«Posicionar a Uruguay en el radar del mundo»

0
835

El pasado 24 de marzo se inauguró oficialmente en pleno centro de Montevideo la primera zona franca exclusivamente de servicios en nuestro país: Aguada Park.

Dr. Francisco Ravecca, director de Aguada Park

El emprendimiento actualmente cuenta con una torre de 20 pisos que está al lado de la Torre de las Comunicaciones. En una primera etapa se estima que se van a generar más de 2.000 puestos de trabajo en el lugar.

Los promotores de este emprendimiento sostienen que ya captaron a varias empresas nacionales y extranjeras para que comiencen a trabajar allí, y confían que para el año que viene van a poder redoblar la apuesta, construyendo una segunda torre con características similares a la ya inaugurada.

Para conocer los detalles de la propuesta conversamos con uno de los fundadores de Aguada Park hoy director ejecutivo del proyecto, el doctor en Derecho Francisco Ravecca. Ravecca tiene un MBA en Harvard; es directivo de Endeavor en Uruguay; fue uno de los fundadores de la Sección Uruguay de Endeavor; es directivo de la Alianza Cultural Uruguay-Estados Unidos; del Consejo Consultivo Regional del David Rockefeller Center (Harvard) y directivo de Urunet.

 

Alejandro Landoni — ¿Cuáles son las principales características de esta zona franca? ¿Por qué un empresario o un inversor debería instalarse allí?

Francisco Ravecca — Creemos que Uruguay cuenta con una ley de zona franca que es excelente, que no sólo da muchas ventajas impositivas a los inversores del exterior o empresas de aquí que exporten servicios, sino que además en el caso particular de Aguada Park ofrecemos una característica única: nuestra ubicación.

Estamos literalmente a cuatro minutos en auto de la Ciudad Vieja; estamos frente al Puerto de Montevideo; estamos al lado de la Torre de Antel; al lado de la Central Batlle y sobre todo estamos muy cerca de todas las universidades. Entonces, para el tipo de clientes a los que apuntamos nosotros, que en muchos de los casos contratan a gente joven que estudia y trabaja al mismo tiempo; el hecho de estar cerca de las universidades es muy atractivo.

A.L. — ¿Qué tipo de empresa esperan que se instale allí o ya han comprado su espacio para estar en Aguada Park?

F.R. — Estamos enfocados en cuatro grupos bien definidos.

Por un lado tenemos la parte de tercerización de servicios; internet; software. Por otro lado tenemos servicios financieros; por otro servicios profesionales (por ej. arquitectos, ingenieros que trabajan en proyectos en otros países desde Uruguay); y por otra parte, tenemos las empresas de trading de productos (comodities), por ejemplo granos.… todo lo relacionado con el agro.

A.L. — ¿Cuál sería el trabajo de estas últimas?

F.R. — Por ejemplo comprar granos de soja y venderlos afuera, de un país a otro; actuar como tradder.

También tenemos dentro de este grupo algunos clientes ya confirmados que diseñan ropa aquí; la mandan producir a China y desde China exportan a todos sus clientes alrededor del mundo.

Entonces se puede decir que el valor agregado se hace aquí —el diseño y toda la parte administrativa—; la parte de manufactura la mandan a hacer a China… o sea que la ropa ni siquiera entra al Uruguay.

A.L. — ¿Ya tienen una empresa que hace ese tipo de negocios?

F.R. — Tenemos tres empresas.

A.L. — Este tipo de empresas ocupan básicamente gente joven. ¿Hay una apuesta fuerte a los jóvenes que van a buscar su primer empleo?

F.R. — Sobre todo en el caso de los call center. En ese caso y en el caso de las empresas que hacen todo el tema de tercerización de procesos administrativos.

Al ser por ejemplo un call center, no requieren generalmente que sus empleados tengan experiencia previa, entonces es una muy buena puerta de entrada al mercado laboral para estudiantes, a la cual muchas veces le es muy difícil conseguir ese primer trabajo por no tener experiencia previa. En este caso no es un requisito, entonces sirve como puerta de entrada al mercado laboral.

Pero no está limitado únicamente a gente joven. En el caso de la tercerización de procesos administrativos… en el Uruguay existen muy buenos administrativos, por ejemplo la gente que trabajaba en Bancos y que después de la crisis —gente de entre 45 y 60 años—, quedó sin trabajo y que son muy buenos haciendo esos trabajos. Entonces, también van a haber oportunidades para esa gente.

A.L. — ¿En una primera instancia creen que se estarían empleando allí más de 2.000 personas?

F.R. — El proyecto —como usted bien decía al principio—, consta de dos torres y estamos estimando que en cada torre podría haber unas 2.000 o 2.500 personas. Entonces, con el proyecto completo aquí van a haber unas 4.000 o 5.000 personas trabajando.

A.L. — Cuando el Poder Ejecutivo aprobó el proyecto Aguada Park, también aprobó otra zona franca en pleno Pocitos, sin contar que ya existe hace años otra zona franca, Zonamerica.

¿Hay mercado para todas?

F.R. — Por supuesto. Siempre digo que vemos a Zonamerica y a World Trace Center Free Zone, más que como competidores como colegas.

Acabo de retornar de un viaje al exterior y creo que lo principal que tenemos que hacer como país, es posicionar a Uruguay en el radar del mundo. Entonces cuando la gente se diga “Voy a tercerizar servicios. ¿A dónde voy? Que aparezca Uruguay como país.

Creo que tiene que ser un esfuerzo conjunto de las tres zonas francas que estamos acá en Montevideo y que estamos con un fuerte enfoque en todo lo que es tercerización de servicios; conjuntamente con el gobierno, por ejemplo, a través de Uruguay XXI, y salir afuera y posicionar al Uruguay, al país como una marca y como un referente en todo el tema de tercerización.

Después, si esa empresa decide venir al país tendrá opciones y podrá elegir. Cada una de las zonas francas tiene sus particularidades. Zonamerica es admirable lo qué han logrado hacer; tiene una infraestructura excelente y tiene la característica de que está cerca del aeropuerto y que además de servicios, ofrece manufactura y logística.

En el caso del Word Trade Center prueba de que hacen las cosas muy bien son los edificios que han hecho, que son excelentes, y está adentro de lo que es “la nueva zona de negocios” de Montevideo.

Y Aguada Park ya es un excelente edificio. Está al lado de la Ciudad Vieja —con todo el atractivo que eso tiene, porque la Ciudad Vieja va a seguir siendo el centro financiero de Montevideo; allí están la mayoría de las oficinas públicas— y aparte estamos justamente frente al Puerto de Montevideo.

Creo que tenemos que salir juntos; posicionar a Uruguay y después cuando venga el cliente, que él decida adónde quiere ir.

A.L. — ¿Confía en que no va a haber un “canibalismo”? Conozco varias empresas que estaban en Zonamerica que han decidido mudarse a Aguada Park.

F.R. — No sé si es “canibalismo” o no. Creo que hoy en día cada uno tiene la libertad de elegir adónde quiere ir y adónde le conviene ir.

Si el día de mañana algún cliente viene y me dice “Me quiero ir para Zonamerica porque quiero estar más cerca del aeropuerto o porque mis empleados viven en la zona o porque tengo que hacer una actividad logística (que yo no le puedo brindar)”; bueno… estamos en una era de libertad. Cada uno tiene la libertad de elegir adónde quiere ir. Lo importante es incrementar “la torta”. Hacerla más grande y no preocuparnos por quién se lleva qué pedazo.

A.L. — Otro tema que puede ser considerado como una preocupación para las empresas que se quieren instalar allí es la oferta de trabajadores. Por suerte el nivel de desempleo está en niveles históricamente bajos en nuestro país; y ya existe la experiencia de varias compañías, como TaTa Consultancy, que dijo que no logró reunir en Uruguay la cantidad de personal que le hubiese gustado reunir y tuvo que instalarse en Buenos Aires.

¿Las empresas que se instalen en Aguada Park podrían llegar a tener algún tipo de problemas en conseguir la cantidad de gente con la preparación que necesiten?

F.R. — Creo que va a depender del rubro.

Si viene otro TaTa que quiera instalarse aquí y quiera contratar a 1.000 programadores; desarrolladores de software… sí, va a tener problemas, por supuesto que sí; pero si viene una empresa que quiera ofrecer servicios de tercerización de procesos administrativos o un contact center para atención al cliente eso hay de sobra, hay muchísima gente; muchísima mano de obra disponible.

Depende de la industria que venga.

A.L. — Aguada Park está al lado del edificio de la Torre de las Comunicaciones; tan al lado está que el año pasado, el 22 de setiembre, se produjo una ruptura en una de las grúas que estaba trabajando en la obra y eso determinó que la Torre de las Comunicaciones tuviera que estar sin gente y no se pudiera entrar ni salir de ella por dos o tres días.

¿Hubo alguna consecuencia por ese accidente? ¿Algún tipo de juicio? ¿Se tuvo que pagar algún tipo de indemnización?

F.R. — Eso es un tema de nuestra empresa constructora.

En eso no hemos tenido nada que ver e incluso creo que las grúas son tercerizadas, o sea que tampoco son grúas de la empresa Método, sino que Método las contrató.

La verdad es que no puedo opinar sobre este tema porque es un tema de la empresa Método.

A.L. — ¿Cuál es la situación actual de Aguada Park? Días atrás hicieron la inauguración oficial, pero ¿ya hay empresas trabajando? ¿Ya tienen los premisos aduaneros que permitan la operativa de la zona franca?

F.R. — Sí, nosotros fuimos autorizados como zona franca el 31 de julio del año 2007, pero para que podamos firmar contratos de usuarios tenemos que estar habilitados por el Área de zonas francas.

Ya está todo presentado y hay muy buena voluntad de parte del área de zona franca y se trata de sacar esto lo más rápido posible, porque ya tenemos aproximadamente un 50% del edificio reservado por clientes que ya han firmado reservas y calculamos que esa habilitación si todo sigue bien, debería salir esta semana.

En cuanto a los tiempos, el proceso que se daría es que nos habiliten a firmar los contratos… supongamos la semana que viene, y ahí podemos empezar a firmar los contratos de usuarios; esos contratos van al Área de zonas francas que depende de la Dirección Nacional de Comercio, que a su vez depende del Ministerio de Economía, para la autorización.

Cada contrato es firmado por el usuario, por Aguada Park y requiere la autorización del Área zonas francas.

Ahí son más o menos entre 30 y 60 días.

A.L. — ¿A qué se debe la demora entre la inauguración formal y la autorización para comenzar a operar en forma efectiva?

F.R. — Se debe a que hay que presentar una cantidad de papeles y sabemos que no siempre es tan fácil conseguir esos papeles requeridos, pero se ha cumplido con todos los requerimientos y ya está todo presentado.

A.L. — ¿Cuándo cree que la gente que alquiló o compró el espacio va a poder comenzar las obras de instalación?

F.R. — Creo que en un plazo no mayor a 45 días o 60 días.

A.L. — Esos cuatro grupos de empresas que mencionó ¿son internacionales o nacionales?

F.R. — En este momento son un 80% internacionales y un 20% nacionales.

A.L. — ¿Cuántas empresas son?

F.R. — Veintisiete.

A.L. — Entonces, ¿tendrían lugar para 27 empresas más?

F.R. — Depende, porque una empresa puede tener uno o dos empleados… por ejemplo uno o dos emprendedores jóvenes que están empezando, desarrollando un software y que lo venden afuera, en una oficina de15 m2 y otra empresa puede ser un call center de 800 personas que ocupe 4.000 m2.

No es por cantidad de empresas.

El edificio consta de 22.000 m2 de los cuales hay 17.000 que son arrendables y tenemos aproximadamente un 50% de eso ya alquilado.

A.L. — Confían en construir una torre de las mismas características ¿para cuándo?

F.R. — Si todo sigue como se está dando… —pensábamos inaugurar con un 20% de ocupación y estamos inaugurando con un porcentaje bastante mayor—; la idea sería arrancar con la segunda torre en el tercer trimestre o fines de 2011 para que quede pronta a mediados de 2013.

A.L. — Cuando obtuvieron el permiso en el 2007 la situación del mundo era una pero después de la crisis del año pasado la situación cambió. ¿Esto se notó a la hora que la gente le alquilara el lugar para instalarse?

F.R. — La verdad es que tuvimos suerte con la crisis, porque nos tocó construir durante la época de la crisis y cuando el edificio quedó pronto, es como que el mundo está empezando a salir de la crisis. Días atrás hablaba con uno de nuestros inversores que está en Dinamarca y comentábamos eso.

Al mismo tiempo, la crisis significó que varias de estas empresas del exterior tuvieran que buscar formas de reducir costos y una forma de reducir costos es mediante la tercerización de servicios e identificando lugares en dónde pueden reducir costos, y Aguada Park junto con Uruguay representa esa oportunidad.

A.L. — Así que tuvieron suerte… en la crisis encontraron una oportunidad.

F.R. — Y… alguna buena tiene que salir ¿no?

No hay comentarios

Dejar respuesta