Democratizar la cultura

0
960

El Ministerio de Educación y Cultura está realizando la tercera convocatoria para la realización de proyectos en Fondos Concursables.

Con Begonia Ojeda, integrante del equipo que lleva adelante el proyecto de Fondos Concursables en el Ministerio de Educación

El plazo para presentarse es entre el 2 y 6 de marzo y son  15 las categorías que se incluyen en este llamado a concurso. Begonia Ojeda, integrante del equipo que lleva adelante el proyecto se refirió a la renuncia de seis miembros del jurados ante el cambio de bases, calificando el hecho como “un bullicio muy mediático”. Dijo que las renuncias fueron «una lástima» y ratificó que las modificaciones «son más justas» y que no cree que se altere la transparencia.

 

 

Entrevista emitida el martes 17/02/09 en Producción Nacional — 1410 AM — LIBRE

 

 

“La cultura es capital”, ese era el título del informe realizado por el economista Luis Stolovich y todo un equipo, donde cuantificaba la importancia que tiene a nivel económico la cultura. No sólo para lo que tiene que ver con la identidad nacional, sino, sobre todo, desde un punto de vista económico; la cantidad de empleo bien remunerado y calificado que producen las actividades culturales.

 

En este marco es que el Ministerio de Educación y Cultura está realizando la tercera convocatoria para la realización de proyectos en Fondos Concursables.

 

Son $ 17:000.00 los que se van a invertir en 15 categorías que van a subvencionar proyectos en Arte, Patrimonio y Tradiciones Culturales que pueden desarrollarse en todos los puntos del país.

 

El período para presentar los proyectos es del 2 al 6 de marzo, pero se ha hecho un calendario bastante interesante de charlas previas para que más instituciones y más personas puedan generar sus proyectos y presentarse a esta convocatoria, que han tenido también sus discusiones por algunos cambios en las bases de los llamados una vez que los mismos se habían publicado.

 

 

Alejandro Landoni — ¿Cómo podría explicarnos qué son estos Fondos Concursables?

 

 

Begonia Ojeda — Los Fondos Concursables son fondos públicos que por la ley que se creó en diciembre de 2005, se llaman a concurso y se tienen que postular a través de proyectos.

 

Todos los años se han instrumentado diferentes partidas de dinero —que este año se vio aumentada en $ 17:000.000—, y para poder postular para el Fondo tienen que presentar un proyecto en algunas de las categorías que en este caso son 15 de las que se están llamando a concurso.

 

 

A.L. — Realmente han tenido un éxito importante por lo menos a nivel de las propuestas. Si no recuerdo mal, el año pasado se habían presentado 661 proyectos.

 

 

B.O. — Sí, exactamente y más o menos se premiaron el año pasado, un entorno del 10% (57 proyectos).

 

Este año se duplica la cantidad de dinero y por lo tanto hay más dinero para poder premiar los proyectos.

 

 

A.L. — ¿Cuáles son algunas de esas 15 categorías a las cuales la gente se puede presentar?

 

 

B.O. — Las categorías son: Artes Visuales, Teatro, Danza y Música; Prensa Escrita y Radio (que es para generar contenidos culturales para esos medios de prensa escrita o de radio); Investigación y Ensayo; Filosofía (que es una categoría para presentar proyectos de investigación en Filosofía), pensada fundamentalmente porque el año pasado el Día del Patrimonio fue dedicado a Vaz Ferreira; Letras (única categoría donde se presentan no proyectos, sino obras en sobre cerrado y con seudónimo y se presentan obras terminadas de: Cuentos, Literatura Infantil, Narrativa); funciona como un concurso clásico de obras literarias.

 

Después, publicaciones especializadas en cultura, —que es una categoría como para hacer revistas o publicaciones periódicas específicas sobre una temática cultural—; Creación y Puesta en escena en Teatro y Danza —se llama a investigar en esas dos artes y después hacer la puesta en escena; Formación y Capacitación —categoría donde los postulantes pueden presentar no un proyecto pero sí una postulación a una beca de formación del postulante para hacer un curso determinado.

 

 

A.L. — Ud. mencionó cosas concretas en las cuales se puede utilizar el dinero. Un espectáculo de danza o —como Ud. anteriormente mencionaba—, una categoría de Prensa Escrita o de Radio ¿en qué pueden utilizar el dinero?

 

 

B.O. — Precisamente es para éso, para generar un proyecto que genere un contenido específico para un medio de prensa escrito o radial que puede ser separados o juntos.

 

O sea, que yo puedo hacer un programa que sale al aire en determinadas radios y que a su vez tiene encarte en un medio de prensa escrito. Un programa cultural profundizando por ejemplo sobre la vida de determinado pintor o sobre las tradiciones rurales.

 

El énfasis de cualquiera de los proyectos que se presenten en esta convocatoria tiene que estar enmarcados dentro de lo que los Fondos Concursables definen como cultura.

 

Como Ud. anteriormente dijo: Arte, Tradiciones y Patrimonio; si entra dentro de eso y dentro de lo que Fondos Concursables establece en las bases generales, perfectamente puede ser un proyecto presentable en cualquiera de esas categorías o una que es muy genérica que se llama “Otros proyectos culturales”.

