Reed: el Pit-Cnt logró que la «sangre no llegara al río»

0
1177

Uno de los principales dirigentes de la central sindical, Richard Reed, analizó las resoluciones a las que arribó el 10º Congreso del Pit-Cnt.Dijo que no esta clara la instrumentación de algunas propuestas tales como la intervención de la banca privada o la aplicación de fuertes impuestos a importaciones y exportaciones. Reed señaló que el relacionamiento entre los dirigentes frenteamplista da lástima y reivindicó la figura del Pepe D´Elía como la más emblemática del movimiento sindical.

 

Con Richard Reed, Integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, Dirigente de la Federación Obrera de Empleados de la Bebida

Entrevista emitida el lunes 1º/12/08 en Producción Nacional — 1410 AM LIBRE

 

 

Los trabajadores nucleados en el PIT CNT lograron unificar sus criterios para integrar  una lista única para conformar el nuevo Secretariado Ejecutivo.

 

Paralelamente aprobaron un documento político que aprueba en sus grandes líneas lo actuado por el primer gobierno del Frente Amplio y propusieron que el Estado ?intervenga la banca privada para evitar la fuga de capitales nacionales y extranjeros, en el marco de la crisis financiera global.

 

Estos fueron algunos de los principales resultados del Décimo Congreso del PIT CNT.

 

 

Alejandro Landoni —Juan Castillo —otro notorio dirigente como Ud. de la Central Sindical— dijo que para evitar que los trabajadores sufran igual que en la crisis del año 2002, el PIT-CNT propuso intervenir la Banca Privada por parte del Estado y que la Banca Estatal vuelque parte de sus capitales para la inversión del país productivo y el mercado interno.

 

Propusieron en este marco, fuertes impuestos a las importaciones y exportaciones favoreciendo a los productos generados en el país. ¿Cómo podría explicarnos este paquete de propuestas que han realizado?

 

 

Richard Reed —No sé si tengo la facultad intelectual para poder desarrollarlo. Es un documento de carácter general en el tema financiero que fue discutido. Habrá que ver de qué manera el Movimiento Sindical eleva la propuesta de la praxis, —cómo se aplica, cómo se practican estas resoluciones—. Como resolución puede sonar muy bien pero después está la aplicación.

 

La instrumentación de la misma habrá que discutirla en mesas representativas siguientes.

 

 

A.L. —Uruguay es partidario de que los países ricos no protejan sus economías ante la crisis. Si Uruguay protege la nuestra podemos tener problemas en el exterior.

 

 

R.R. —Creo que cualquier barrera arancelaria o de doble Imesi puede llevar a tener una respuesta, principalmente de los grandes países.

 

Hablando del MERCOSUR. Es posible que Argentina aplique, como ya lo hizo, alguna barrera arancelaria en algunas provincias.

 

También en los estados brasileños que tienen su barrera arancelaria se da la situación que para conservar su producción, generan barreras arancelarias.

 

Entonces, es muy probable que un país como Uruguay, dependiente en el petróleo en lo energético, con una industria muy chica y débil, un mercado de 3:500.000 de personas, no pueda competir contra ese mercado.

 

Más bien habría que bajar las barreras arancelarias y permitir el ingreso de la mercadería uruguaya en otros lugares, logrando una simetría que hoy el Mercosur no tiene. Creo que hay contradicciones, pero es parte de una resolución que hay que ver de qué manera se aplica.

 

Por eso le decía que habrá que discutirlo en profundidad en la Mesa Representativa para ver de qué manera se aplica este documento votado por una amplísima mayoría.

 

 

A.L. —¿Cómo se podría intervenir la Banca Privada?

 

R.R. —La verdad es que yo no tengo la solución. Habrá que ver los destinos del dinero.

 

Es un tema sobre el cual no le puedo dar una respuesta puntual, habrá que evaluar y consultar a aquellos compañeros que lo presentaron.

 

Hay muchas cosas que hay que trabajar en el tema del país productivo, las cadenas productivas; cómo se mezcla el agro con la industria formando cadenas productivas agro-industriales.

 

Creo que hay muchas cuestiones para ver. Lo importante de este Congreso es que aprueba un documento base de consenso.

 

Sería muy maleducado si hoy diera respuesta a sus preguntas que son genuinas, porque obviamente están dentro de un contexto que va más allá de la resolución puntual.

