«Hay que aprovechar las oportunidades»

1
1892

Anselmo Umpiérrez es uno de los 23.000 jóvenes que pasaron por los cursos de capacitación de Projoven, un programa de la Junae y el Inju que promueve el empleo juvenil. En diálogo con Alejandro Landoni, Anselmo contó su historia de vida, una vida que cambió por el nacimiento de su hijo y la posibilidad laboral que surgió por el curso de Metalurgia.

Con Anselmo Umpiérrez, egresado de Projoven
Entrevista emitida el lunes 28/07/08 en Producción Nacional – 1410 AM LIBRE

Alejandro Landoni – El 25% de los jóvenes uruguayos no estudia ni trabaja. Ante esta realidad, Projoven, un programa de la Junta Nacional de Empleo (Junae) y el Instituto de la Juventud (Inju), instrumentó una estrategia para insertarlos en el mercado laboral. Este programa funciona desde el año 1994, se financia con el Fondo de Reconversión Laboral, ya ha organizado 900 cursos, en los que participaron 23.000 jóvenes.

El programa realmente tiene unos porcentajes de éxito muy interesantes, partiendo de la base que el 70% de los jóvenes nunca había trabajado en un empleo formal, y el 60% de los que participaron en los cursos lograron conseguir un trabajo. Projoven tiene un mecanismo muy particular, porque le pide a instituciones de capacitación que ausculten el mercado, que se analicen cuáles son las necesidades que tienen las empresas y a raíz de ese resultado se organizan los cursos de capacitación. Se licitan y Projoven los financia.

En Producción Nacional entrevistamos algunas veces a autoridades de Projoven, entrevistamos a los que dan los cursos, pero hoy es el turno de conversar con uno de los egresados de estos cursos que está trabajando en este momento en una barraca de hierros ubicada en la Rambla Portuaria. Tiene 20 años y un hijo de un año y medio, que se llama Lucas.

Anselmo Umpiérrez es uno de los protagonistas del programa Producción Nacional en TV CIUDAD que se emite esta semana en los cables de Montevideo y también el Cable Plus en Ciudad de la Costa. Egresó de los cursos de Projoven donde hizo un curso de Operario Metalúrgico, que le posibilitó entrar (ya hace 10 meses), en una barraca de hierro donde ahora está trabajando básicamente en la guillotina y con el guinche, pero en el momento en que nosotros fuimos a filmarlo hace un par de meses en la barraca de hierros APPEL SA, estaba cortando discos de hierros y trabajando con una máquina peligrosa porque larga fuego.

Contános qué haces en la Barraca. ¿Cuál es tu trabajo?

Anselmo Umpiérrez – Actualmente todos, desde agarrar el guinche hasta cortar (que es el principal), estoy continuamente con el pico. Ahora no,—porque estoy con otros muchachos que entraron también por el curso de este año—, que están cortando. Pero más bien estoy para auxiliarlos, darles algún aliento, algún consejo que necesiten y después mayormente en la guillotina para cortar.

AL – Cuando fuimos, Anselmo estaba cortando discos de hierro y trabajaba con un aparato bastante vistoso y peligroso. ¿Qué era eso?

AU – Ese es el pico de corte, que funciona con oxígeno y gas.

AL – Y que larga fuego y chispas para todos lados.

AU – Sí.

AL – Tenés que estar muy concentrado realmente, porque eso te puede provocar un daño.

AU – No, no es concentración en sí, sino que es estar tranquilo y saber lo que estás haciendo. Con la noción de lo que estás haciendo y trabajando tranquilo, ahí sí trabajás correctamente.O sea, que no saltarían las chispas.

AL – Saltan chispas para todos lados cuando Anselmo se pone a cortar discos de hierro. Algunos de ellos son realmente gruesos. ¿De qué tamaño son?

AU – He cortado hasta 3 pulgadas o 3 pulgadas y media, pero a veces vienen pedidos de 4 o 5 pulgadas y hay que cortarlos.

AL – ¿Hace cuánto que estás trabajando en la barraca?

AU – Hace un año, el 25 de setiembre va a ser un año.

AL – A pesar de esta corta experiencia, Anselmo “tiene el oficio de un trabajador ya veterano”, nos dijo el encargado de la barraca.

AU – Y no sé… Agradezco que me lo tomen de esa manera, pero creo que todavía me queda por aprender. Me queda bastante para aprender porque no hace un año que entré, y creo que me falta bastante para alcanzar a los veteranos que están ahí adentro.

AL – De a poco hay que irla llevando.

AU – Queriendo se puede.

AL – ¿Cómo fue que empezaste ese curso, en una institución que se llama Ipru, para aprender este oficio?

AU – Fui hasta uno de los centros de Ipru en el Cerro porque estaba precisando trabajo y tenía amigos que habían trabajado ahí que me dijeron que me presentara, que estaba saliendo una changa ahí para empleado público, para trabajar en las veredas y toda esa historia.

Fui y hablé con una muchacha (creo que era Sandra, pero no me acuerdo bien el nombre), que me dijo que en el momento no había trabajo para vacante, pero me dijo que había salido un curso y me dio todos los detalles, para operar en metalurgia con posible ingreso laboral. Me pidió mi número telefónico y me dijo que si había vacantes me avisaba. Eso fue un viernes y el domingo de tarde me llamó y me dijo que me presentara al otro día en Ipru de Colonia y Martín C. Martínez que me iban a tomar todos los datos, y a los tres días ya estaba en el curso.

AL – Vos ahí ¿cuántos años tenías?

AU – Tenía 19 años.

AL – ¿Ya había nacido Lucas?

AU – Sí, ya había nacido.

