Innovación tecnológica en las diversas etapas del proceso industrial

0
379

Gerardo Agresta explica los últimos datos sobre innovación en la industria uruguaya y detalla cuáles son las diversas formas de innovar en una empresa. En particular, Agresta enfatiza la importancia de la innovación tecnológica en los productos, procesos, formas de comercialización u organización de un emprendimiento.

Columna emitida el jueves 14/05/09 en Producción Nacional – 1410 AM LIBRE

 

Alejandro Landoni – En la columna anterior, empezamos diciendo qué era innovación…

Gerardo Agresta – La innovación la entendemos como la creación o modificación de un producto, método o servicio, agregando valor mediante su incorporación a las actividades sociales, económicas o culturales. Decíamos que el concepto clave para identificar la innovación era la generación de valor agregado.

A.L. – Y terminamos hablando de una encuesta nacional de innovación en la industria….

G.A. – Si. Existe una encuesta sobre Innovación en la industria uruguaya. Es una encuesta elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, la Dirección de Innovación Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación y Cultura (DICYT) y el Programa de Desarrollo Tecnológico. Los últimos datos que se conocen públicamente se refieren al período 2001-2003.

Durante el período 2001-2003 el 36% de las empresas industriales uruguayas realizó alguna actividad de innovación. Dicho porcentaje es levemente superior al registrado en el trienio inmediatamente anterior (que fue de 33%), sin embargo, al comparar estos resultados se debe tener presente que se produjo un importante cambio en la estructura de la industria uruguaya entre ambos períodos, como consecuencia de la profunda recesión económica y crisis financiera que afectó al país, y que no había sido superada al momento de la aplicación de la encuesta.

Entre 2000 y 2003, el universo de empresas industriales en el Uruguay se redujo en más del 19%, y la reducción alcanzó al 26% en el estrato de empresas pequeñas, que son las que presentan menor propensión a innovar. Esta significativa modificación de la estructura industrial durante el período analizado debe considerarse al interpretar los resultados de la segunda Encuesta Nacional de Innovación, y fundamentalmente para proceder a su comparación con los correspondientes al período 1998-2000.

La encuesta busca conocer si las empresas hacen:

*Investigación y Desarrollo (I+D) interna: Todo trabajo creativo emprendido, dentro de la empresa, de forma sistemática con el objetivo de aumentar el acervo de conocimientos y el uso de este conocimiento para desarrollar nuevas aplicaciones. Incluye investigación básica, estratégica y aplicada, así como desarrollo experimental. No incluye investigación de mercado.

*I+D externa: Las mismas actividades anteriores pero realizadas por otras empresas (incluyendo empresas de la misma compañía) u otras organizaciones de investigación públicas o privadas.

*Si adquieren Bienes de Capital: Adquisición de máquinas y equipos de avanzada específicamente destinados a introducir cambios, mejoras y/o innovaciones en productos, procesos, técnicas organizacionales y/o de comercialización.

*Si adquieren hardware: Adquisición de hardware específicamente destinado a introducir cambios, mejoras y/o innovaciones en productos, procesos, técnicas organizacionales y/o de comercialización.

*Adquisición de software: Adquisición de Software específicamente destinado a introducir cambios, mejoras y/o innovaciones en productos, procesos, técnicas organizacionales y/o de comercialización.

*Transferencias de Tecnología y Consultorías: Adquisición de derechos de uso de patentes, inventos no patentados, licencias, marcas, diseños, know-how, asistencia técnica, consultorías y otros servicios científicos y técnicos contratados a terceros (que no hayan sido incluidos en I+D externa).

*Diseño: Diseño industrial y otras preparaciones técnicas para la producción y distribución no incluidas en I+D. Incluye planos y gráficos para la definición de procedimientos, especificaciones técnicas y características operativas; instalación de maquinaria; ingeniería industrial; y puesta en marcha de la producción.

*Gestión: Programas de mejoramiento en la gestión y organización de la producción, la logística de la distribución y comercialización.

*Capacitación del personal.

O sea que para considerar una empresa como innovativa hace falta muy poco. Que solo sean innovativas el 36% dice que los industriales uruguayos en general son poco innovadores, incluso con este criterio que es muy laxo. Por suerte existen ejemplos muy importantes con alto grado de innovación permanente, pero la enorme mayoría ni siquiera capacita a sus empleados.

A.L. – ¿Cómo se relaciona la innovación tecnológica con este tema de la innovación en la industria?

G.A. – Hay bastante relación, aunque no es del todo lineal.

Para fijar términos veamos la definición de tecnología. Según la Real Academia española tecnología es:

1. Un conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico.

2. Tratado de los términos técnicos.

3. Lenguaje propio de una ciencia o de un arte.

4. Conjunto de los instrumentos y procedimientos industriales de un determinado sector o producto.

 

Ésta última acepción es la que nos interesa principalmente: innovación tecnológica sería algo así como la creación o modificación de un producto, método o servicio, relacionado con los instrumentos y procedimientos industriales, que sea aplicada y que en su aplicación genere valor.

Si volvemos a la encuesta sobre Innovación en la industria uruguaya, vemos que distingue en cuatro tipos de innovación: si había innovación tecnológica en los productos, en los procesos, en la organización o en la comercialización.

Las dos primeras, innovación tecnológica en productos o en procesos ya incluyen la palabra tecnológica, ya están hablando de si las empresas hicieron innovación tecnológica. Las otras son más o menos innovación tecnológica; depende de la forma en qué se haga. Por ejemplo, la innovación en la organización puede estar atada a cómo se organiza el trabajo en función de la tecnología…

A.L. – Claro, ahora por ejemplo hay oficinas virtuales…

G.A. – Claro, ese es un ejemplo. Al cambiar la organización utilizando tecnología para la generación de ese cambio podemos hablar de innovación tecnológica, pero principalmente es organizacional y la tecnología es una herramienta. No se innova en la tecnología sino en su uso.

En innovación en la comercialización hay un ejemplo muy claro que puede ser Amazon vendiendo libros. Debe ser la librería que venda más libros en el mundo, que usa tecnología para generar un nuevo esquema de comercialización y no innova en tecnología, pero sí innova en la aplicación de la tecnología para generar más valor.

A.L. – Hay muchos ejemplos de ese tipo últimamente. La pregunta del millón para una persona que está metida en estos temas es ¿cómo se hace para mejorar estos números sobre innovación tecnológica en la industria uruguaya?

G.A. – La clave parece estar en la capacitación del personal y en animarse a hacer los cambios. El gerente o dueño de una empresa puede tener ideas de cómo mejorar su producción o su producto, los empleados también pueden tener ideas de cómo hacerlo, y es muy probable que el empresario esté dispuesto a escuchar esas ideas (eso sería lo aconsejable). Esas ideas de cambio deberían ser evaluadas y puestas en la práctica si a priori son redituables (es decir, si generan valor).

A.L.– Hay que recordar que hay varios programas que subsidian o ayudan a que esta transferencia se realice.

G.A. – Si, en particular la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) tiene una serie de programas que promueven estas acciones de innovación tecnológica y las subsidian económicamente. Hay que pensar en los procesos de innovación tecnológica para una industria como una oportunidad para mejorar, y pensar que hay un apoyo estatal para que esa innovación se lleve adelante y se concrete.

***

Gerardo Agresta tiene 40 años, es Ingeniero Electricista y Especialista en Gestión de Tecnologías (títulos obtenidos en la Universidad de la República).

Es director ejecutivo de la Fundación Julio Ricaldoni, una institución creada por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República, que busca promover la innovación tecnológica y el relacionamiento de la Facultad con la sociedad.

También es Asistente Académico del Decano de la Facultad de Ingeniería, integra el Directorio del Centro de Ensayos de Software (Consorcio entre la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información y la Fundación Julio Ricaldoni) e integra la Comisión Nacional para la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), donde fue designado por el Ministerio de Educación y Cultura.

No hay comentarios

Dejar respuesta