Instalan centro de investigación interdisciplinario en Maldonado

1
430

El instituto se propone estudiar las problemáticas más relevantes en América Latina en relación a la sustentabilidad y los sistemas naturales.

El Instituto Suramericano de Ciencias de la Sustentabilidad y la Resiliencia (Saras por sus siglas en inglés) es un emprendimiento que surgió hace cuatro años, en el que participan varias instituciones nacionales e internacionales: el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), la Universidad de la República (Udelar), la Intendencia de Maldonado (IM), la Universidad de Wageningen (Holanda), el Centro de Resiliencia de Estocolmo, el Instituto Beijer de Economía Ecológica (Suecia) y el consorcio internacional Resilience Alliance.

El objetivo es estudiar problemas de sustentabilidad en América Latina desde el enfoque de la resiliencia. La resiliencia, un término que se usa tanto para la psicología como para la economía y la ecología, es la capacidad de cualquier sistema de reorganizarse una vez que recibió una perturbación, manteniendo su estructura y funcionamiento. El doctor Néstor Mazzeo, profesor adjunto del Departamento de Ecología de la Facultad de Ciencias de la Udelar y miembro del proyecto Saras, explicó: “Muchas perturbaciones no sabemos cuando ocurren, como los grandes terremotos o tsunamis. La dinámica de algunos sistemas naturales no son graduales o lineales, muchas veces hay una presión importante actuando y el sistema no presenta modificaciones hasta que alcanza un umbral, algo que es claro en los sistemas climáticos. Entonces, para mucha gente la mejor estrategia es entender qué es lo que maximiza la resiliencia en los sistemas, lo que permite tener mayor capacidad de amortiguación para enfrentar un cambio drástico”. Desde ese punto de vista es que el instituto se propone estudiar las problemáticas más relevantes en América Latina en relación a la sustentabilidad y los sistemas naturales.

El centro es por definición interdisciplinario, y trabajan desde matemáticos y físicos hasta sociólogos o economistas. Surgió a partir de la interacción de investigadores de los distintos centros que lo integran y tiene como objetivos a largo plazo crear nuevos centros de investigación en diferentes partes del mundo. El balneario Bella Vista, en Maldonado, donde según el último censo viven cerca de 150 personas, será uno de ellos.

Maldonado; universidad e investigación

Para 2011 ya habrá un instituto Saras en Maldonado. Según informó Mazzeo a Producción Nacional, actualmente se está finalizando el proyecto arquitectónico del instituto y se presentará el llamado a licitación en diciembre, con el objetivo de comenzar las obras en marzo. Para julio esperan tener terminada una primera parte de la obra, 180 m2 de un total de 1.500 m2. La inversión se realiza con aportes del MEC, de la Udelar y de uno de los impulsores del SARAS, doctor Marten Scheffer.

La decisión de instalarse en Maldonado partió desde la Udelar, en un esfuerzo por apoyar la descentralización de la educación e investigación, y también como forma de potenciar y aprovechar la sinergia con el Centro Universitario de la Región Este (CURE) instalado en Maldonado. También se valoró la cercanía tanto con el aeropuerto de Carrasco como con el aeropuerto de Punta del Este.

Una vez definidos a instalarse en Maldonado, el intendente Óscar de los Santos les pidió que fuera en el oeste del departamento y se optó por Bella Vista. “Hay que construir una cultura en el lugar que se gobierna para desarrollar todo el territorio y no solamente una parte de él”, dijo en la inauguración del ciclo de conferencias anuales del Saras, que se realizó en el Balneario Solís. De los Santos afirmó que aspira a que el departamento “sea un punto de referencia de universidades públicas y privadas que atraigan la investigación, el conocimiento y la inteligencia”.

Para el próximo año el Saras tiene planificado abrir cursos de posgrado en Economía Ecológica, una disciplina poco desarrollada en el país que implica incorporar una perspectiva diferente a los enfoques clásicos de la economía, por ejemplo, sumar el análisis de impacto ambiental a los análisis económicos de cualquier emprendimiento.

 

La gestión del agua

Una de las primeras actividades internacionales que organizó el Saras fue el pasado 3 y 4 de noviembre en el Hotel Alción de Solís. De aquí a unos años el instituto tiene planificado realizar el ciclo de conferencias anuales en la primera quincena de noviembre, donde se aborda el tema de estudio del año.

El 3 de noviembre se realizaron las exposiciones del comité científico del instituto, que profundizaron en el marco y enfoque de estudios del Saras. El 4, en tanto, se presentaron expertos de Brasil, Bolivia, Ecuador, Uruguay e Inglaterra, que analizaron el “futuro sostenible para el agua en América Latina”.

“Se abordaron experiencias de Bolivia, Chile, Perú, Ecuador, Uruguay, y llama poderosamente la atención que en América Latina, que es uno de los continentes con mayor disponibilidad de agua en relación a los habitantes, sin embargo aparecen problemas básicos en el suministro del agua potable o en el saneamiento, además de que hay algunos conflictos potenciales que podrían ser seriamente intensificados en algunos escenarios de cambio global o climático”, explicó Mazzeo, que fue uno de los expositores. “Hay buena disposibilidad de agua pero la gestión ha demostrado ser ineficiente, y se han originado problemas sociales muy serios”, agregó.

Para Mazzeo, estos problemas van camino a aumentar dado el escenario de crecimiento demográfico en el continente, el desarrollo agrícola ganadero y el aumento de la variabilidad climática. “Si no tenemos capacidad de innovar sobre nuestro sistema de gestión probablemente tengamos más problemas”, afirmó.

En los próximos tres años, el Saras pretende abordar el futuro de las pesquerías en América del Sur, el futuro de los bosques y la perspectiva de la producción agrícola ganadera.

Más información: http://www.saras-institute.org/

Producción Nacional

1 Comentario

Dejar respuesta