro de algunos años en el mediano plazo?

M.R. — Esperamos tener miles de clientes y ser una empresa conocida por lo menos en la región — por suerte en el Uruguay ya lo somos —, pero ser conocidas por lo menos en Latinoamérica y tener muchos clientes contentos y ser considerados sobre todo uno de los mejores lugares para trabajar. Hay un ranking mundial, Greatest Places to Work, (Los mejores lugares para trabajar) y nos gustaría estar ahí.

No hay comentarios

Dejar respuesta