«Los trabajadores, si se juntan, se ponen a pensar y tratan de hacer las cosas bien, las pueden hacer».

0
1124
Integrantes de la cooperativa Profuncoop en plena actividad.

Profuncoop es una cooperativa metalúrgica integrada por 12 trabajadores que confecciona luminarias de aluminio y farolas coloniales para la Intendencia de Montevideo.

Los 12 trabajadores de Profuncoop, una cooperativa metalúrgica que confecciona luminarias de aluminio y farolas coloniales para la Intendencia de Montevideo, fueron los protagonistas del primer programa de Producción Nacional en TV Ciudad. Luego del convenio con la IMM, Profuncoop apunta al crecimiento del proyecto, con producción para las intendencias del interior del país y AFE, entre otros organismos.

Entrevista emitida el lunes 26/05/08 en Producción Nacional – 1410 AM LIBRE

 

Alejandro Landoni – La Cooperativa metalúrgica PROFUNCOOP está confeccionando luminarias de aluminio para el alumbrado público de la Intendencia de Montevideo (IMM). Este acuerdo es fruto de un largo proceso, que comenzó en el año 2003, en el cual participó la UNTMRA el sindicato metalúrgico, el Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT, la Facultad de Ingeniería, la UTU y la propia Intendencia a través de su Unidad Técnica de Alumbrado Público.

La comuna estaba comprando luminarias importadas, porque no había ninguna empresa nacional que las hiciera teniendo en cuenta los aspectos vinculados a la calidad que se requiere, decidió crear una cadena de valor dentro de nuestro propio país, y así surgió el acuerdo con este grupo metalúrgico que se constituyó en una cooperativa. Para que tengan una idea, en Montevideo hay en este momento 80.000 luminarias instaladas, de las cuales 32.000 necesitan algún tipo de refacción, en tanto que la Intendencia promociona que van a poner 15.000 nuevos picos de luz en el departamento de aquí al año 2010.

Para conocer a los integrantes de esta cooperativa, algunos de los protagonistas del programa de esta noche de Producción Nacional en TV Ciudad, les presento tres invitados. Enrique Silva es el presidente de la cooperativa, Mario Chávez el secretario y Carlos Areán, el tesorero. ¿Qué tal?

 

Carlos Areán – Buenas tardes, mucho gusto y muchas gracias por la invitación.

 

AL – El día de la filmación Areán no estaba…

 

CA – No estaba, tenía un problema personal y no estuve presente el día que fueron ustedes.

 

AL – Después nos va a comentar que le contaron sus compañeros sobre la filmación, pero eso vamos a dejarlo para el final.

¿Cómo viene la elaboración de las luminarias? Ustedes tienen un acuerdo con la IMM, ¿cuántas luminarias y cuántas farolas coloniales están haciendo?

 

Enrique Silva – Ya hemos entregado a la Intendencia 1.200 farolas. Algunas están  colocadas en plazas de Montevideo como el Rosedal, y algunas plazas más.

Con eso hemos culminado un período. Hay que destacar que la cooperativa también participó en el diseño del modelo de la farola, se copió un modelo y se rediseñó el modelo, y eso ya está colocándose.

 

AL – Esas son farolas pequeñas en comparación a otras, hay unas farolas coloniales realmente espectaculares, ¿de qué medidas son?

 

ES – Son grandes, tienen casi 1,35 metros con el mástil, tienen un diámetro bastante grande, lleva, 8 barras de aluminio, y a su vez en cada barra hay 35 cm. de vidrio, es una farola que pesa bastante, tiene un buen porte. Para aquellos que pasan por la IMM, al lado del quiosco que está por Ejido casi 18 de julio, hay una columna que tiene una farola central, esa es la farola colonial.

Bueno, para el orgullo de la cooperativa y de los compañeros, entramos en una licitación que abre la IMM para fabricar este tipo de farola, y ganamos, para hacer 25 farolas, que ya están fabricadas. Ahora vamos por la renovación de esa licitación, que serian 25 farolas más.

 

AL – Esta cooperativa metalúrgica que tiene 12 integrantes, está funcionando en un viejo galpón de AFE, en Peñarol. Desarrollan un oficio casi en vías de extinción, como es la fundición en tierra, reciclan el aluminio con el cual hacen estas farolas. Esas luminarias son nacionales, desarrolladas aquí en el Uruguay, con el apoyo no sólo del Instituto Cuesta Duarte a la hora de analizar la viabilidad del proyecto, la Facultad de Ingeniería, a la hora de probar los materiales para que no le entre ni agua ni tierra, a la hora de ver que la luz salga de forma uniforme, trabajaron también con la UTU, con la gente del Centro Comunal 11, en fin, una amplia cadena de valor se armó allí para llevar adelante este emprendimiento.

¿En el tema de las luminarias cómo vienen, en qué situación están?

 

Mario Chávez Hace más o menos 15 días estuvieron terminadas las placas, o sea, el molde que vamos a empezar hacer, y estamos en conversación con la IMM para firmar el convenio por las 6.000 luminarias. Están bastante avanzados esos convenios, pero también digamos que la intención de la cooperativa es ampliar el proyecto, porque 12 somos pocos para tanto trabajo que viene, y también están interesadas las Intendencias del interior, por ejemplo Maldonado, Canelones. La Intendencia de Canelones ya nos ha pedido que desarrollemos otros productos y estamos en ese modelo…

 

AL – ¿Siempre dentro de la parte de las farolas?

 

MC – Si. La particularidad es que Canelones quiere un modelo distinto al desarrollado para Montevideo y Maldonado. Le estamos desarrollando un producto para después mostrarle, que le interesó bastante.

 

AL – A nivel del costo final, ¿son competitivas estas farolas en comparación a las importadas de igual calidad?

 

MC – Son mucho más competitivas. Nosotros fundimos en tierra porque aprovechamos la chatarra, la chatarra en el Uruguay es materia prima cautiva, que hasta esta este momento no se utilizaba mucho, hoy sí se utiliza y abarata los costos. Si hablamos de fundirla en una eyectora encarece muchísimo, porque hay que trabajar con aluminio puro.

Son totalmente competitivas, estamos mucho más bajo que las importadas, y con todo lo que genera mano de obra nacional pagando BPS, IVA.

 

AL – ¿Los sueldos que se pagan ustedes mismos como cooperativistas, son según los laudos del sector?

 

CA – Si, nosotros como cooperativa, por supuesto cuando nos formamos tuvimos que discutir todo este tipo de cosas. En un primer momento nos fijamos un salario acorde a las circunstancias que estábamos viviendo, tenemos el laudo del sector, pero en cada asamblea siempre está el tema de nosotros mismos ir regulando eso, es decir, como tesorero y otros compañeros que me dan una mano, estamos en esa tarea de proyectar la cooperativa hacia adelante. Los costos fijos, como dijo el compañero, el BPS, el IVA, el Banco de Seguros del Estado y el tema salarial, nosotros peleamos por un salario digno, pero tenemos que ir paso a paso, porque no nos podemos desviar y comprometer el proyecto. Entonces estamos respetando el convenio de nuestro sindicato, UNTMRA, y nos hemos fijado los aumentos salariales del convenio que actualmente está vigente y que está casi por terminar.

 

AL Ustedes hacen un trabajo de capacitación entre los propios integrantes, a la hora de manejar un material que es muy peligroso, ¿no? Porque el aluminio fundido -que ustedes lo van a ver esta noche en TV Cuidad-, lo sacan del horno a 800 grados, en forma totalmente líquida, rojo, como decía un compañero de ustedes, Fuentes, que nos explica esa parte del trabajo, y claro el contacto con ese material es inmensamente peligroso.

 

ES Si, nosotros lo primero que consideramos es la salud y el cuidado de aquellos compañeros que estamos arriesgando en ese momento. Si llega a reventar un tacho, puede pasar algún imprevisto, el material salta como agua, y donde ese material haga contacto va a agujerear, lastima y puede llegar hasta el hueso. Entonces nosotros siempre tratamos de estar todos medianamente capacitados para cubrir todo ese tipo de puestos, el más bravo sería el horno. Pero siempre tratamos de tener un cierto cuidado cuando se maneja el tema del material, cuando se vierte el material en la caja, cuando se saca el material del horno.

Hay compañeros más experientes en la materia, otros que nos fuimos “fogueando” en la UTU, y ahí adquirimos una experiencia, fuimos con los maestros, que la verdad fuimos muy bien aceptados, nunca pensaron que nosotros íbamos a asumir, porque hay gente que tiene mucha edad, acá algunos compañeros lo van a tomar en broma, pero a veces es difícil que una persona grande pueda aceptar o comprender algunas cosas. Todos lo fuimos asimilando muy bien, los profesores nos fueron enseñando muy bien como era la tarea y nosotros ahora la aplicamos, y mantenemos el cuidado necesario, aunque esto no quita que mañana pueda pasar un accidente.

Pero trabajamos, se va a ver, se trabajan con guantes que son adecuados para trabajar con altas temperaturas, hay que tener delantal de cuero, campera de cuero y después tener el cuidado necesario, no pasarse de velocidad cuando uno va con el tacho, tratar de volcar a tiempo. Ya más o menos los compañeros nos conocemos y eso es una tarea coordinada, acá tratamos antes de fundir, se sabe que caja se va a fundir primero, no se pasa uno al otro.

 

AL – ¿Qué recuerdan ustedes del día del rodaje? Este fue uno de los primeros rodajes que hicimos, y ya tiene algunos meses. ¿Qué recuerdan ustedes que les haya llamado la atención?

 

MC – Para nosotros es toda una novedad ver cámaras de televisión, equipos filmando y que estén filmando nuestro propio trabajo. Más que nada tenemos expectativas de ver el programa,  nos queremos ver en la tele nosotros, nuestra familia. Pensamos que es positivo para la cooperativa y para los emprendimientos de este tipo, para que llegue a un medio como es la televisión, nos vemos con demasiada importancia.

 

AL – El gorro que tenía Fuentes el día del rodaje, un gorro que rojo con letras amarillas que decía UNTMRA, ¿lo había llevado expresamente o lo sigue llevando?

 

ES – No, lo sigue llevando. Es un gorro que lo adquirió en los últimos Consejos de Salarios, aún sigue llevando ese y alguna otra cosa más que le hemos querido quitar, pero se ve que es aferrado a eso y sigue con eso.

 

AL – Areán, ¿qué le contaron a usted que no estuvo ese día, qué fue lo primero que le dijeron?

 

CA Por supuesto que en el caso mío tengo una enorme expectativa, porque no estuve presente el día de la filmación. Al otro día cuando fui a trabajar le pregunté a los compañeros. Una gran novedad, porque uno como trabajador, el tema de las cámaras, de los periodistas, el venir a una radio, a todo eso no estamos muy acostumbrados nosotros, y estamos como encantados.

 

AL – Estuvimos esperando para coordinar el rodaje justamente para que ellos tuvieran material para fundir, y que prendieran el horno, que sin duda es lo más vistoso. Para nosotros, para el equipo de Producción Nacional y para el equipo de TV Cuidad, fue inmensamente positivo y muy fructífero haber ido a esta cooperativa, por ver un grupo de gente que antes eran empleados, que se quedaron sin trabajo, y que con una constancia enorme y con un trabajo muy importante a nivel de elaboración de proyectos y de aguantar, porque hay que aguantar tanto tiempo como estuvieron ustedes sin laburo, esperando para hacer la cooperativa y todo el tiempo que demora hacer un acuerdo con un organismo público como la Intendencia, ver el trabajo, verlos trabajar, que nos enseñaran a nosotros cómo se hace una luminaria, ver un oficio casi en extinción, que nos contaran desde “la tierra de Migues”, como ustedes dicen con la que trabajan, fue muy gratificante realmente para nosotros.

 

ES – Yo quería remarcar sobre lo que tu decías de la filmación, todo los compañeros -excepto Areán que no estuvo- estamos encantados con el tema, más allá de que para nosotros lo primordial es la esencia de poder demostrar que los trabajadores si se juntan y se ponen a pensar y tratan de hacer las cosas bien, se pueden hacer.

Lo otro es el rescate que hacemos nosotros del oficio, que esta casi extinguido. Nosotros pasamos por la UTU, eso lo quiero remarcar, y bueno en la UTU no hay chiquilines que estudien fundición, tenemos una UTU que esta parada. Estuve la semana pasada para hablar con los profesores y para ver cómo iban todos estos temas, y estaban contentos porque tenían tres muchachos aprendiendo el oficio. Es una de las cosas que nos extrañaba a nosotros, de tener cero personas a tener 16 personas en el curso, estaban como locos, y eso es bueno porque más allá que nosotros no le decimos “No” a la tecnología, en principio hay que aprender a caminar para poder correr, esto es lo que nosotros tratamos de impulsar, primero rescatar el oficio en tierra, que no se va a perder nunca, porque siempre va a ver algo para hacer.

 

AL – Siempre hay series cortas para trabajar, donde sería imposible generar una matriz industrial, que vale más de U$S 50.000, o a veces mucho más. En cambio, esta cooperativa, estos trabajadores tienen la  tecnología para hacer una matriz corta, y hacen muchas más cosas, piezas para AFE, manijas para heladeras industriales…

 

ES – Estamos haciendo un horno nuevo para fundir bronce, hay muchas piezas, mucho mercado en Montevideo. Probablemente en un mes podamos fundir piezas de bronce, se hicieron piezas de muestra de gran porte para AFE, para comprobar que la cooperativa está en condiciones de poder hacer esas piezas. También hacemos bancos de plaza.

 

 

Para ver fotos “detrás de cámaras” del programa Producción Nacional en Profuncoop haga click aquí.

 

Desgrabación: Mariale Perlini.

Edición: Lic. Cecilia Álvarez.

No hay comentarios

Dejar respuesta