 

 

A.L. — ¿Ahí entra todo lo demás?

 

 

B.O. — Exacto, pero … todo lo demás mientras que esté restringido a lo que se entiende por cultura; no cualquier proyecto.

 

 

A.L. — Ya realizaron dos convocatorias —ésta es la tercera—; Ud. me decía que este año se piensa duplicar esa cifra.

 

¿Cuáles son las principales experiencias que sacaron de las dos convocatorias anteriores?

 

 

B.O. — ¿De los proyectos premiados?

 

 

A.L. — Sí

 

 

B.O. — Ha sido muy rica y muy vasta, porque tenemos proyectos muy diversos, desde Artes Escénicas puntuales como Teatro y Danza —donde circulan y creo que generan un impacto muy grande también en el interior, porque los proyectos van hacia diferentes departamentos y hacia sus localidades muy pequeñas. Eso es un estímulo de los Fondos Concursables: desconcentrar la cultura; democratizarla y que vaya a sectores muy alejados de Montevideo.

 

Hay una mayor concentración geográfica de la cultura y eso ha sido un gran impacto en la población porque es visual y porque está circulando un grupo de Teatro, de Danza en pequeñas localidades y también han sido proyectos de investigación —que quizás son menos visibles los relatos gráficos—; hay productos culturales concretos pero por ahí no es tan visible en los efectos de la gente que se acerca a eso.

 

Prácticamente todos los proyectos, no de 2008 pero sí en la primer convocatoria de 2006 y 2007 (que se llamó a dos presupuestos en un mismo año), están prácticamente todos cerrados.

 

Fueron 97 proyectos premiados en esa convocatoria.

 

 

A.L. — Estos $ 17:000 son para las categorías de Arte, Patrimonio y Tradiciones Culturales que pueden presentarse en todo el país.

 

El plazo para presentarse es entre el 2 y 6 de marzo. El Ministerio ha realizado unas cuantas charlas para tratar de obtener mayor cantidad de propuestas.

 

Este año, un cambio que se efectuó en las bases del llamado, provocó que seis de los jurados renunciaran a su cargo.

 

Con fecha 20 de enero —después que las bases se habían publicado—, el ministro interino de Educación Felipe Michelini firmó una resolución que permitió que los proyectos que hubiesen obtenido más del 75% de los puntos, pero presentasen algún tipo de carencia, podrían ser modificados.

 

De esta forma, el jurado de Viabilidad —es uno de los jurados de los muchos que hay en estas categorías—, podría efectuar recomendaciones y el responsable del proyecto va a tener 72 horas para ajustar o adecuar su propuesta a esas recomendaciones efectuadas.

 

Así, también se dejaba sin efecto el carácter eliminatorio de los requisitos formales para este jurado de Viabilidad.

 

Según el decreto, las autoridades entendían que de esta forma se flexibilizaban las bases, lo que posibilitaba que más personas tuviesen más participación en el llamado.

 

Lo que nunca se imaginaron —me parece a mí—, es que seis de los jurados renunciaran a sus cargos en base a esta modificación.

 

Por ejemplo, Alexandra Morgan (una de las renuciantes), mencionaba que le resultaba por lo menos incómodo que le cambiaran las bases del concurso una vez que el llamado había sido publicado.

 

¿Qué evaluación hace la organización de todo ésto que pasó a finales de enero?

 

 

B.O. —Es una lástima que algunos jurados hayan renunciado a la convocatoria de 2009, pero el Director Nacional de Cultura valoró —y nosotros compartimos desde el equipo de Fondos Concursables—, que las bases tal cual y como habían sido aprobadas.

 

Tenían esa rigidez (que el año pasado sucedió), que el jurado de Viabilidad podía eliminar proyectos cuando alcanzaban su etapa máxima de evaluación del jurado de contenidos culturales, que podían ser eliminados por algún problema de viabilidad.

 

Ahora, lo que se está diciendo es que si tienen algún problema de viabilidad los proyectos que alcanzaron el 75% del puntaje de contenidos culturales, no puedan ser eliminados, sino que si tienen algún problema de viabilidad entonces, el jurado de Viabilidad les informe en qué están fallando y ellos tienen 72 horas de poder modificar los aspectos de problemas que tenían en viabilidad.

 

 

A.L. — ¿Qué quiere decir la viabilidad? ¿Me puede dar un ejemplo?

 

 

B.O. — Por ejemplo, que le falte alguna carta de compromiso. Por ejemplo, un proyecto de la categoría de Prensa Escrita y Radio tiene que hacer un programa radial en combinación con determinado medio y le faltaba la carta de ese medio entonces, era descalificado porque no tenía esa carta.

 

En ese caso, si se detecta que faltan algunas cartas o hay algún problema en el presupuesto, se llama al proyecto y se les dice dónde están fallando y tiene 72 horas para modificarlo o para conseguir lo que le falte, pero no es descalificado en primera instancia

 

Eso es una ganancia para los postulantes pero se generó un bullicio muy mediático. Creo que no se contempla que para los postulantes a la convocatoria de 2009 de Fondos Concursables, el haber modificado eso, es una ganancia porque les permite no descalificar su proyecto en la medida en que puedan solucionar los problemas de viabilidad.

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta