Energía eólica de industria nacional

0
1133

Los dueños del parador Puerto Sánchez, dedicados a la pesca artesanal, tienen altas expectativas que la incorporación de un aerogenerador permita bajar sustancialmente los costos de energía.

Daniel Pérez, del Programa de Energía Eólica y Julio González, dueño del Parador Puerto Sánchez
Entrevista emitida el martes 16/06/09 en Producción Nacional — 1410 AM LIBRE

Ayer se inauguró el aerogenerador que ganó el concurso del Aerogenerador Nacional, organizado por el Ministerio de Industria y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Es el puntapié inicial para algo sobre lo cual hay mucha expectativa en nuestro país, que es la generación de una industria nacional en base al viento, en base a la generación de energía eólica.

Ayer durante la emisión de nuestro programa estaban procediendo a cortar la cinta de este primer aerogenerador, que está en una torre de 18 metros, tiene unos 2,5 metros de diámetro de aspas y es capaz de generar un kilowatt de potencia que se almacena en un banco de baterías, que permite utilizar la energía gracias a un mecanismo electrónico, por ejemplo con la tarifa inteligente, a partir de determinada hora el parador de pescadores se desconecta de UTE y comienza a consumir la energía que tiene en ese banco de baterías. Este aerogenerador no produce para la red de UTE (eso aún está prohibido para particulares), pero va almacenando la energía allí y se utiliza en función de las necesidades.

Este primer aerogenerador está instalado en el Parador Puerto Sánchez; en la bajada Nº 7 de la Rambla Costanera de la Ciudad de la Costa, en Canelones, saliendo por la Rambla de Montevideo hacia el este, unos 500 metros antes de la estación de Ancap que está sobre esta Costanera.

Para explicar cómo surgió esta iniciativa y que cambios está generando en Producción Nacional entrevistamos al ingeniero Daniel Pérez, coordinador del Programa de Energía Eólica en el Uruguay de la Dirección Nacional de Energía del Ministerio de Industria, y con Julio González, pescador artesanal desde hace 30 años y uno de los dueños del Parador Puerto Sánchez, el lugar elegido por la empresa Solco para la instalación del aerogenerador.  

Alejandro Landoni – Ayer fue el Día internacional del Viento y fue la fecha que se utilizó para la inauguración de este aerogenerador. Sin embargo, justo tocaron dos días de poco viento para probar el aerogenerador.  

Daniel Pérez — Sí, cuando ayer estábamos frente al aerogenerador y por cortar la cinta, le pedí a la gente que soplaran todos juntos porque el aerogenerador estaba como congelado.  

A.L. — ¿Qué significa para ustedes la inauguración de este aerogenerador?  

D.P. — Sería lindo decir que fue la culminación o el final de un proceso, porque en general, cuando uno culmina un proceso se siente realizado. Pero si bien es una culminación del proceso en donde intervenimos nosotros como apoyo a los emprendedores nacionales, justamente lo que hemos premiado fue una propuesta donde los privados desarrollan una planificación comercial que comienza con la fabricación y la instalación de este aerogenerador, para seguir incorporando componentes nacionales a este prototipo que hoy tiene un 40% de componente nacional, pero en el proyecto que se presentó a nuestro programa, prevé que en los próximos meses — y a medida que se vaya vendiendo este prototipo —, pueda ir incorporando mayor componente nacional hasta llegar a un 72% o 73%.

A.L. — ¿Actualmente tiene un 45%?  

D.P. — Sí, entre un 42% y un 45%.  

A.L. — ¿Qué partes son las nacionales?  

D.P. — Para tener más detalles de cuáles son las partes nacionales, sería interesante que hablaran con la empresa que lo fabricó (la empresa Solco), yo sólo puedo darles las generalidades que recuerdo. Sin duda, tenemos por ejemplo el banco de baterías, que se ocupa de almacenar la energía para utilizarla en los momentos cuando la energía es más alta; es fabricado en Colonia por una industria nacional. La torre también es fabricada a nivel nacional, al igual que las aspas.  

A.L. — ¿La idea es que esté allí, generando energía durante cuatro meses para poder evaluarlo?  

D.P. — Sí. Nuestro premio exigía que estuviera instalado para ser evaluado durante cuatro meses y el lugar donde se instalara quedaba a libre elección del emprendedor. El lugar donde se instala está íntimamente ligado al diseño del aerogenerador. Así tenemos a pequeña escala aerogeneradores que son diseñados por ejemplo para entornos urbanos, y que en general son de eje vertical, y otros que son para entornos rurales o suburbano que son como éste caso del aerogenerador Solco de eje horizontal, que es lo que la gente está más acostumbrada a ver en los molinos de gran escala.  

A.L. — Julio González que es uno de los dueños del Parador donde se ha instalado el aerogenerador. ¿Es un emprendimiento familiar?   

Julio González — Sí, soy uno de los dueños junto con mi hermano. Los dos somos socios en este emprendimiento y toda la familia trabaja.  

A.L. — ¿Hace mucho que están en el tema de la pesca?  

J.G. — Treinta años yo y 25 mi hermano, y hace tres años que estamos instalados acá.  

A.L. — Ustedes hacen todo el proceso: salen a pescar, venden el producto de la pesca y también tienen un restorán, ¿no?  

J.G. — Sí, hacemos todo el proceso. Salimos a pescar y lo vendemos fresco al público o al plato. El tema es que acá se instala el aerogenerador porque al tener cámara, necesitamos mucho frío para el pescado; el consumo era muy grande. Un cliente vino, se enamoró del lugar y nos trajo la idea del proyecto para instalarlo acá, y lo aceptamos porque lo vimos viable.  

A.L. — El tema del frío es importante para mantener lo que pescaron.

J.G. — Sí, porque el pescado es una mercadería muy delicada y hay que disponer de frío a gran escala para poder mantenerlo, porque si no se echa a perder con gran facilidad.  

A.L. — ¿Cómo se va a usar este aerogenerador? ¿Mantiene la conexión con UTE y van a utilizar la energía en base a las necesidades? ¿En principio, es para el freezer y también para iluminar el Parador?  

J.G. — El Parador está 50% a la red de UTE y 50% al molino, conectado las 24 horas. Por ejemplo, las luces que encendemos después de las cinco de la tarde están alimentadas por el molino, aparte hay dos freezer conectados y una heladera que sería el 50% del consumo del lugar, está estipulado por este momento y está funcionando lo más bien. No tenemos ningún tipo de inconveniente.  

A.L. — Si no hay viento, ¿para cuantos días o horas les da para mantener este consumo?  

J.G. — Un día (24 horas) y automáticamente (nosotros no tenemos que hacer nada), se conecta a la red de UTE.  

A.L. — Ese aparatito está bárbaro porque es totalmente automático.  

J.G. — Hace todo el trabajo sólo. Lo que esperamos ver es a los 30 días de instalado, la variación en el consumo con UTE, y estar contentos que tenemos por primera vez en el Uruguay un lugar chico para uso de un aerogenerador de estos.  

A.L. — Si bien hay una larga tradición de molinos en el campo uruguayo, ustedes son los pioneros en el uso que le dan, y más con ese aparato electrónico que es mucho más moderno. La idea justamente es que eso se empiece a generalizar a lo largo y a lo ancho del país. ¿Qué pasa con el aparato si hay mucho viento?  

J.G. — Según los técnicos y según lo que hemos visto, la misma cola se articula y lo saca de la zona del viento. No corre ningún tipo de riesgo porque él mismo se reorienta y tiene un sistema que se frena él mismo, para que no gire demasiado rápido.  

A.L. — ¿Se tranca?  

J.G. — Sí, se tranca o varía la cola que lo saca de la fuerza del viento. Como la cola es aerodinámica lo saca de la fuerza del viento y lo pone donde gire menos vueltas.  

A.L. — Se dice que estos aparatos son lindos pero que hacen ruido.  

J.G. — No, acá usted puede venir a comprobar que no hace ruido alguno.

A.L. — O sea que con eso también están conformes. ¿Ocupa mucho espacio la parte de las baterías?  

J.G. — No, es un cajón chico, incluso el aparato en sí es un cajón chico. Creo que tiene un metro de ancho por 1.20 de alto y el cajón de las baterías es un cajón que tendrá 40 por 80 centímetros. La verdad es que no ocupa espacio.  

A.L. — ¿Qué va a pasar cuando dentro de cuatro meses les digan que la prueba ya terminó?  

J.G. — Ahí nos vamos a sentar a hablar con la empresa, si logramos algún tipo de financiación. Nosotros somos pescadores artesanales, no somos gente muy pudiente y tampoco sabemos el costo verdadero del aparato, pero nos sentaríamos a hablar para la futura adquisición o para la renovación del contrato. Tenemos que ver si rinde en el recibo de UTE y si en serio podemos bajar el 50% del consumo en ese caso ver la forma de adquirirlo.  

A.L. — Antes que tuvieran el aerogenerador ¿cuánto estaban pagando de UTE?

J.G. — Llegamos a pagar $ 6.000 a $ 8.000, $ 8.400 fue la factura más alta que vino.  

A.L. — Un dineral.  

J.G. — La verdad que sí. Si podemos bajar un 50% sería un milagro, porque lo vemos por varios lados. Nosotros vivimos sobre la costa y vivimos en la naturaleza, vemos que este tipo de energía que no contamina y no hace daño alguno, es ideal para que se desarrolle en nuestro país.

No hay comentarios

Dejar respuesta