«La apropiación de los vecinos es el mejor control»

0
935

A partir del año 2000, la Intendencia de Montevideo comenzó a proteger el arroyo Miguelete y mitigar los daños ya causados, a través del Plan Especial del arroyo Miguelete.

Ricardo Martínez, Plan Especial del arroyo Miguelete

Cuando escuchamos hablar del arroyo Miguelete, seguramente fruncimos la nariz. Pero no siempre fue así.

En las primeras décadas del siglo pasado este curso de agua -que es el más caudaloso de la capital- era uno de los paseos más elegidos por los montevideanos. Desde el parque del Prado hasta su desembocadura en la playa Capurro, se realizaban allí actividades deportivas y de esparcimiento e incluso algunos iban a pescar en esa zona.

Con el correr de los años, los efluentes industriales, la instalación de asentamientos y un saneamiento inadecuado transformaron el tramo medio del arroyo en algo que el propio Plan de Ordenamiento Territorial de la Intendencia de Montevideo catalogó como “un latente peligro sanitario y ambiental”.

A partir del año 2000, la Comuna comenzó a tomar una serie de medidas para proteger el arroyo y mitigar los daños ya causados a través del Plan Especial del arroyo Miguelete. Es algo bien importante, ya que en la cuenca del Miguelete viven 325.000 personas, entre ellos están los integrantes de los asentamientos más importantes que existen hoy en todo el Uruguay.

Se ha hecho mucho, y aún queda más por hacer. No sé si el montevideano medio lo ha notado o no, pero las autoridades están contentas porque dicen que ahora se pueden ver en algunos tramos del arroyo algunas garzas y algunas gaviotas que van de visita o están nuevamente viviendo en el cauce del arroyo Miguelete.

El ingeniero agrimensor Ricardo Martínez, uno de los integrantes del equipo de redacción del Plan Especial, es uno de los protagonistas del programa que se emite esta semana en el programa Producción Nacional – Una mirada al medio ambiente en TV Ciudad. Este programa incluyó hasta un paseo en helicóptero para filmar el arroyo, el registro de los trabajos que se están realizando en el cauce medio con maquinarias destacadas y también la visita a las nacientes de este arroyo dentro del departamento de Montevideo sobre Cuchilla Pereira. Es un arroyo que tiene 22 Km de extensión y tiene tramos con problemáticas bien diferenciadas.

 

Alejandro Landoni — ¿Qué es lo que más le preocupa hoy a las autoridades sobre estas problemáticas que afectan al arroyo Miguelete?

Ricardo Martínez — Las preocupaciones son de larga data e inclusive yo diría que son anteriores a la fundación del Plan Montevideo. Ya desde 1990 está funcionando de manera permanente una comisión integrada por actores locales y autoridades municipales que se encarga de hacer de “caja de resonancia” de la problemática que los vecinos advierten con relación al arroyo, y a su vez esa comisión tiene como propósito hacer el seguimiento de la ejecución del Plan Especial del arroyo Miguelete.

O sea, la preocupación es de larga data y también las acciones que se han emprendido vienen de largo tiempo atrás. Tal vez tuvo un punto de inflexión en la preocupación del municipio por la problemática del arroyo fue en 1998, cuando se formula el Plan de Ordenamiento Territorial y se asigna un capítulo especial al arroyo Miguelete, definiendo una figura de ordenamiento territorial que es el plan especial expresamente para el arroyo.

Solamente se definieron en esas instancias dos planes especiales: uno para el arroyo Miguelete y otro para el centro de nuestra ciudad. O sea que la problemática viene siendo una preocupación permanente desde hace mucho tiempo y también son muchas las acciones que ya se han iniciado.

A.L. — Sí, son realmente varias. ¿Se puede decir que la degradación del Miguelete vino por los efluentes industriales?

R.M. — Sí.

A.L. — Ustedes han tomado medidas para las industrias que todavía están allí, -son muchas menos que antes-, y no sé si se pueden instalar industrias nuevas en la cuenca del Miguelete.

R.M. — Diría que cuando se analizan los vectores que fueron y siguen siendo la causa de contaminación del arroyo, se identifican al principio a nivel urbano tres grandes vectores: el primero, son los efluentes industriales, los líquidos que son producto de la actividad industrial y que de manera no controlada pudieron llegar al curso de agua. Este vector de contaminación está fuertemente controlado de una manera muy cercana por el Laboratorio de Efluentes Industriales de la Intendencia, que tiene un registro de todas las empresas, no sólo de las que tienen su planta industrial en la cuenca del arroyo Miguelete, sino en todo el departamento, y hacen controles muy precisos y concretos y un seguimiento muy cercano a esa actividad industrial.

Otro de los vectores al que afortunadamente se le ha podido dar resolución fue el propio sistema de saneamiento urbano, que antes de que se hubiera concluido la etapa 3 del plan del circuito urbano había vertimientos del sistema del circuito urbano al curso de agua. O sea que en verdad podemos decir que hasta esa época el arroyo era una cloaca a cielo abierto por el propio tratamiento que le dábamos desde lo institucional.

Eso ya hace unos años que por fortuna se ha superado con el Plan de Saneamiento 3 donde se hizo un colector de las aguas servidas a lo largo de todo el arroyo que además abarca otras cuencas -la zona de Peñarol, etc.-, y ha dado solución no sólo a los líquidos residenciales, sino también a las aguas de lluvia y también a las instalaciones industriales. Eso ha significado un cambio muy significativo en la calidad del agua del arroyo. Creo que quizás sea, de los tres vectores de contaminación, el que más rápidamente se está revirtiendo. No tener el aporte de todo el sistema sobre el curso de agua.

El otro vector de contaminación, -lo era y lo sigue siendo aunque en menor medida-, son los residuos sólidos urbanos que tenían dos causas fundamentales de contaminación, una vinculada a la actividad de vecinos que se dedican a la clasificación de residuos sólidos. En esa actividad surge un material excedente que ellos llaman el descarte y muchas veces ese descarte tenía como destino el curso del arroyo, porque esa actividad vinculada a los asentamientos irregulares tenía como uno de los disparadores de esa actividad el hecho de estar sobre el margen del arroyo y poder deshacerse de los residuos sólidos.

A.L. — ¿Tenía o tiene?

R.M. — Digo ese factor “tenía”, porque prácticamente son contados los asentamientos que hoy quedan sobre el cauce del arroyo.

A.L. — Pero son grandes.

R.M. — Sí, yo diría que sí sobre la cuenca. Todavía en la cuenca, que es un ámbito territorial bastante más grande y más vasto que el propio cauce, todavía quedan problemas vinculados a la contaminación con residuos sólidos asociados a la tarea de clasificación en las cañadas que son tributarias del arroyo.

Sobre el curso del arroyo, los vecinos se darán cuenta si han pasado por Batlle y Ordóñez y el arroyo, que un asentamiento histórico que estaba allí desde la década del %2740, Asentamiento 25 de Agosto, frente a la cancha de La Luz, afortunadamente para los vecinos que allí vivían y para la ciudad se les ha dado una solución digna, ha habido un realojo importante de ese asentamiento.

A.L. — El más importante de la historia, llegaron a decir las autoridades.

R.M. — Sí.

A.L. — Eso muestra lo mucho que se ha hecho. El Asentamiento 25 de Agosto estaba hace como 60 años allí y era de los más grandes del país, se realojó a toda esa gente y allí hay un parque lineal sobre una de las márgenes del arroyo. Sobre la margen del frente hay una zona muy pobre que termina también con asentamientos sobre el propio arroyo, donde también se ven actividades de clasificación y vertido de los deshechos al arroyo.

Es una obra bien interesante que se hizo y se espera que eso se siga cuidando y que no haya un retroceso.

R.M. — Desde luego. Creo que lo que garantiza -más allá de las acciones institucionales que sin duda tienen que estar presentes en términos de la conservación del espacio público, de la prevención de eventuales ocupaciones que puedan darse en esos espacios de alguna manera liberados para el espacio público-, que esas acciones se consoliden y que esos espacios públicos se vayan jerarquizando es la apropiación que hacen los propios vecinos. Es el mejor control que puede existir sobre lo que hoy en día es el Parque Andalucía al cual estamos haciendo referencia.

Basta ir cualquier tarde de estas para ver que hay una apropiación muy intensa por parte de los chiquilines, de los vecinos que salen a caminar o andar a bicicleta por la ciclovía, que salen a caminar o hacer footing, a ocupar los espacios, a jugar en los equipamientos del inmobiliario urbano que tiene ese parque y realmente esa apropiación que hace de esos espacios la gente, es lo que nos da garantía de que es una tarea sin retorno. Es un espacio público propiamente.

A.L. — ¿Qué planes tienen para los otros asentamientos que están en la cuenca como la cañada Matilde Pacheco y la Casavalle?

R.M. — En principio, quiero hacer mención al asentamiento de enfrente al que usted hacía referencia, que es el Asentamiento de las Duranas, y el otro que queda cruzando Propios al norte por la margen izquierda. Esos dos asentamientos ya están en proceso de regularización. En algunos casos, sobre todo en el caso del Asentamiento de Paso de las Duranas, que es un asentamiento muy consolidado, una parte del asentamiento va a ser regularizada en el lugar y otra parte que va ser realojada. Un poco diferente es el caso del asentamiento de enfrente porque allí la ocupación se da directamente sobre el margen del arroyo y tiene otro grado de complejidad.

Pero le diría que la preocupación institucional tanto de la intendencia como a nivel del gobierno central, a través del PIAI central (el Programa de Integración de Asentamientos Irregulares), que tiene su versión central o nacional y el PIAI municipal que es el instrumento focalizado en el territorio de Montevideo, como así también la cartera de tierras municipales a través del Servicio de Tierras y Viviendas, hay una preocupación permanente y progresiva tanto en la fase de dar solución a los asentamientos que ya existen, como en las políticas de prevención de esos asentamientos, porque es un fenómeno que debe de entenderse como multicausal. No es solamente “atender la fiebre” sino preocuparnos por la infección si hiciéramos una analógica con una situación médica.

El asentamiento irregular es el resultado de un proceso de irregularidades en lo laboral, en lo económico, en lo cultural, etc. y debe de ser abordado de manera interdisciplinaria e integral.

A.L. — Es decir que ya tienen procesos de regularización para los asentamientos que están próximos a Propios y al Miguelete.

R.M. — Sí.

A.L. — Y todavía quedan pendientes los otros que están sobre la cuenca.

R.M. — Sí, tanto la situación de los asentamientos, como la situación de la propia limpieza urbana.

La intendenta electa Ana Olivera ha marcado con mucho énfasis su preocupación por la limpieza de la ciudad, porque los residuos sólidos que terminan en el curso de agua tanto del Miguelete como de los otros cursos de agua urbanos como del sistema de saneamiento y finalmente en los colectores, no solamente tienen como origen la actividad de los clasificadores informales sino que la propia basura que los montevideanos hacemos y de manera irresponsable dejamos en la calle. Es uno de los problemas que debemos atender.

No es solamente el problema del residuo sólido vinculado a la actividad de los clasificadores, sino vinculado a la propia cultura y al propio sistema de limpieza de la ciudad. Todos esos factores deben de ser abordados simultáneamente para tener éxito en que nuestros cursos de agua puedan ir recuperando gradualmente un estado más aceptable en cuanto a su calidad ambiental.

A.L. — Ivonne, una oyente nos dice que ella es testigo del progreso que está teniendo el arroyo y el parque donde estaba el Asentamiento 25 de Agosto es una muestra de ese progreso.

Le quiero agradecer la recorrida que hicimos para registrar lugares poco conocidos como el arroyo Miguelete en la zona rural, cerca de cuchilla Pereira, donde nace como una cañadita.

R.M. — Sí, donde se conservan valores naturales muy interesantes. Un cambio de calidad de agua, de calidad de las márgenes, de la vegetación, etc.

A.L. — Nos decía que en el año %2798 el Plan de Ordenamiento Territorial puso la figura de este plan especial como ordenamiento territorial.

¿Qué pasa cuando registran una infracción cualquiera sea en los márgenes del arroyo Miguelete? ¿Qué tipo de respuesta tienen? ¿Hay una policía territorial?

R.M. — Ese tema es justamente uno de los instrumentos jurídicos que el municipio estaba necesitando, y la nueva Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible da un marco jurídico. El hecho de que las intendencias puedan tener una policía territorial especializada en los aspectos territoriales que tienen que ver con las ocupaciones irregulares, tienen que ver con el uso irresponsable del territorio en términos de actividades, el relleno de bañados, la tala de bosques nativos, etc. y la intendencia está en estos momentos -y tal vez sea unos de los puntos para la nueva administración que puede tener resultados-, preparando la instalación de una policía territorial a los efectos de fiscalizar y eventualmente sancionar actividades que no se correspondan con la norma.

A.L. — ¿Puede decir para cuándo entraría en funciones esa policía territorial?

R.M. — No, no me atrevería -no estoy mucho en la interna de ese tema-, pero sí me consta que es una preocupación del Departamento de Planificación en la intendencia, buscar la forma de darle contenidos a este marco jurídico que la Ley de Ordenamiento Territorial ha puesto a disposición de los municipios y que no solamente es un instrumento que habilita a que los municipios ejerzan la policía territorial sino que además los confronta con esa responsabilidad. No es solamente una opción sino que es diría que una obligación, velar de manera institucional por el uso responsable y jurídicamente aceptable del territorio.

 

Acceda aquí a las imágenes del rodaje de Producción Nacional – Una Mirada al medio ambiente en el arroyo Miguelete

No hay comentarios

Dejar respuesta