Ley de Energía Solar: “uno de los mayores logros de este año”

1
453

La Dirección Nacional de Energía y el grupo de trabajo denominado Mesa Solar presentaron este lunes la recientemente promulgada Ley de Energía Solar Térmica.Arq. Alicia Mimbacas, de la Mesa Solar Térmica

La ley declaró interés nacional la investigación, el desarrollo y la formación en el uso de la energía solar térmica. Con la nueva Ley los edificios de todo el país van a comenzar a cambiar su fisonomía. La ley impone que los clubes deportivos, los hoteles, los centros de salud y todos los edificios estatales que se construyan de aquí en más, y gasten más del 20% del consumo total de energía en calentar agua, van a tener que colocar calentadores solares térmicos. De aquí a tres años, también las piscinas climatizadas van a tener que tener calentadores solares térmicos. Las nuevas obligaciones no tienen que ver solo con la recreación o con el turismo, también algunos emprendimientos industriales y vinculados al sector agropecuario, van a tener que comenzar a instalar este tipo de paneles.

Para conocer más detalles de la nueva norma conversamos con la arquitecta Alicia Mimbacas, representante de Centro Uruguayo de Tecnologías Apropiadas (Ceuta) que integra el grupo multisectorial Mesa Solar Térmica.

 

 

Alejandro Landoni — Días atrás nos decía Julio Yarza, — representante de la Asociación Nacional de Micro y Pequeñas Empresas (Anmype) dentro de la Mesa Solar-, que el grupo es un espacio multisectorial que promociona la energía solar térmica en el Uruguay, compuesto por asociaciones de profesionales, intendencias, facultades, ministerios, Ong’s, Fucvam, entre otros grupos.

¿Es correcta esta definición?

Alicia Mimbacas — Sí, justamente una de las características de la Mesa Solar es que nuclea una cantidad de sectores y es también una de sus fortalezas, porque de diferentes ángulos del sector público o del sector privado, cada uno aporta en sus posibilidades y sus competencias para crear instrumentos como para promover la energía solar térmica, que fue el objetivo de la creación de la Mesa Solar.

A.L. — ¿Hace cuánto que se creó?

A.M. — En mayo de 2007 se hizo el lanzamiento de Mesa Solar.

A.L. — Se hizo en la Facultad de Arquitectura.

A.M. — Sí, en la Facultad de Arquitectura. Eso surgió unos meses antes en un Foro de Energía Renovable que hubo en Montevideo; el Ceuta hace la Secretaría de la Mesa Solar y fuimos invitando una a una a todas las instituciones y han ido sumándose y ahora, como usted dijo, hay una cantidad de sectores e instituciones que están participando de la Mesa.

A.L. — Hace cinco años si se hablaba de poner un aparato para calentar el agua con el sol lo miraban a uno como si estuviera loco. Me imagino que esta ley para ustedes debe de ser un avance enorme.

A.M. — Sí realmente que sí, fue uno de los mayores logros que tuvo este año, porque en realidad estamos desde un año y medio formalmente instituidos. Ha sido un logro grandísimo también porque fue por impulso del sistema político — el diputado Jorge Pozzi y el senador Rafael Michelini fueron los que dieron el puntapié inicial a este proyecto de ley —, y hoy una de las cosas que se comentaba en la conferencia de prensa fue la apertura que hubo en el sistema político, en el cual todos pudieron aportar su “grano de arena” en la redacción de este proyecto. Eso fue bien interesante porque fue también un trabajo de equipo.

También hay otros avances que se han tenido. En ese aniversario que se realizó en la Facultad de Arquitectura se hizo un taller en el cual se identificaron las barreras en la tecnología y otra de las barrreras -a parte de la parte normativa y legal- era el tema de capacitación, entonces en este último tiempo se han hecho bastantes cursos para técnicos, para la instalación, para el diseño mismo de las instalaciones solares, lo cual era una debilidad muy fuerte que había en el medio. Poco a poco los técnicos están incorporando, están tomando contacto y familiarizándose con esta tecnología que en realidad ya existía en el país, ya que hay proveedores que tienen más de 15 años en el ramo; ya había cierta experiencia, pero lo que se está haciendo es socializarla entre todos los técnicos.