 

 

A.L. —Este Congreso se dio en el marco de un momento muy importante para el país en virtud de lo que es el Uruguay productivo. De hecho el movimiento sindical ha votado el documento por una enorme mayoría de sus 907 delegados participantes del Congreso.

 

El Pit-Cnt reivindicó su independencia de clase, pero consignó que el proyecto político del Frente Amplio es el que mejor contempla las aspiraciones de los trabajadores.

¿Cómo fue esta discusión?

 

 

R.R. —Fue de consenso. Nosotros creemos que mantener la independencia de clase sería un error político garrafal; identificar públicamente al Frente Amplio, al Partido Nacional o al Partido Colorado con el Pit-Cnt..

 

Lo que sí decimos es que no somos prescindentes.

 

Hay que evaluar la realidad de que la calidad del trabajo; calidad del salario; la recuperación salarial y las mejoras que han habido en la organización a partir de Ley de Fueros Sindicales.

 

Con la historia reciente de nuestro país —no me remonto a la década del 50— en la década del 90 hubo un retroceso enorme en el movimiento sindical. Sacaron a los Consejos de Salarios de circulación, los anularon totalmente.

 

Se llegó a una nefasta situación en cuanto a la organización de salarios, del poder adquisitivo de los trabajadores. Al instalarse nuevamente en el 2005 los Consejos de Salarios —producto de la política económica de este gobierno— logramos con la lucha de los trabajadores, las mejoras que obtuvimos.

 

Negar eso, no decirles a los trabajadores que eso fue así, realmente sería engañarlos. Después que el trabajador haga su análisis y resuelva a quién votar es problema individual de cada trabajador.

 

Pero como movimiento sindical le vamos a decir: “Mira en estas circunstancias, con este proyecto económico de Consejo de Salario, nuestro salario creció”

 

Con los otros “nos fuimos a la B”, perdimos salario, cerraron fábricas, nos echaron compañeros”. Por eso decimos que somos independientes, pero no prescindentes.

 

 

A.L. —Uds. sostienen que este gobierno les da participación a la construcción del país. Es una de las frases que está establecida en este documento.

 

 

R.R. —No solamente a nosotros. Le ha dado participación a la Cámara de Industrias, a la Cámara de Comercio, a la Cámara Mercantil, a las pequeñas y medianas empresas; a Cambadu. Ha integrado ámbitos de discusión y de negociación como el Consejo Nacional de Economía y otros tantos.

 

Hace cuestión de 10 días se aprobó unánimemente con representantes de todas las organizaciones empresariales del país, el Pit-Cnt y el gobierno un documento sobre cómo atacar el informalismo en el país. Llevó un año de discusión pero llegamos a un acuerdo de consenso que es muy importante y muy productivo.

 

No solamente el movimiento sindical tiene apoyo, también lo tienen otras fuerzas sociales de este país. Me parece que es algo muy bueno para la democracia y es un ejemplo a seguir.

 

 

A.L. —Seguimos analizando lo principal que pasó en este 10º Congreso del Pit-Cnt.

 

Uno de los problemas que más se discutió y llevó muchas horas de negociaciones en la previa y en el mismo Congreso también, fue la conformación del nuevo Secretariado Ejecutivo.

 

Si no me equivoco, una sola vez habían tenido que ir a votar la conformación del Secretariado Ejecutivo.

 

Para llegar a un acuerdo y lograr una lista única  se tuvo que ampliar la integración del actual Secretariado Ejecutivo —pasó de tener 14 puestos a 15— con un integrante que tiene voz pero no voto. Este lugar que se creó lo va a ocupar Adeom y concretamente la dirigente Mabel Lolo, representando a lo que se denomina la Corriente Clasista.

 

¿Fue una ardua discusión llegar a esta unidad?

 

 

R.R. —Dos cosas. Primero: en uno o dos Congresos se fue con listas y se votó. Mi opinión y mi concepto de la vida sindical, es que la unidad no pasa por que sea una lista única o sean 40 listas.

 

Por lo tanto,  no comparto que la unidad solamente es posible con una lista única. En la medida que respondemos a la corriente de opinión del nuevo hecho sindical, no quisimos forzar la lista.

 

Lo que nos pareció importante como Federación de la Bebida y como corriente de articulación era bregar por una lista única, con algunos conceptos generales: que el Secretariado se debería de ampliar y no achicar; que la Mesa Representativa se debería de achicar y no ampliar; que el documento de la Central que se votó por casi por mayoría absoluta no debería de abrirse.

 

 

El documento se votó como nosotros queríamos: se agrandó el Secretariado; se achicó la Representativa; lo propuesto por el Instituto Cuesta Duarte quedó avalado por el Congreso. Se nos planteaba también que hubiera Presidente y determinamos que no había condiciones para la presidencia.

 

Se contempló todo lo que nosotros creíamos, entonces teníamos que ceder y ser generosos ampliando el Secretariado para que todas las corrientes de opinión estuvieran representadas.

 

Fue arduo, porque en legítimo derecho algunos sindicatos y corrientes de opinión entendían que debían tener más representación que otros y es lícito. Bueno, primó la cordura entre todos, primó el estado unitario y creo que quedó un mensaje para la sociedad muy importante.

 

El primero, que los trabajadores integran la organización más representativa de nuestro país, sin ninguna duda. Se le mostró a la sociedad que en un clima de pluralidad —muchas veces de disenso, muchas veces de confrontación ideológica por diferencias conceptuales — se puede llegar a un punto de encuentro cuando los objetivos son claros; cuando tenemos claro que el instrumento sindical es fundamental para la defensa de los trabajadores.

 

Creo que todos deberían haber pasado por el Congreso del Pit-Cnt a darse un “bañito de humildad” y ver cómo realmente se llega a acuerdos y a consensos sin que la sangre llegue al río; con mucho respeto y mucha fraternidad.

 

El Congreso se desenvolvió con mucho respeto y fraternidad; nadie dejó de decir lo que pensaba, pero me parece que tenemos las cosas mucho más claras que otros.

 

 

A.L. —¿A nivel político quiénes son los que dejan que la sangre llegue al río y  no trabajan con esa fraternidad que Ud. dice que se dio en el Congreso?

 

 

R.R. —Yo no milito partidariamente pero leo la prensa todos los días. Me reservo a la parte sindical que es donde creo que más o menos me he desenvuelvo en mi vida. En política, cada vez que me he puesto a hablar le erré. Nosotros no queremos que se vaya nadie, pero que somos ejemplo… somos ejemplo.

 

 

A.L. —Sin entrar en política donde se puede ver claramente que el Frente Amplio no se pone de acuerdo en las candidaturas, en la fórmula presidencial, sí se puede ver a nivel sindical el conflicto de la Intendencia del gobierno frenteamplista con Adeom. En este caso estuvieron más de seis años para ponerse de acuerdo. ¿Ese podría ser un ejemplo?

 

 

R.R. —Le voy a tratar de responder desde mi poca capacidad de síntesis.

 

Sí les digo a los dirigentes del Frente Amplio que nosotros tenemos muchas más diferencias conceptuales en la lucha sindical de las que pueden tener ellos siendo gobierno, y la forma en cómo se relacionan los dirigentes frenteamplistas realmente da lástima.

 

Cuando se leen los diarios parece mentira porque se dicen agravios y los pasan a Tribunal de Disciplina porque alguien piensa distinto. Esa metodología no es del Movimiento Sindical. Lo otro que Ud. me decía que se relacionaba al tema de la intendencia frenteamplista con Adeom.

 

El sindicato de Adeom arranca un conflicto donde la razón la tiene el sindicato de Adeom. La dirección de la Intendencia firma un convenio que luego lo viola y los convenios se hacen para cumplirlos, no para violarlos.

 

Luego arranca un conflicto que llevó 5 o 6 años donde uno puede tener opiniones a favor o en contra, pero la raíz del conflicto es una dirección de la Intendencia que le viola un convenio, por lo tanto la responsabilidad no es de Adeom es de los que firmaron y no cumplieron.

 

 

A.L. —¿El Congreso lo que no hizo fue definir un nuevo Presidente para el Pit-Cnt?

 

 

R.R. —No, no. Para nosotros el Presidente histórico va a ser siempre el Pepe D’ Elía. Es el emblemático; el que supo mantener la bandera de la Central durante la dictadura.

 

Es el hombre insustituible. Si se habla de Secretario General o de alguna figura que esté por encima de los pares, creo que no están las condiciones dadas.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta