«Para demostrarle a todo el mundo que sabés»

0
1489

Catorce estudiantes de la UTU fueron premiados en un concurso de la NASA, por la presentación de un proyecto para la construcción de una base de estudios en la Luna.

Con Mariana Molinari, Maximiliano Yardino y Renzo Ghio, creadores del proyecto Bilu Guidai
Entrevista emitida el martes 03/06/08 en Producción Nacional – 1410 AM LIBRE

La base lunar se construirá a escala real en setiembre, para que todos los montevideanos la conozcan, y para probar su funcionamiento, se organizará un reality show.

 

Alejandro Landoni – Para el año 2025 la NASA prevé enviar a la Luna una base como centro de estudios e investigación. Lo que hicieron fue abrir un estudio a nivel internacional, para el cual han invitado a participar a un grupo de estudiantes de UTU de nuestro país. Uruguay viene trabajando desde el año 2006 en esta temática y de hecho ya ganaron tres premios vinculados a concursos de la NASA y concursos de cuestiones espaciales.

Hay un programa que está trabando que se llama «Uruguay Crea», en el cual está participando la UTU, la Sociedad de Arquitectos y un estudio que se llama Design LAB. Los tres invitados de hoy son parte del grupo que ha sido invitado a presentar este proyecto de base lunar. Renzo Ghio es el coordinador del proyecto de base lunar para la NASA y profesor de Electrónica e Informática de la UTU. También están con nosotros Mariana Molinari y Maximiliano Yardino, alumnos del tercer año del Bachillerato Tecnológico de Informática de la Escuela del Buceo.

¿Cómo es esto que los estudiantes de la UTU ganan premios de concursos para la NASA? ¿A qué se debe eso?

Renzo Ghio – Esta es una oferta que nos hizo el arquitecto Giorgio Gaviraghi, italiano, se acercó y nos dijo que en Uruguay había condiciones para esto, no así en Italia que había mucho desánimo. Empezamos a trabajar y se fue formando el proyecto de la base lunar el año pasado, y este año decidimos presentarnos en concursos. Yo como coordinador junto con la arquitecta Adela Giménez. Así fue que ganamos tres concursos, en uno el primer puesto a nivel mundial, el planeta artificial llamado Decópolis, el segundo premio en la final latinoamericana con el Bilu Guidai -una estación espacial de 20.000 personas-, y el tercer premio fue el avión «El viento de Dios», que le pusimos ese nombre porque vuela sin combustible, es alimentado por un láser desde la tierra y se va desplazando por el aire, siguiendo la alimentación de tierra.

AL – ¿Qué sabemos los uruguayos de bases espaciales?

RG – Los uruguayos tenemos una preparación muy interesante. Muchos de estos alumnos cuando tu le preguntes a ellos, en realidad no creían que esto era posible. Uno de los ejemplos que les puse en clase fue cuando yo enseñaba correo electrónico, en el año 1993, muchas empresas me decían «Eso es bárbaro, pero acá a Uruguay no va a llegar nunca». Ese es el problema que tenemos los uruguayos, no sé si es un tema de fe o de autoestima, pero la verdad es que tenemos un nivel muy interesante.

Entonces cuando nos actualizamos, cuando nos ponemos en contacto, nos asesoramos bien, tenemos logros muy importantes.

AL – ¿Cómo fue para ustedes insertase en este proyecto?

Maximiliano Yardino – A mí la primera vez que me dijeron que se había presentado la posibilidad para anotarse, al principio pensé que no iba a poder por un tema de tiempos o algo así. Al final me terminé anotando y después de un tiempo me empezó a interesar, estaba cada vez más interesado, me gustó mucho la temática, porque aparte no solo se maneja la temática de lo espacial, sino un montón de otras temáticas.

AL – ¿Por ejemplo?

MY – El tema social, seguridad, todas cosas para el manejo interno de esta nave o de esta estación. Por ejemplo la parte de robótica es muy interesante. Es muy interesante trabajar, estudiar, discutir con los compañeros está bueno.

AL – ¿A vos qué te llamó la atención?