A.L. — Usted pone el verbo justo: socializarla, difundirla, porque realmente era algo que conocían muy pocos. Esto también ha venido de la mano de un cambio tecnológico, de aparatos que son mucho más eficientes hoy que hace unos cuantos años.

A.M. — Claro, todo lo que es renovable está teniendo un avance grandísimo en cuanto a la eficiencia.

A.L. — ¿Cuáles son a su criterio los aspectos más importantes de esta ley?

A.M. — Usted hizo un muy buen resumen de lo qué es la ley. Básicamente se apunta a todos aquellos edificios que tienen un porcentaje muy alto de su gasto de energía en el tema de calentamiento de agua; no es para todos los edificios sino sólo aquellos que se identifican como grandes consumidores de agua caliente.

A.L. — ¿Es decir para aquellos que ahora gasten un 20% del consumo total de energía eléctrica en calentar agua?

A.M. — Claro. La ley ahora está en etapa de reglamentación; hay un plazo de seis meses para que se reglamente y luego se va a poner en práctica.

Todos los edificios con ese consumo importante de agua caliente van a tener que realizar cambios, pero hay diferentes plazos en la ley: hay un plazo de seis meses para los permisos de construcción incluyan todo lo que son las instalaciones, — todas las acometidas de cañería como para que luego de futuro encarar los colectores solares-. Después hay otros plazos de dos y de cinco años, porque no es algo que sea intempestivo, se busca adecuar un poco la tecnología y el mercado, para que se haga esa compatibilización.

A.L. — ¿Esto va a significar un gasto en una primera instancia? ¿En cuánto tiempo tienen pensando que se recupera esta inversión?

A.M. — Depende de muchas características, obviamente que cada instalación es distinta: depende del consumo que se tenga, de la tecnología que se utilice, de la eficiencia de los colectores y de los costos, pero hay un estimado que estas instalaciones se amortizan en un plazo de entre dos y cinco años. Claro, dependiendo de todas estas características, de si la intervención es más o menos compleja.

A.L. — ¿Cuánto tiempo duraría un aparato de estos?

A.M. — La vida útil se estima como en unos veinte años.

A.L. — Es un ahorro muy importante.

A.M. — Sí.

A.L. — ¿Esto abre puertas para la industria nacional?

A.M. — Sí por supuesto abre puertas. De hecho ya existen instaladores y fabricantes nacionales — los instaladores es obvio que es mano de obra nacional —, pero hay fabricantes nacionales y por supuesto que también hay productos importados.

A.L. — Es decir que no sólo hay que ver lo que se ahorra en energía, sino que también hay que ver que se va a crear más trabajo en el país.

A.M. — Sí, por supuesto, por todo lo que es instalación, diseño, mantenimiento de esas instalaciones, eso es todo mano de obra uruguaya.

Además, un aspecto que no resalté y que es importante es que para garantizar la calidad tanto de los colectores como de las instalaciones, se ha hecho un trabajo muy importante en el marco de UNIT, el Instituto Uruguayo de Normas Técnicas; se ha formado a través del Proyecto Eficiencia Energética, un convenio y se ha creado un comité especializado para concretar normas técnicas. Va a estar normalizado el método de ensayo de los colectores, en los cuales se va a especificar cuál es la eficiencia de cada colector y se está trabajando no solamente en lo que son los propios colectores, sino también en la instalación. Van a ver protocolos seguros de cómo hay que hacer una instalación para evitar errores y que la tecnología se deprecie.

A.L. — Eso es bien importante porque va a haber una suerte de boom a partir de ahora.

En el grupo de Mesa Solar Térmica o en el Parlamento antes de aprobar esta ley, ¿hubo algún estudio de impacto económico en los tres primeros años, que es uno de los plazos principales que pone esta ley, respecto a cuántos clubes, hoteles y edificios públicos tendrían que tener aparatos de este tipo?

A.M. —No, realmente que no se hizo, porque estamos hablando de obras nuevas.

A.L. — Eso es importante: siempre hablamos de obras nuevas.

