Tecnología nacional premiada en el exterior

0
1577

Dos jóvenes estudiantes de la UTU inventaron una máquina tapadora de envases que podría modernizar muchas fábricas uruguayas que siguen tapando las botellas a mano.

Con Deiby Lima y José Albornoz, jóvenes inventores de la máquina tapadora de envases.

Entrevista emitida el miércoles 21/05/08 en Producción Nacional – 1410 AM LIBRE

Dos jóvenes uruguayos, estudiantes del Instituto Tecnológico de la UTU, inventaron una máquina tapadora de envases plásticos, lo que podría modernizar muchas fábricas uruguayas que siguen tapando las botellas a mano. Los uruguayos les taparon la boca a científicos e ingenieros extranjeros, ya que el invento fue premiado por una organización estadounidense.

Alejandro Landoni – Dos jóvenes uruguayos diseñaron una máquina automática para tapar envases, que acaba de obtener una mención de la organización estadounidense Herbert Hoover en el Segundo Foro Internacional de Ciencia e Ingeniería que se desarrolló en Chile, a fines de abril.

Los estudiantes de UTU diseñaron esta máquina con el objetivo de aumentar un 10% la productividad de las plantas de envasado, que aún tapan los recipientes a mano.

Los autores de este proyecto señalan que ellos creen que la tecnología nacional no tiene por qué afectar las fuentes de trabajo, e incluso alegan que esta máquina protege la salud de los trabajadores. Un operario que trabaja en este tipo de plantas debe tapar manualmente 1.000 envases por hora, durante cuatro horas diarias. Tapan 1.200.000 envases, y cada uno de esos envases significa un golpe, lo que puede generar problemas como tendinitis, entre otras cosas.

Es un gusto darles la bienvenida a estos jóvenes y también al profesor que fue el tutor del proyecto. Deiby Lima es uno de los autores del proyecto, y está también con nosotros José Albornoz. Son estudiantes de electromecánica del Instituto Tecnológico de la UTU y el proyecto se llama «Tapadora de envases plásticos controladas por PLC». También está con nosotros el profesor Raúl Duarte, profesor tutor del proyecto.

¿En qué consiste esta máquina tapadora de envases? ¿Cómo nos pueden explicar sintéticamente?

 

Deiby Lima – Es una máquina que puede estar controlada por un programa, a través de un automatismo PLC,  que es un Programa Lógico Controlable. La máquina cumple la función de realizar el tapado de envases.

 

AL – ¿De cualquier cosa?

 

DL – Como nosotros nos basamos en la industria de productos para el ambiente, hipoclorito y todo eso, es más o menos una tendencia al mismo estilo de botella.

 

AL – Yo vi en una foto unos envases que parecían ser plásticos.

 

DL – Son envases de plástico que tienen esas tapas que entran a presión, con un simple golpe la tapa ya queda puesta, y no sale porque tiene un diente.

 

AL – ¿Hay muchas fábricas en el Uruguay que siguen tapando a mano?

 

DL – De acuerdo a lo que nosotros conocemos y los contactos que hemos tenido, hoy más o menos ocho pequeñas y medianas empresas en el Uruguay realizan el tapado manual, no se sabe cuántas pueden haber en el interior.

 

AL – ¿Son fábricas pequeñas? Uno puede pensar que son fábricas que están atrasadas tecnológicamente…

 

DL – Si, hay que tener en cuenta que la producción tampoco hace que apuesten tanto tecnológicamente, pero esta máquina está bien y llega a la mayoría de las empresas pequeñas que hay en el país, dándole un poco de incentivo a la tecnología.

 

AL – ¿El precio estará acorde entonces a este tipo de realidad?

 

DL – Seguro estará de acuerdo a lo que es la realidad.

 

AL – ¿Qué les dio por diseñar una máquina de este tipo?

 

José Albornoz – Comenzamos el curso de electromecánica, teníamos que realizar un proyecto, entonces empezamos a investigar, visitamos una planta, hicimos toda una investigación, viendo la dificultad que presentaban. Comenzamos con un primer prototipo haciendo algunos ensayos, pasamos a un segundo y paso a paso uno va cambiando y llegamos a ese diseño final, que como lo ideamos con ese PLC le fuimos agregando tecnología, llegando a esa máquina electroneumática comandada por el PLC. Es algo viable, adaptado a la producción de las micro empresas.

 

AL – Este proyecto acaba de ganar un premio de una organización estadounidense, en un Foro Internacional de Ciencia e Ingeniería que se desarrolló en Santiago de Chile, a finales del mes pasado. Yo le quería preguntar al profesor Raúl Duarte que es maestro técnico y fue el tutor de este proyecto, ¿cómo se hace en la UTU para ir guiando a los jóvenes para realizar un desarrollo técnico de este tipo que, en este caso, ganó un premio internacional? Hay muchos que no llegan a tanto. ¿Cómo se guía a los jóvenes en este proceso?

 

RD – En el año 2004, UTU incorpora dentro de su línea de trabajo el segundo componente, que es el componente de enseñanza media superior, donde al finalizar cada uno de los cursos los jóvenes tienen que tener un proyecto que intervenga en una línea productiva. Para llegar a este proyecto tuvimos que aprender bastante, tuvimos que aprender cómo trabajar el proyecto, cuáles son los lineamientos internacionales y cuál es la estructura de lo que persigue, porque en realidad lo que persigue no es esa máquina, sino que eso se lleve en una estructura de investigación que sirva para el resto, para manejar esa información que actualmente esta variando cada cinco años y esperemos que en un futuro varié a una velocidad mayor.

 

AL – ¿Cómo se guía a los muchachos durante el proceso de armado de una máquina de este tipo? ¿Cómo se hace para incentivarlos?

El otro día hablábamos con los organizadores del certamen «Tus Ideas Valen» que apoya Producción Nacional, hablando justamente de darle posibilidades, de abrir espacios para los jóvenes y buscar que los jóvenes se abran por sí mismos esos espacios, contactarlos con distintas organizaciones para que las ideas y los proyectos innovadores que tengan puedan salir adelante. Hablábamos de que a veces hay un estigma sobre la juventud, la sociedad pone a veces mucho hincapié en los jóvenes que no estudian ni trabajan, hay gente que permanentemente visualiza a la droga con el tema de los jóvenes. Estos jóvenes que tenemos acá son también jóvenes uruguayos, y como ellos hay un montón y hacen desarrollos tecnológicos importantes, que ganan premios. Usted que trabaja con ellos, ¿cuál es la clave para motivar a estos muchachos para armar una máquina compleja de este tipo?

 

RD – La clave se fue formando en ese plan de intercambio con la descentralización de la enseñanza, que el instituto no sea el centro total de poder, sino que cumpla un determinado rol, pero que a su vez le permita trabajar con una calidad de enseñanza que diríamos que aspira a una calidad total.

Entonces el principio de calidad dice que tiene que haber una oferta y una demanda acorde, y una relación entre lo que es el centro de enseñanza y lo que es el medio social. En el medio social tenemos los jóvenes, que son los que vienen a calificarse al centro de enseñanza, y dentro de ese medio social tenés las empresas, que son las que los van a absorber. Entonces tenemos que tener una oferta y una demanda que tenga determinada relación. En eso empezamos a trabajar en el 2004 con una empresa, y luego se fueron sumando más cantidad de empresas ingenieros y técnicos, que vieron que los jóvenes realmente tenían potencial.

 

AL – ¿Cómo fue el proceso para ustedes? ¿Se imaginaban cuando arrancaron que iban a llegar a estos logros, incluso internacionales, o pensaban que lo que iban hacer iba a quedar archivado en un rincón?

 

DL – No, en principio comenzamos el proyecto como una tesis, para finalizar el curso teníamos que presentar ese proyecto. Mediante todos esos pasos llegamos a esto, y la verdad es una gran satisfacción haber llegado a más que lo que apuntábamos.

 

RD – Estos jóvenes son del interior, de Cerro Largo y de Artigas, se conocieron en Montevideo, trabajaban juntos. Me gustaría que contaran la experiencia cuando volvieron a sus comunidades, cómo  fueron recibidos, si alguien se enteró de esto o pasó inadvertido…

 

DL – Yo soy de Cerro Largo, de la cuidad de Fraile Muerto, y la verdad que estos logros fueron muy valorados. Tuve la posibilidad de estar en el canal de la cuidad y tuve entrevistas en la radio, una satisfacción grande.

 

AL – ¿Y en Artigas cómo estuvo?

 

JA – Yo soy de Bella Unión, y en Artigas no tanto como el compañero, pero sí mucha gente que yo conocía que esta dentro de la educación, mi viejo es profesor, y al ver la revista, mi hermano, mis amigos me felicitaron.

 

AL – ¿Cuáles son los planes que tienen ahora ustedes con esta máquina? ¿Hay alguna posibilidad concreta de comercialización, la pueden instalar en algún lugar? Es bravo después de tener un invento, la fase comercial, a veces es una trayectoria que es mucho más dura que el invento en sí mismo.

 

JA – Hoy en día seguimos trabajando en la máquina, seguimos haciendo otros estudios también dentro de la UTU en el área de mecatónica, y vamos trabajando en la máquina ahora con el tiempo con los recursos. Pero no creo que sea un problema. Hoy me hubiese gustado decir más que hicimos una máquina, destacar el hecho de estar sentado con compañeros, horas de diseñar algo, de opinar, de que mis ideas valen, y llegar a eso para mí era nuevo. Eso te arma a ti, te hace otra persona.

 

AL – ¿A vos te pasó lo mismo Deiby o no?

 

DL – Sí, como te decía es algo que es viable, es algo que uno trabajó y que le dedicamos muchas horas por afuera también, y bueno llegar así a algo es como dice él, es como que te reafirma. Uno aspira a llegar a más, a llegar a tener resultados, y ver que uno a veces es capaz de más es una gran satisfacción.

 

 

 

Desgrabación: Mariale Perlini.

Edición: Lic. Cecilia Álvarez.

No hay comentarios

Dejar respuesta