Mariana Molinari – Me llamó la atención conocer cosas nuevas, darme cuenta que las cosas que yo conocía servían, poder implementarlas, a veces estudiás y decís «¿para qué sirve?».  En estos trabajos descubrimos que servía mucho más de lo que creíamos.

AL – ¿Cuántos son en el grupo?

MY – Somos alrededor de 14 personas.

AL – ¿A veces se complica un poco trabajar en grupo?

MY – Hubo momentos que se hizo un poco complicado, pero después pudimos volver al curso y bien.

AL ¿Qué hacen, se dividen las tareas?

MM – Tratamos de dividirnos, pero como siempre, las divisiones no son muy respetadas y todos trabajamos con todo, sobre parte de sociedad, sobre la parte tecnológica, todo lo decidimos en conjunto.

AL – ¿Eso lo hacen en las horas de estudio o lo hacen por fuera de la actividad curricular?

RG – Extracurricular.

AL – ¿Y tienen más ganas de dedicarse al proyecto que a la parte curricular?

MY – Sí, la verdad que a veces sí.

MM – Acá se toman en cuenta tus ideas, cuando estás estudiando no, pero acá en el proyecto tus ideas valían, y era para demostrar a todo el mundo que sabías.

AL – Es un tema muy interesante para un profesor motivar a los jóvenes. Yo pienso que el sistema educativo formal no sabe motivar a los muchachos, creo que hay muchas muestras de eso. Profesor, Ud. tiene en este proyecto la posibilidad de apelar a ese recurso  para hacer estos trabajos.

RG – Sí, esto ha cambiado. Yo el mes pasado cumplí 30 años de enseñanza en la UTU y cuando empecé a dar clase el auditorio era completamente mío, ahora lo comparto con los medios, con los celulares, con los mp3, entonces claro, la oferta hoy es muy diversa. Porque además los docentes trabajamos muchas horas, tenemos poco tiempo para preparar materiales tan atractivos como estos, que se producen con equipos de gente profesional.

Es un tema importante, ellos construyen y se sorprenden de lo que son capaces de construir, eso es lo interesante, y cuando vuelven a la tierra ven la tierra de otra manera. Nosotros lo que buscamos es construir cosas que nos mejoren la vida en la tierra, y en eso nos valemos de muchas instituciones, tenemos el apoyo de la Universidad de la República, esas imágenes que usted ve son los infógrafos, una disciplina de la UTU que también la tienen la Facultad de Arquitectura, también tenemos apoyos de la ORT, de empresas privadas, hay una conjunción de actores muy importantes para lograr esto. Y es eso lo que nosotros buscamos, que los muchachos aprendan a conectarse, a trabajar en equipo, desarrollen su potencial, descubran sus capacidades, porque muchas veces no las conocen.

AL – Y sobretodo los lleva a investigar mucho, ¿no?

MM – Claro, vos te sentabas a estudiar y decías «no me da el tiempo», y no estudiabas. Acá encontramos una manera de estudiar que para todo te daba el tiempo. Podés aprender mucho más de lo que pensaste, tal vez responder una pregunta, un cuestionario sobre un tema te llevaba hacerte otra pregunta sobre otro tema, y así seguías estudiando y estudiando. Nosotros armamos un grupo en Internet donde subíamos información, y llegó un momento en que llegabas a tu casa y ya todo el mundo había subido material, era todo muy dinámico.

AL – Ellos tres, junto con los demás muchachos del grupo -que son 14-, han sido invitados por la NASA a presentar sus ideas para la instalación de una base lunar, algo que la NASA espera realizar para el año 2025, quieren instalar en la Luna un centro de estudio e investigación. Estos uruguayos han desarrollado muchísimos proyectos para poder cumplir con esa invitación que le han hecho.

¿Cómo sería esa base lunar?

 

MY – La base lunar esta compuesta por cuatro domos.

 

AL – ¿Qué son los domos?

 

MY – Vienen a ser semi-esferas en los cuales dentro hay atmósfera, aire respirable, y dentro de los cuales se puede llevar a cabo la vida. Dentro de estos domos vamos a tener la parte de agricultura, estos domos a su vez están interconectados por una serie de conectores, que a su vez están dirigidos hacia dos especies de cilindros en los cuales encontramos las partes de las viviendas.

Estos domos están diseñados para contener una población de alrededor de cuatro personas y dentro tendrían todo lo que necesitan para vivir en forma adecuada, como podría ser desde la parte de la alimentación, cultivos, hasta toda la parte de ejercitación física y todo eso.

 

AL – ¿El agua de donde la sacarían?

 

RG – En la Luna hay agua, también se podría llevar, el agua es algo que en el espacio se encuentra.

 

MM – Se podría extraer de los polos lunares y procesarla para usarla.

 

AL – ¿Qué pasa con los residuos?

 

RG – Hay un proceso biológico de reciclaje, que ellos lo practicaron en sus proyectos.

 

MY – Eso para los residuos orgánicos, los demás serian todos reciclables.

 

RG – Incluso lo que tú planteabas de llevar agua a la base lunar hoy esta en duda, porque los minerales también se encuentran en los asteroides.

En este proyecto participaron alumnos de tres lados; de la Escuela de la Construcción (IEC), de la Escuela del Instituto Tecnológico de Informática de UTU, y los del Buceo que son ellos. Han participado infógrafos de la IEC, y la idea es llevar estas experiencias al interior. En la construcción ya sabemos que hay una escuela del litoral que va a participar en el armado de la estructura y de la base.

 

AL – Eso es bien interesante, ahora me estaban contando en la pausa que en las vacaciones de julio piensan instalar los dibujos a nivel de gigantografías en el Planetario y que esperan para el Día del Patrimonio armar una base real. ¿Dónde la pondrían?

 

RG – El adelanto va a ser en el 23 de junio, que lo vamos a inaugurar en el Planetario y que va a estar todo julio. Y la base se va a instalar por el Faro de Punta Carretas, ya está autorizado el espacio y la IMM está haciendo mejoras para los estacionamientos, va a haber como un predio ferial. Y allí va a armar esa estructura para futuros eventos. Después se va a probar la convivencia…

 

AL – ¿Cómo es eso que van a hacer un reality show?

 

RG – Claro, si una base va a la Luna y si la forma de convivencia no funciona no podemos traerla todos los días a cambiarla, entonces hay que probarlo primero, lo mismo que cuando va a la Antártida.

 

AL – ¿Qué costo tiene hacer esa base?

 

RG – Calculamos ciento y pico de miles de dólares.

 

AL – ¿Quién los pone?

 

RG – Lo estamos haciendo con donaciones de los privados, las empresas privadas nos donan los materiales y los alumnos hacen la práctica, a cambio de eso hay un programa de descuentos de impuestos y de propaganda que va haber en el predio ferial.

 

AL – Las empresas pueden donar a organismos de investigación a cambio de sus impuestos.

 

RG – En este caso a la UTU, nosotros tenemos la potestad para iniciar estos convenios y poder darles la oportunidad a los jóvenes de construir y de poner en práctica todos los proyectos en los que ellos creen. Queremos recaudar mas dinero para hacer un fondo que nos permita financiar futuros proyectos de fin de cursos de los alumnos, vinculados con empresas privadas que vean que es comerciable lo que está desarrollando el alumno, de manera que se vayan conociendo, se vaya acercando la industria a la formación y la formación a la industria.

 

AL – ¿Cuándo se supone que van a hacer ese reality show?

 

RG – La idea es que el Día del Patrimonio venga el arquitecto responsable de la NASA, Kennedy, a inaugurarla, va haber conferencias en el Planetario. Durante setiembre queda para visitas y durante octubre y noviembre se prepara y se hace un reality show.  Después se va a llevar a Punta del Este, en verano.

 

AL – ¿Cómo se eligen las personas?

 

RG – Eso está en proceso, pero ya tenemos voluntarios.

 

Desgrabación: Mariale Perlini

Edición: Lic. Cecilia Álvarez

No hay comentarios

Dejar respuesta