Nuevos zapatos especiales para pacientes con Diabetes

26
5340

El producto, que fue diseñado en conjunto con profesionales de la salud, es recomendado por la Asociación de Diabéticos del Uruguay.Pese a las dificultades para la producción, se espera que permita captar un nicho en el mercado interno y que sea, además, un producto de exportación uruguayo.

Con Ricardo Pesce, encargado del Departamento Comercial de Calzados Lombardino.
Entrevista emitida el miércoles 29/04/09 en Producción Nacional — 1410 AM LIBRE

 

En Uruguay el 8% de la población es diabética y existe una alta probabilidad de que otro importante  porcentaje de la población contraiga esta enfermedad en los próximos dos años. Esto significa que hay cerca de medio millón de uruguayos que padecen o padecerán esta enfermedad. Actualmente, la oferta de productos diseñados para diabéticos es muy escasa; apenas en el rubro alimenticio se ha demostrado algunos avances en los últimos años. Por ejemplo, en Uruguay hay uno de los pocos vinos certificados para diabéticos del mundo, pero a nivel de otros productos para diabéticos, realmente hay muy pocas experiencias.

Una empresa de calzado nacional, Calzados Lombardino, lanzó al mercado una línea de zapatos que está diseñado para diabéticos. Esta línea se llama Diabetic Line, fue realizada por un conjunto de especialistas y ya cuenta con el sello de recomendación de la Asociación de Diabéticos del Uruguay. Este zapato está en el mercado desde marzo; en el momento es sólo para hombres y están planificando una línea para mujeres. Calzados Lombardino es una empresa de calzados que tiene 70 años en plaza, oriunda de Santa Lucía, en el departamento de Canelones.

Ricardo Pesce, encargado del Departamento Comercial de la empresa, explicó en Producción Nacional los detalles del lanzamiento de esta línea de zapatos para personas diabéticas.  

Alejandro Landoni — ¿Qué es lo que diferencia a este zapato para diabéticos de otros que uno puede conseguir en el mercado?  

Ricardo Pesce — Antes de lanzar una nueva línea al mercado, nosotros testeamos el tipo de público al que apuntamos. En este caso, nos encontramos con que el público objetivo padece un problema de salud, por lo tanto nuestra experiencia en desarrollo en producción y en comercialización de calzados no era suficiente para lograr llegar a este producto. De ahí que nos acercamos a la Asociación de Diabéticos del Uruguay (ADU) y en conjunto, con distintos profesionales: diabetólogos, podólogos, endocrinólogos, cirujanos vasculares, empezamos a trabajar. Estuvimos un año y medio trabajando en el desarrollo del producto. 

A.L. — ¿Se acercaron por razones de mercado o porque alguno de los integrantes de la empresa tiene esta enfermedad? ¿Cómo fue ese acercamiento? 

R.P. — Empezamos a estudiar el caso en Internet. Tengo un familiar diabético y conozco las consecuencias que puede sufrir los pies de un diabético si no se cuidan. Entonces nos pusimos de acuerdo en la empresa y nos acercamos a ADU.

¿Qué tiene de diferente Lombardino Diabetic Line? El calzado para el pie diabético tiene que tener la menor cantidad de puntos de contacto. El forro de este calzado que está hecho totalmente en cuero soft, (cuero muy suave y blando), y tiene una goma espuma entre el forro y la capellada, también de cuero. El forro de este calzado tiene solamente dos piezas, cuando habitualmente un calzado común tiene cinco o seis piezas. Si el forro tiene cinco o seis piezas, entonces tiene entre 10 y 12 uniones (costuras), porque a las piezas hay que unirlas con costuras. En este caso tiene dos costuras que son casi imperceptibles.Esto es lo fundamental para que el pie del diabético tenga la menor cantidad de roce posible en el interior del calzado. 

A.L. — Una persona que padece de diabetes me dijo que era importante cuidarse los pies porque las heridas tardan en cicatrizar. También los especialistas dicen que es una zona del cuerpo en la que hay que tener más cuidado. 

R.P. — Sin duda. Nosotros, por estar en contacto con los profesionales, aprendimos que el pie diabético tiene el problema de que va perdiendo sensibilidad, entonces si la persona se lastima, se hace heridas y no tiene conciencia de las mismas. La herida puede desembocar en una infección y sabemos que la cicatrización y la cura de infecciones para un paciente diabético son muy complicadas. 

