ANII lanza subisidios para jóvenes emprendedores

0
1566

La Agencia Nacional de Investigación e Innovación se ha transformado en la herramienta con la que muchos emprendedores cuentan para hacer realidad sus proyectos. Con el Dr. Edgardo Rubianes, Presidente de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII)

Entrevista emitida el miércoles 27/08/2008 en Producción Nacional – 1410 AM LIBRE

La ANII ya lanzó una veintena de llamados para completar –en una primera instancia- un presupuesto de 15 millones de dólares. La última propuesta apunta a los proyectos de base tecnológica desarrollados por menores de 35 años.

 

Alejandro Landoni – Si usted tiene menos de 35 años y proyecta una iniciativa con una base tecnológica, está pensando en poner una empresa, o ya la tiene pronta y le gustaría crear un producto nuevo, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación está dando subsidios de hasta un 80% para que usted pueda efectivizar su iniciativa.

¿En la actualidad la ANII ha lanzado una amplia gama de llamados?

Edgardo Rubianes – Sí, en realidad son una veintena de instrumentos que desde principios de año se han empezado a desplegar.

Esta primera instancia implicaría algo más de 15 millones de dólares que hacen a la convocatoria.

Eso no quiere decir que se terminen ejecutando en el presente año, porque obviamente un proyecto que es aprobado, después tendrá fases de financiación.

La Agencia tiene previsto un presupuesto superior a los 17 millones de dólares, de los cuales hay unos 15 que son del Fondo Concursable y otros que tienen que ver con algún otro tipo de actividad.

En algunos casos también son partidas que ya están prefijadas. Por ejemplo, los que ejecuta el Programa de Cooperación de la Unión Europea, y ese programa tiene predeterminado algunos apoyos tanto al Polo Tecnológico de Pando como al Centro de Ensayo del Software, o al Instituto Pasteur. Son montos ya acordados y lo que la Agencia hace es transferirlos y hacer un seguimiento del cumplimiento de las metas que son necesarias de alcanzar para recibir nueva cooperación de parte de la Unión Europea.

A.L. – ¿En qué se basan para elegir el tipo de proyectos que van a apoyar? Me refiero a quiénes son los que resuelven qué sector o que tipo de emprendimiento van a ser beneficiados

E.R. – Hay un Plan Operativo Anual que fue discutido en el marco del directorio a fin del año anterior y los primeros meses de este año. Este fue nuestro Primer Plan Operativo.

Ese Plan Operativo, reflejaba lo que eran los lineamientos y el mandato que desde el punto de vista de la investigación y de la innovación nos fue transferido como Agencia. Esto hace que cuando se acordaron las fuentes de financiación que hoy tiene la ANII que son: un préstamo del Banco Mundial, un préstamo de BID, una cooperación de la Unión Europea y fondos presupuestales votados en el nivel parlamentario, ya tenía algunos indicadores o metas concretas tanto en el área de investigación como en la innovación.

El directorio y la estructura de la Agencia va a establecer anualmente, —lo hizo por lo menos este año—, un Plan Operativo Anual. Ese Plan es aprobado por el directorio, es enviado al CONICYT (que es un órgano de asesoramiento). De acuerdo a la nueva legislación este organismo le da un nuevo diseño a la institucionalidad de ciencia, tecnología e innovación al país.

El CONICYT opina, hace comentarios, pregunta, aporta y finalmente la Agencia va llevando adelante esos distintos aspectos del Plan Operativo.

Pero además, las bases de esa veintena de instrumentos que están siendo lanzados y se están desplegando a lo largo de este año, son enviados al CONICYT para recibir los comentarios.

La ley establece ese requisito que permite un ida y vuelta con actores trascendentes del Sistema Nacional de Innovación. Dentro de los 30 días de haber recibido el material enviado por el directorio, el CONICYT debe dar su opinión y en general todas esas opiniones son tenidas en cuenta para mejorar el diseño del instrumento.

Hay una serie de instrumentos que ya han sido aprobados o comentados por el CONICYT y que todavía no los hemos lanzado públicamente.

El desplegar una veintena de instrumentos es todo un desafío porque eso implica no sólo la comunicación de estos instrumentos, sino generar todas las estructuras necesarias para darle el soporte operativo al seguimiento de las convocatorias. Y por eso es que algunos todavía, si bien están instrumentados y las bases aprobadas etc., no se pueden desplegar. El problema es que no tendríamos capacidad de recursos humanos, porque tampoco podemos tener una estructura de recursos humanos numerosa cuando sabemos que luego cuando esté el régimen, va a poder ser llevada adelante la convocatoria con un número más reducido de individuos.