AL – El hecho de tener un niño pequeño, o sea tu primer hijo, te cambió la vida.

AU – Sí, de todas maneras. Porque yo era un “jopende” de 14 años, qué iba a pensar qué iba a ser padre a los 19 años. Vivía “la vida loca”, y mi novia quedó embarazada y hubo que afrontarlo.

AL – Y encaraste.

AU – Y sí.

AL – Cuando decías que vivías “la vida loca” ¿a qué te referís?

AU – Divertirme, trabajar cuando quería. Todas esas cosas que de chiquilines decís: “¡pa’ mirá qué bueno que está!”, pero cuando querés acordar estás perdido, y por suerte me salvé antes.

AL – ¿Y al Liceo fuiste?

AU – No, al Liceo no fui. Salí de la Escuela con 15 años por motivos personales que no fueron por falta de aprendizaje; ingresé a la UTU (hice un año en la UTU, no culminé el curso porque era de 3 años y me tuve que mudar), y ese curso era de Metalúrgica e incluía Soldadura, Tornería; varios oficios. Y lo dejé y estuve trabajando en un frigorífico con 18 años y como el salario que tenía ahí no me servía, renuncié habiendo trabajado un año y pico, y ahí ya tenía 19 años y andaba de changa en changa hasta que enganché en el curso.

AL – En el Frigorífico ¿qué hacías?

AU – De todo un poco, en sí era peor. Estaba para acarrear el carro. Después agarré para cuerear al nonato. Estaba en esas cuestiones de acarrear carros y hacer al nonato, que me pagaban extra.

AL – ¿Y la plata no te daba?

AU – No, no. Era muy poco.

AL – ¿Este trabajo es mejor?

AU – Es mejor, se gana un poco más. No es para decir: ¡Qué buen trabajo!, pero da.

AL – ¿Con quién vivís en tu casa?

AU – Últimamente solo. Me separé de mi señora; me abrí de mis padres y ahora tengo mi casa propia y estoy por tener a mi chiquito conmigo.

AL – ¿Estás en ese trámite?

AU – Estoy en ese trámite.

AL – Es complicada la vida en pareja, pero vivir solo también…

AU – Y a veces cuando te llevás mal con la pareja, me parece que es mejor vivir solo que vivir en pareja.

AL – En eso estás.

AU – Estoy en eso, en rebobinar mi vida y volver a hacerla.

AL – Es como tener un nuevo punto de inflexión luego de tener al niño.

AU – Sería como un nuevo punto de avance. No me gustó lo que hice y bueno a veces hay errores que tenés que cometerlos para aprender lo que te sirve y lo que no.

AL – ¿Qué le decís vos a los muchachos que te están escuchando y que están más o menos en un estilo de vida como el que llevabas vos adelante que como decías estabas más para divertirte y que trabajabas lo menos posible y que ahora cambiaste?

AU – Les diría que aprovechen la juventud, que está bueno divertirse pero que a veces hay que tener una moderación para divertirse. Que no todo en la vida es joda. Hay muchos muchachos que dicen: “Dejé a mi novia embarazada y me borro”. A mí me parece que es feo eso, porque a mí fue una de las primeras cosas que me enseñaron de chico y es que si una novia queda embarazada no lo hizo ella sola, fue entre dos y “hay que ponerle el pecho a las balas”.

En la cuestión de divertirse está bueno vivir; hacer la juventud que es lo más lindo, porque después de viejo si no lo hacés te arrepentís porque no lo hiciste. Pero hay que aprovechar las oportunidades también. Yo por suerte pude aprovechar esa oportunidad y hoy por hoy estoy trabajando efectivo.

AL – ¿Cómo te ves dentro de algunos años?

AU – Dentro de unos años me veo gordo, panzón, tirado en casa los fines de semana y mandando gente.

AL – ¿Cuál te parece que sería tu mejor enseñanza para tu hijo?

AU – Mi mejor enseñanza no sería que hiciera todo lo que hice yo porque yo cometí errores, pero mi mejor enseñanza sería que fuera él mismo y que valorara lo que yo hice.

AL – ¿Cómo te llevás con tus antiguos amigos del barrio? ¿Tenés contacto con ellos?

AU – No mucho porque no estoy en el barrio donde me crié, pero me llevo bien a pesar de estar lejos.

AL – ¿Cómo siguen tus seres queridos, tu familia, las distintas evoluciones que vos hiciste?

AU – Con la mayor naturalidad, incluso están casi orgullosos porque vieron mi avance, vieron que he madurado un 190%, —no quiero decir un 200%—, creo que están muy contentos con mi actitud y cómo me estoy comportando en la vida.

AL – Si quieren conocer a Anselmo y su manera de trabajar y muchas otras historias que cuenta en el programa de televisión, este se emite por los Cables de Montevideo y también por Cable Plus que es el Canal de la Costa. No pudo venir Claudio que es el otro protagonista del programa, que también trabaja en APPEL SA, en la barraca de hierros, porque volvió a estudiar y hoy está dando un examen.

¿A vos no te dio para seguir estudiando?

AU – No, porque tengo la vida de padre y me toca llegar a casa y cambiar pañales. En el momento de regresar a casa me toca pasar primero por la Guardería y cambiar pañales.

AL – Y cuando sea más grande Lucas ¿pensás retomar algún estudio?AU – Y posiblemente sí. Quizás haga un curso de Tornería en el horario que me queda después del trabajo.

Desgrabación: Martha Ziman

Edición: Lic. Cecilia Álvarez

Para ver fotos del rodaje de Producción Nacional en TV Ciudad: haga click aquí

1 Comentario

Dejar respuesta