A.M. — Sí estamos hablando de obras nuevas; no estamos hablando de reformas. Obviamente que no está impedido de hacerlo aquella persona que quiera colocarlo. De hecho, hay muchos hoteles que tienen calentadores sin la necesidad de la existencia de la ley, porque han evaluado su conveniencia y lo han colocado.

Lo que se haga nuevo sí, va a ser exigido en el Permiso de Construcción, que lo tenga.

A.L. — ¿Y qué pasa con los clubes, hoteles y Centros de Salud que ya existen?

A.M. — Bueno, esos van a depender de las evaluaciones económicas del costo-beneficio que evalúen cada una de ellas. Eso depende de cada uno.

A.L. — La ley no los obliga a ellos.

A.M. — No, la ley no los obliga.

A.L. — Esta ley que está promulgada, no está reglamentada.

A.M. — Todavía no, se está trabajando en la reglamentación. En la reglamentación se identifican las reglas de juego.

A.L. — ¿Usted sabe en qué fecha se va a hacer esta reglamentación?

A.M. — La ley estipula un plazo de seis meses para reglamentarla y a quien le compete reglamentarla es al Ministerio de Industria y Energía. De hecho, la Dirección Nacional de Energía y Tecnología Nuclear está trabajando en eso.

A.L. — Nos llega una pregunta efectiva y bien simple: ¿qué pasa si una de estas construcciones nuevas está a la sombra? , porque esto es solar-térmico, o sea que tiene que dar el sol directamente.

A.M. —Sí, justamente; o le da sombra o no tiene superficie suficiente para brindar todo ese aporte solar para calentar agua; esto también es un impedimento.

La ley tiene un artículo que exime de esa exigencia a aquellas construcciones que se encuentren en esos casos: que tengan sombra permanente o que no tengan una fachada o una superficie horizontal compatible para colocarla.

A.L. — Otra pregunta de los oyentes: ¿Qué pasa con los investigadores e innovadores privados, veteranos que tenemos inventos y sistemas que funcionan pero no tenemos capital de giro?

El tema del dinero no sólo afecta a los investigadores e innovadores privados y veteranos, sino también a las propias instituciones… ¿hay algún dinero, algún subsidio, algún tipo de préstamo bancario para implementar este tipo de sistema?

A.M. — Para la implementación está la Ley de Inversiones. Eso es un marco muy interesante porque este tipo de tecnologías puede inscribirse dentro la Ley de Inversiones. Hay unas exoneraciones de algunos impuestos para inversiones de este tipo.

A.L. — Otro oyente menciona algo que yo mencioné recién, pero quizás igual sirve hacerle la pregunta específica: ¿Quién participa en la reglamentación?

Es el Poder Ejecutivo, pero ¿la Mesa Solar Térmica va a tener algo que ver en la reglamentación?

A.M. — Está participando un delegado de la Mesa Solar porque el Poder Ejecutivo — en este caso, la Dirección Nacional de Energía — está abierta a las sugerencias, comentarios o expectativas.

El rol de reglamentación lo tienen ellos, pero están abiertos, — como ha sido todo este proceso- donde siempre se ha estado abierto a escuchar, con un espíritu bastante abierto —; y como le decía antes, de equipo.

Entonces, “abrieron la puerta” como para que la Mesa Solar participe.

Quiero hacer un último comentario: la Mesa Solar ha podido funcionar porque hemos tenido el aporte de instituciones; de aportes internacionales como el de Unesco y de Adina, de la Embajada Británica; también actualmente está teniendo aportes de los propios empresarios que se conformaron en una Cámara — ese ha sido otro de los logros de la Mesa —, de fabricantes e importadores de los colectores solares, y también hemos tenido el apoyo del Proyecto de Eficiencia Energética, y eso está bueno porque el aporte también es multisectorial y eso es muy interesante.

1 Comentario

  1. Ya era hora que el Uruguay tuviera reglamentado por ley el tema de las energias renovables. En Europa hace varios años que este tema lo tienen bien claro y más en un pais como el nuestro que dependemos principalmente de las lluvias para que las represas generen energía eléctrica. En un futuro no muy lejano UTE no va poder abastecer toda la demanda del consumo eléctrico. Me sumo a la iniciativa de todas las personas involucradas en este tema.

Dejar respuesta