Turismo en las termas: “clientes para toda la vida”

0
288

A pesar del mal tiempo, el público estuvo en Salto viviendo el carnaval y los operadores turísticos se quedaron muy conformes con la cantidad de visitantes que fueron al departamento.

Marcelo Fonticiella, director de Turismo de Salto

Según señalan los medios salteños hubo una mayor presencia de turistas brasileros, lo que determinó un crecimiento del 13% en cuanto a la afluencia de público con respecto al año pasado. No sólo estuvo cubierta la capacidad hotelera, sino que también estuvieron llenos los campings, se habla de que unas 3.500 personas estarían acampando en distintos lugares de Salto.

 

Alejandro Landoni — ¿Fue buena la afluencia de gente en semana de Carnaval en Salto?

Marcelo Fonticiella — En la zona de las termas, realmente quedamos con una sonrisa. Estábamos preparados para una muy buena semana de Carnaval, pero pensamos que el mal tiempo y toda esa tormenta nos iba a complicar el partido. Afortunadamente las reservas no se cancelaron; la gente fue; viajó; lo pasó muy bien y creo que se divirtieron los grandes y los chicos, los abuelos, los pibes. Creo que todos encontraron lo que iban a buscar, que eran las aguas termales más lindas del Mercosur y una muy buena atención en los hoteles, restaurantes, etc.Más o menos el primer balance en números (los números son feos, pero hay que usarlos); llegaron más o menos unos 10.000 turistas a Salto y eso significa que la capacidad hotelera de la zona más densa en hoteles, que es la zona del Daymán, estuvo por encima del 90% y la capacidad hotelera de las termas de Salto Grande y las termas del Arapey — que son los otros dos centros termales que tenemos en el departamento —; estuvo colmada.Es mucha gente; es una cantidad importante para nosotros y las primeras estimaciones hablan de que probablemente esa gente haya dejado en nuestro departamento unos US$ 3 millones, una cifra importante para nosotros.

Ahora estamos preparándonos con fuerza para arrancar la temporada alta que empieza. Ni bien termina el verano, nosotros ya comenzamos con la temporada alta y arrancamos con todo para Semana de Turismo o Semana Santa, como le quieran llamar de acuerdo a la creencia de cada uno. Para nosotros es el comienzo de diez meses de mucho trabajo, que demuestran que el producto termal es en Uruguay, el producto de temporada más larga; el más desestacionalizado, y eso es muy importante.

A.L. — En la costa están en plena temporada, pero para ustedes la temporada fuerte aún está por venir. De todas formas es un número bien significativo estos 10.000 visitantes que pasaron por Salto y además estos US$ 3 millones de rentabilidad, o que dejaron en las arcas de los salteños.

M.F. — Es importante para nosotros. Casi 4.000 personas viven del turismo. Es la segunda actividad después de la agrícola-ganadera y es una actividad que además si la trabajamos bien; si le damos sustentabilidad, puede darle trabajo a mucha gente, por eso es que lo tomamos muy en serio y tratamos de trabajarlo con proyección de futuro para no matar la gallina de los huevos de oro.

Tratamos que la gente, una vez que nos visita se haga cliente permanente, y no tratar de sacarle toda la plata en un solo viaje; queremos lograr que nos quieran visitar una y otra vez y mostrarles el producto que vienen a buscar, las termas, pero también otros productos complementarios para que puedan entretenerse y divertirse, extender sus estadías a más noches y eventualmente repetir el viaje varias veces al año.Eso es lo que nosotros queremos: clientes para toda la vida que nos permitan seguir trabajando por mucho tiempo.

A.L. — Desde Piriápolis operadores turísticos nos decían que el dólar bajó y que, si bien vino tanta gente como el año pasado, da la sensación de que tuvimos menos rentabilidad. ¿Qué dicen los operadores turísticos de Salto sobre ese tema?