A.L. – Allí hay un cuello de botella.

E.R. – Claro. Tenemos las condiciones, tenemos el dinero; necesitamos acompañar la capacidad operativa con las convocatorias y el cierre de las convocatorias.

A.L. – Una de las convocatorias que está se lanzó ahora, y que su cierre es el 22 de setiembre, tiene que ver con la posibilidad de financiar proyectos de jóvenes emprendedores. ¿Son emprendimientos concretamente de base tecnológica para menores de 35 años?

E.R. – No solamente son de base tecnológica, se amplía un poco el espectro. Están basados en innovación en productos y en procesos que tengan que ver con el mercado y que antes hayan sido validados tecnológicamente. En realidad, sí; lo podemos definir como de base tecnológica.

A.L. – ¿Qué quiere decir validado tecnológicamente?

E.R. – Quiere decir que de alguna manera, en algún tipo de instancia exista una fase de validación. Para poner un caso: alguien que es un estudiante de grado o posgrado que tiene un proyecto o una idea en la cabeza que la quiere llevar adelante. Supongamos que se trata de la tesis de un estudiante de posgrado que ya fue aprobada por un tribunal.

O sea, haber pasado por algún tipo de estas instancias, porque necesariamente la propuesta debe tener este sustento. Luego va a ser analizada la capacidad del emprendedor de poder llevarla adelante.

La capacidad y la habilidad que tiene el emprendedor para construir una nueva empresa dirigida a difundir, a crear o a poner en marcha ese producto o ese proceso.

A eso me estoy refiriendo con el aspecto de validado tecnológicamente.

A.L. – Es para menores de 35 años.

E.R. – Para menores de 35 años. Estamos apuntando a un nicho.

Hay una serie de programas y ustedes han sido por demás eficientes en difundirlos, que apuntan a apoyar emprendimientos. Se trata de programas que tienen aspecto de estímulo de «capital semilla» o de capital inicial que corren algunos riesgos como el Fondo Emprender, o Fundasol. Por suerte en los últimos años se han desarrollado una cantidad y son parte de las novedades importantes que tiene el Sistema Nacional de Innovación que se está expandiendo.

Pero nosotros encontramos que hay un espacio de alguna dificultad que nos fue trasladada incluso por gente que trabaja en estos programas. Se trata de aquel que tenía una idea, un prototipo o algo viable de alguna manera tecnológicamente que quiere llevarlo adelante. Podía conseguir el apoyo financiero como para armar una empresa, pero en realidad, la tenía que trabajar los sábados y los domingos porque tenía que vivir de algo durante el tiempo que estaba instrumentando su empresa.

Veíamos la necesidad de algún apoyo financiero específicamente para jóvenes que quieran desarrollar un emprendimiento pero que necesitan un cierto tiempo de completar su capacitación, desde el punto de vista empresarial, para ver cómo desarrollar su empresa, para vivir, para poder dedicarse a full a ese emprendimiento que quiere llevar adelante.

En función de eso es que se diseñó este programa en particular. Para diseñar este programa estuvimos bien asesorados con los responsables de los otros programas que señalaba y que de alguna manera complementan este proyecto.

En particular, el trabajo de la Agencia está destinado a articular actores y a tratar de que no se generen vacíos o «agujeros negros» en temáticas, en necesidades de expansión del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Entendimos que había que crear una «ventanilla» para ese tipo de joven con esas características. De ahí la iniciativa tomada y lanzada que está siendo difundida en estos momentos.

A.L. – Los que quieran tener a las bases de este llamado que vence el 22 de setiembre ¿cómo pueden acceder a ellas?

E.R. – Tienen dos vías: la página web de la Agencia están todas las bases de esta convocatoria así como de otras que están dirigidas a promover la innovación y a promover la investigación y es: www.anii.org.uy. Allí están los formularios para llenar y también la comunicación telefónica por el 916.69.16 que es el teléfono de la Agencia, donde van a ser atendidos por alguno de los integrantes de la estructura de la ANII para dar respuesta a todas las preguntas que tengan.

Por supuesto que en la página web también hay un correo electrónico para comunicarse por vía electrónica.

No hay comentarios

Dejar respuesta