A.L. — ¿Cómo fue ese proceso de armado del zapato con un equipo que en esencia es interdisciplinario? ¿Cómo fue esa conjunción y ese proceso para lograr el producto?  

R.P. — De todas partes fue con total apertura y humildad. Tenemos que aprender porque nosotros somos fabricantes de calzados, pero ellos son los que saben de pie diabético. Hicimos 10 o 15 reuniones donde tuvimos total apoyo por parte de la gente de ADU. Dentro del conocimiento sobre producción de calzado nos dimos cuenta hasta dónde podíamos hacer y en casi todos los casos se llegó a la necesidad que nos planteaban los profesionales.  

A.L. — Usted decía que este zapato tiene menos partes que un zapato común y esto hace que tenga menos costuras. ¿Se hace con las mismas máquinas? 

R.P. — Sí, se hace con las mismas máquinas. El trabajo ahí está en el desarrollo; en el diseño del calzado.

A.L. — ¿Ahí fue la inversión, lo renovador de la línea? 

R.P. — Claro, eso es lo más renovador cuidando la salud del pie. Pero, hay que tener en cuenta que cortar el cuero en dos piezas genera mayor desperdicio, por eso Lombardino Diabetic Line sale un poquito más que el resto de las líneas Lombardino, porque requiere mucho más material. En el mercado está un 15% por arriba de las líneas estándar de la empresa. 

A.L. — ¿En una tienda cuánto puede costar un par de este calzado?  

R.P. — El de hombre, que hoy está en todas las zapaterías, se consigue a $ 2.200. El de dama llega en junio al mercado y va a andar en el orden de los $ 1.900 o $ 2.000. 

A.L. — Este modelo es un mocasín clásico de vestir para hombre. ¿En el calzado para dama pesa la moda? 

R.P. — La dama se fija más en la moda y el diseño. Intentamos hacerlo lo mejor posible. En este caso, hacemos dos versiones, tanto para dama como para hombre: una versión acordonada y una versión con Velcro. No podemos hacer un mocasín elastizado porque el pie diabético a lo largo del día sufre muchas alteraciones y se hincha sobre la tardecita. La persona cambia su punto de calce a través del día. El elástico no tiene movimiento; por lo tanto si el pie se hincha, el elástico presiona. En cambio, con un zapato acordonado y uno con tira de Velcro se regula el calce según las necesidades o el aumento del volumen del pie.

Además, en el interior el calzado tiene una plantilla interior de cuero natural; debajo de esa plantilla hay una goma de espuma de látex con un material antimicótico y debajo de esa plantilla — que es donde se apoya el pie —, lleva dos plantillas de goma eva (una de 4 mm y otra de 2 mm). Las tres plantillas están totalmente caladas para una mejor aireación del pie. Se ponen tres plantillas porque queremos que el pie vaya apoyado sobre cuero natural, que absorbe la transpiración; debajo del cuero natural, una goma espuma con un proceso antihongos para evitar si existe alguna humedad en el pie, que no genere hongos y las dos gomas eva que van debajo. Son dos porque sacando una de ellas, el zapato gana medio punto de calce. Si un paciente diabético se prueba un Lombardino Diabetic Line y le queda justo — a pesar que regule los cordones —, puede sacar una de esas dos plantillas y gana medio punto de calce.  

A.L. — ¿Cuál es la historia de Lombardino? Es una empresa creada en la década finales de los 60’…

R.P. — Sí, finales de los 60’ y en la década de los 70’. Luego en la década de los 80’ disminuyó mucho su producción porque al provenir de una empresa familiar, en la que los proyectos los empuja una persona, a veces cuando falta esa persona el proyecto pierde fuerza. Se retomó como un nuevo proyecto en la década de los 90’ — por el año 94’ o 95’ aproximadamente—, y ahora estamos acá construyendo una marca que es producida 100% en el Uruguay.  

A.L. — Hay unas 70 personas que están trabajando con Uds. 

R.P. — Sí. 

A.L. — ¿Es difícil fabricar zapatos en el Uruguay? Daniel Tournier, de la Cámara del Calzado, siempre nos informa de las cifras de importaciones de zapatos a precios irrisorios, precios, que uno no ve cuando recorre las vidrieras.

¿Cómo luchan contra esa realidad del mercado nacional?  

R.P. — Es difícil por dos razones. Primero, la importación de calzado ha terminado prácticamente con la industria; quedamos pocas fábricas en Uruguay que producimos básicamente casi todas calzado de cuero. 

A.L. — Tienen ese nicho.  

R.P. — Sí. Debido a que no hay industria, no hay proveedor y por lo tanto para producir calzados hay que importar casi todos los componentes, aunque Uruguay sea productor de cueros. Hay que importar cueros, suelas (de Argentina o de Brasil), forros, etcétera. La mayoría de los componentes, quizás un 70 u 80%, son importados. Después en cuanto a la lucha con el calzado importado… son las reglas del juego. No es nada fácil pelear porque con China no hay cómo competir. No tengo datos exactos y no puedo aventurar una opinión, pero se dice que hay mucha subvención en China sobre los productos.Como empresa y como marca tratamos de estar atentos como antes, cuando no existía la importación y teníamos 15 o 20 competidores aquí en el mercado; hoy tenemos 10 o 15 competidores y el mundo entero compitiendo. 

A.L. — ¿Están en el Clúster del Calzado y la Marroquinería? ¿Participan de esa experiencia de conglomerado? 

R.P. — En el clúster todavía no; pero en el conglomerado sí.

A.L. — ¿Y cómo les resulta? ¿Les ha brindado algún tipo de solución? ¿Hicieron alguna feria? ¿Fueron a Chile? 

R.P. — Viajamos a Chile, nosotros no tuvimos resultados aunque hubo colegas que sí y que hasta el día de hoy lo están teniendo. Aunque no participamos en la feria de Brasil participamos en otras ferias, y se hicieron tres o cuatro ferias acá en el LATU y la Torre de las Comunicaciones.Tuvieron buenos resultados, si bien la última no se pudo hacer por problemas ajenos a la voluntad de todos, pero espero que se sigan haciendo. 

A.L. — Este zapato, ¿podría llegar a ser un producto de exportación del Uruguay?

R.P. — Sin duda, porque tiene todas las condiciones que requiere el pie diabético y si lo requiere acá, lo requiere en todas partes del mundo. Nosotros como empresa tratamos de no sólo vender un buen producto sino también de dar un buen servicio. Hoy no nos estamos aventurando a hacer negocios de exportación porque no estamos en condiciones. 

A.L. — ¿En qué sentido no tienen condiciones? 

R.P. — Nuestra producción se vende en su totalidad en el mercado interno, para exportar y no desatender el mercado interno deberíamos aumentar la producción y eso es difícil, en particular por la mano de obra. Para hacer este tipo de calzado se necesita una mano de obra cualificada y no es fácil conseguirla.  

A.L. — Es decir que es bravo hacer funcionar la cadena ya que faltan insumos, son importados, falta mano de obra y todo eso redunda en que no se pueda desarrollar un producto de exportación. 

R.P. — Exacto, por eso a la importación de calzado yo la considero un competidor más. Hay que buscar los nichos que deja la importación y atenderlos.  

A.L. — ¿Cuál es el “producto estrella” de Lombardino? 

R.P. — Tenemos dos “productos estrella”: el Lombardino Flex que fue lanzado el año pasado, un zapato muy flexible y confortable, y la línea Cal Suave que es un sistema de construcción en el cual la capellada va cosida a la suela de poliuretano: es un zapato muy liviano y si bien no tiene tanto confort como el Diabetic Line, es muy confortable y tiene muy buen calce. No hay otro secreto para posicionar una marca que estudiar al público objetivo, ver lo qué necesita y dárselo.  

A.L. — Es una empresa orientada al mercado. 

R.P. — Exacto, nos orientamos al público masculino. Cuando empezamos a trabajar con la marca hace diez años atrás, estudiamos al público masculino del Uruguay para conocer qué quiere y qué le gusta. Los hombres queremos confort y diseño también, pero principalmente confort. Entonces, todos nuestros productos son muy confortables; los más confortables son los de la línea Cal Suave y el Lombardino Flex. Ahora, está sucediendo que en los locales de venta que gente que no es diabética compra la Diabetic Line, porque ya notan que es un calzado más confortable.

26 Comentarios

    • Hola Elena, de momento no disponemos de sandalias para dama. Esta en nuestros planes futuros incorporar calzado apto para diabéticos homologado por ADU para dama y caballero. Le agradezco su interes.

  1. Hola. Hace ya algunos años que soy cliente de la marca, y realmente estoy muy satisfecho con estos productos. En particular la línea «Diabetic Line» me ha gustado mucho. El problema que se me plantea (que ya tuve con otros Lombardino), es cuando llega el momento de cambiar la zuela. No puedo conseguir quien me las cambie por otras iguales. En todos lados me ofrecen la FEBO, ya las he probado pero no es lo mismo… ¿A dónde puedo llevarlos?

    • Buenas tardes Rafael. ¿Ha intentado solucionar su problema en el punto de venta?.
      Si no obtiene respuesta en el mencionado sitio contactese con el fabricante.

  2. nececito sandalias yo compre los zapatos y es lo mas comodo que jamas soñe ahora quiero comprarme sandalias tienen donde se consiguen gracias.

  3. Hola desde que salieron a la venta su linea Diabetic me solucionaron la vida gracias!! Tengo con cordones y con velcro. Me sentire mas feliz cuando puedan incorporar zandalias , me hacen mucha falta. Gracias y adelante para seguir ayudandonos !!!

    • Nosotros actualmente no lo producimos.
      Si en algún momento lo incorporamos a nuestra linea de productos nos contactaremos con usted por este medio.
      Gracias por su interés.

  4. Hola, tengo una persona amiga que calza talle 45 , pero, tiene el pie izquierdo un poco mas grande no se si por hinchado o grande, no encuentra talle 46 del zapato para diabetico, uds. tienen alguna solucion para este caso?, gracias por su atencion espero respuesta, atte Miguel Corrado

    • Buenos días.
      Gracias por su consulta. Nuestra linea de calzado la podrá encontrar el todas las mejores zapaterías del país.

  5. Tengo artrosis y un juanete. Como estoy en tratamiento de quimioterapia no puedo recurrir a cirugía por un tiempo. Es un problema para mi el calzado sobre todo en invierno. Desearía saber si es posible que el zapato para diabéticos puede ser una solución

  6. busco championes para diabéticos, siempre usé los Dr. Scholl pero este año no los conseguí, me gustaría saber a donde puedo dirigirme para comprar los suyos, ya que he leido muy buenos comentarios!

  7. Les agradecería me informaran si Uds tienen representantes o zapaterías en Buenos Aires que venden sus productos para diabéticos. Atte Luis

  8. Agradecería se me informara si comprando zapatos para diabeticos hay alguna forma de adquirir otro juego de plantillas extra (Las de cuero que quedan en contacto con el pie) La razón es que por razones de exceso de transpiración las rompo en poco tiempo de uso.- Indudablemente no pretendo que sean sin costo.- De ser posible tengan a bien informarme como debo hacer para adquirir un par de zapatos con dos juegos de plantillas.- Gracias por su tiempo: Francisco

  9. hola necesito saber donde conseguir los zapatos de seguridad para diabeticos,
    soy secretario de salud laboral de la federacion del comercio y servicios , y tenemos muchos trabajadores en esas ramas que sufren esa enfermedad , necesitamos saber donde comprarlos para recomendar a las empresas , desde ya muchas gracias . slda atte Washington

  10. Hace unos meses que estoy usando esos zapatos. Son muy cómodos, pero me manchan medias y pies con tinta del teñido. La casa que me los vendió no se responsabiliza.
    ¿Qué puedo ponerles para que no sigan destiñendo?

  11. Necesito direcciones y/o teléfonos de locales de venta de zapatos para diabéticos, por favor quedo a la espera.- Muchas gracias.-

  12. Buenos dias. Queria comentarles lo sucedido en Nuevo Centro Shopping en el local de Toto.Yo estoy usando el zapato hecho por ustedes linea diabetico el negro acordonado de cuero. Fui a comprar uno igual a Toto numero 35. cuando me lo traen vi que no me calzaba bien. saque la planatilla y vi que era del numero 37.
    le dije al vendedor que esa planatilla no era de ese zapato que era de un 37 y yo me estab probando un 35.

    Me dijo que «iba a ver si conseguia otra» Me parecio espantoso la contestacion. le dije que no queria el zapato en esas condiciones. No le importo en absoluto.
    No pude comprar ya que era el unico par en ese Shopping. En Stadium y en Santorini no tenian el modelo ni el numero.

    Quiero dejar esta queja porque me parece que ustedes tendrian que hacer algo con respecto a Toto.
    no es la primera vez que tengo inconveniente.

    Estoy a las ordenes. y lamento no haber conseguido el zapato.

    Maria Laura Fierro

Dejar respuesta