M.F. — Algo de eso puede haber porque los operadores pensaron con la cabeza muy fría, manejar las tarifas de forma tal que los precios no se fueran de las manos, sobre todo con el público argentino que es un público que no está beneficiado con el cambio. Al público brasileño como que no le preocupa mucho, porque tiene una política cambiaria muy favorable y un poder adquisitivo realmente muy importante, pero el público argentino está sufriendo la diferencia del cambio.

Los operadores hoteleros y gastronómicos tuvieron que ajustar sus tarifas para eventualmente perder un poco de rentabilidad, pero no quedar fuera de precio.Creo que es una inversión que los operadores hicieron para mantener su gente y creo que en definitiva eso le va a permitir mantener el cliente aunque por ahí no ganó tanto como quería.

En este momento creo que hubo un pragmatismo muy importante de los operadores que prefirieron ajustarse un poquito el cinturón, pero seguir en el circuito, seguir en el negocio y no perder competitividad con ofertas complementarias; ofertas parecidas como pueden ser las termas que hay en Entre Ríos, que son de muy buena calidad aunque eventualmente no tienen la infraestructura ni el prestigio que tienen las nuestras, pero cuando el bolsillo manda, a veces también es el que decide.

A.L. — ¿Como Director de Turismo de Salto, es preocupante que las clases comiencen el 2 de marzo?

M.F. — Es una cuestión que a nosotros no nos perjudica porque en la medida en que las clases comienzan el 2 de marzo, la gente vuelve a sus hogares; acomoda todo y cuando llegan las vacaciones de Semana de Turismo como que ya tiene el partido arreglado y puede salir de vacaciones de nuevo.Eso creo que perjudicó un poco la temporada de verano porque la gente se vuelve una semana antes de la playa y se le acorta febrero al producto “sol y playa”. En el caso de las termas, no nos perjudica. Nosotros no tenemos nada para aportar en ese sentido.

Lo que es importante para nosotros la coordinación de los feriados; que los feriados se puedan trasladar a los días lunes para tener más fines de semana largos, eso sí es clave, y también la coordinación de las vacaciones de julio argentinas con las uruguayas; para poder extender la temporada de julio a cuatro semanas que sería lo ideal; y no tener dos o tres semanas como algunas veces ha pasado.Eso es clavo para nosotros, lo del comienzo de clases no es determinante.

A.L. — El tema del cambio de horario también es una preocupación entre algunos operadores del este, porque oscurece a las 21.00 y eso hace que la gente vuelva a la casa a las 21.00 o 21.30, con lo que los restaurantes se pierden un turno; los negocios tienen que estar abiertos hasta más tarde para esperar a ese público. ¿Eso los perjudica a ustedes?

M.F. — Sobre eso no tenemos una evaluación… Puede ser, aunque el estilo de vida en la playa es diferente del que se hace en la zona termal.

Creo que esto tampoco nos ha afectado mucho, pero son cosas que entre todos tenemos que trabajar y ver qué es lo que le conviene a todo el mundo. Hemos estado tratando de aportar desde la Dirección de Turismo, integramos la Cámara de Turismo y nos reunimos periódicamente con el ministerio. Siempre ha habido una muy buena disposición a escuchar; a trabajar en conjunto; a pensar entre todos y me parece que en estos cinco años que pasaron, y seguramente en estos cinco que van a venir, el relacionamiento entre los privados, los gobiernos departamentales y las autoridades del gobierno ha sido muy bueno, quizás el mejor en muchos años, y creo que eso le sirve a todos.

Se ha coordinado mucho el trabajo; las promociones; todo lo que se ha hecho se ha hecho consultando y me parece que eso es bueno. Obviamente, siempre hay errores, siempre hay para mejorar y entre todos le encontraremos la vuelta con el aporte clave de la gente del sur y del este que tienen muchísima experiencia y potencia desde el punto de vista empresarial, y con el aporte que uno pueda hacer desde el norte, tratando de ir armando este rompecabezas que es el Uruguay Natural.

No hay comentarios

Dejar respuesta