Un ciclo básico que responde a las necesidades de los futbolistas

1
703

Un liceo para deportistas. Un convenio inédito en nuestro país permitió crear un ciclo básico especial para los futbolistas juveniles. Entrevista a Mariana González, coordinadora Un Gol al Futuro.

La exitosa participación celeste en el último Mundial de Sudáfrica ubicó a Uruguay en el sexto puesto en ranking FIFA. Gracias a ésto, los futbolistas de la Selección vieron crecer sus cotizaciones y la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) puede mejorar los precios que se pagan por las presentaciones de la Selección Nacional en distintos partidos y torneos internacionales.

Sin embargo, este logro impresionante e impensado, no debe hacernos olvidar otras realidades del fútbol uruguayo, algunas de las cuales venimos hablando en Producción Nacional, como por ejemplo, los futbolistas juveniles. La mayor parte de los futbolistas deja de estudiar y hasta el año pasado cuatro de cada diez no tenían ningún tipo de asistencia médica en su institución. Esta situación es realmente muy preocupante, sobre todo teniendo en cuenta que el 95% de los jóvenes que inician su carrera en clubes que pertenecen a la AUF nunca logran cumplir su sueño de jugar en primera división. El 5% de los que arrancan en la AUF en el baby fútbol logran llegar a la primera división y tan sólo el 1% logra alcanzar nivel internacional.

Ante esta realidad, el año pasado el gobierno nacional y la AUF crearon un programa llamado “Un gol al futuro” que busca darle respaldo a los miles de futbolistas que están desarrollándose en todo el país.

Mediante distintas iniciativas se busca dar una cobertura integral de salud a los jóvenes de las divisiones inferiores de fútbol, brindarles herramientas de capacitación por fuera del deporte y darles una formación educativa que sea lo mejor posible.

Sobre este último aspecto, el educativo, este año se creó un liceo para deportistas. Se trata de un programa educativo que está basado por un ciclo básico especial para los futbolistas juveniles. Esto fue producto de un convenio inédito entre la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) y el Instituto Superior de Educación Física (ISEF), que le suma al ciclo básico formal un desarrollo especial en deportes. Para conocer esta iniciativa conversamos con Mariana González Pírez, la coordinadora educativa del programa Un Gol al Futuro.

 

Alejandro Landoni — ¿Qué es este liceo de deportistas que está funcionando en el propio local del Estadio Centenario?

Mariana González Pírez — En realidad la palabra no es “liceo” de deportistas. La UTU tiene desde hace varios años planteada una estrategia educativa que se viene llevando adelante, por la cual se aprueba el ciclo básico y se realiza paralelamente una formación para el empleo en base a lo que es el núcleo de interés de los jóvenes.

Nosotros en lo que tenía que ver con la educación que casi todos recibimos, teníamos materias por separado en las cuales no había un núcleo que las integrara en general. Había algún grupo temático pero teníamos Matemáticas, Física, Historia como materias que se iban dando y el alumno rendía por separado cada uno de los programas que tenían que ver con esas materias.

Hace algunos años viendo cómo se da la deserción de los jóvenes del sistema educativo se estableció una nueva estrategia que tiene que ver con dar los núcleos temáticos que tiene el ciclo básico a partir del centro de interés de los jóvenes. Entonces, aquellos jóvenes que expresaban que les gustaba la temática de Gastronomía, Mecánica u otras áreas, en lugar de enseñarles por separado la parte para la formación para el empleo y lo que tiene que ver con la currícula obligatoria para aprobar el ciclo básico, se empezaron a integrar. Por ejemplo, a través de Mecánica se estaría enseñando, sobre la base de lo qué es el funcionamiento de un motor, conceptos de Matemáticas, Física, elementos que tienen que ver con Lenguaje y demás, integrándolos al núcleo temático.

Cuando llegan los representantes de Un Gol al Futuro a entrevistarse con los jóvenes y a empezar a ver más de cerca la población, nos encontramos con que hay una cantidad de jóvenes bastante importante que se desvinculan del sistema educativo formal. Estos jóvenes explicaban que querían continuar con el ciclo básico pero que les aburría y que a ellos los que les apasionaba era el deporte. Ahí nos estaban dando a nosotros una señal muy clara de cuál sería la línea por la cual lo podríamos abordar el tema.

Entonces, en las articulaciones que realiza a nivel central la UTU, se reúne en su momento con la directora del ISEF y definen políticamente establecer una currícula conjunta en la cual se estaría dando el ciclo básico articulando con el ISEF la parte de deporte, y ahí los jóvenes estarían capacitándose en el área de deportes para hacer un entrenador práctico-deportivo y a la vez aprobando un ciclo básico.

A.L. — Viene a ser un liceo especial.

M.G.P. — Un liceo que a su vez da los elementos para que estos jóvenes trabajen en clubes deportivos, supervisados por adultos, no de manera independiente, porque estamos hablando de que estos jóvenes estarían egresando con 15, 16 o 17 años, que es la edad con la que se termina el ciclo básico dependiendo de que repitan o no.

Desde el mes de marzo se establecieron los grupos, se vieron los perfiles y por abril o mayo arrancó el llamado el “FPB” (Formación Profesional Básica) en deporte.

A.L. — ¿Participan chiquilines que van a hacer el ciclo básico por primera vez o son jóvenes que lo habían abandonado?

M.G.P. — Tenemos una mezcla muy grande pero el perfil mayoritario en el FPB es de jóvenes que se desvincularon del sistema educativo formal, jóvenes que de alguna manera no se sentían contemplados por el tema de los horarios, de las clases, por cómo se impartían las clases hasta ese momento, cuáles eran sus demandas y los requerimientos de una práctica. Aquí no solamente se estableció un programa diferencial sino que también se tomaron en cuenta elementos como los horarios del entrada, de salida, que no tuvieran clase los sábados. Una vez que nos vamos acercando a las prácticas sabemos que por ejemplo, muchas de las faltas que tienen los jóvenes y la desmotivación es porque tienen partidos los sábados, y en los liceos en general, se suelen dar clases los sábados. Así, van acumulando faltas y se van desvinculando del proceso de las clases.

A.L. — Ese es todo un tema e incluso a través del programa Un Gol al Futuro se había establecido que las prácticas en los clubes profesionales de la AUF se hagan solamente de tarde.

M.G.P. — Exacto.

La mayoría de los clubes lo vienen cumpliendo y nosotros también desde el programa, en los meses de febrero y marzo, colaboramos en lo que son las inscripciones de los jóvenes en el horario de la mañana en los centros de estudio y poder articular con la reguladora los cambios que fueron necesarios para que todos los jóvenes fueran a clase de mañana y a las prácticas de tarde, porque a veces hay un desconocimiento, no es mala voluntad, de las direcciones de los liceos respecto a lo que tiene que ver con el cambio de horarios. A veces hay liceos que están superpoblados.

Entonces, una de las cosas que también realizamos nosotros fue unificar que todos los jóvenes asistieran a clase en el horario de la mañana.

A.L. — ¿Este ciclo básico especial tiene la misma extensión que el ciclo básico común o están divididos en semestres?

M.G.P. — Están divididos en tramos. Cada año tiene dos tramos. Primer año tiene dos tramos, segundo año tiene dos tramos y tercero tiene dos tramos.

El joven que ingresó directamente a tercer año no hace sólo un año sino que hace dos para “ponerlo a tiro” con lo que fue el no cursar previamente lo que tiene que ver con deporte, ya que es necesario que el joven aprenda la temática del deporte y las materias curriculares.

A.L. — ¿Cuándo hablamos de la temática del deporte significa que tienen que entrenarse como lo hace alguien que quiere ser profesor de educación física o tienen que estudiar temas teóricos vinculados al deporte?

M.G.P. — El núcleo temático de deporte se llama Taller. El Taller lo llevamos adelante en el club Tabaré que subarrendamos y con el cual tenemos una coordinación y tienen unas 20 horas semanales de esa materia en el club.

Los otros profesores como Ingles, Física, no dan clases en el salón sino que generan núcleos temáticos conjuntamente con el profesor de Educación Física y el plan según esté armado.

A.L. — Eso también difiere del plan común.

M.G.P.— Por ejemplo, si están hablando de la trayectoria de una pelota, la idea es de ahí poder sacar todos los conceptos asociados como la velocidad necesaria, la inclinación… hay una cantidad de conceptos que antes se daban de forma aislada y que ahora se integran al núcleo de interés que en este caso es el deporte. No solamente el fútbol, porque también se da basketbol, handbol. Nociones de otros deportes. La idea es poder ampliar los conocimientos.

A.L. — Es todo un desafío para los docentes. ¿Tuvieron algún tipo de capacitación especial para esto?

M.G.P. — Sí. Antes que nada, sí es un desafío porque el docente que trabaja en este tipo de propuesta tiene que integrar y generar acuerdos con otros docentes, porque las clases se dan al menos con dos docentes: la materia de Taller que tiene que ver con deportes, y lo que sería Física, Matemáticas, Inglés. Cambia de alguna manera la forma de establecer la forma cómo se da la clase y los acuerdos a los que se llega con otros profesores.

Primero, tienen que tener una disposición especial y después en lo que respecta al área de planeamiento educativo tiene reuniones sistemáticas que van trabajando y afinando en base a las potencialidades y las capacidades de los docentes y los requerimiento que tiene el programa. Todo el tiempo se va ajustando.

A.L. — Es bien interesante. ¿Cuáles han sido los resultados que han obtenido en este primer bloque que han dado?

M.G.P. — Todavía no hemos terminado el primer bloque. Creo que uno de los indicadores sería la asistencia.

A.L. — Porque hay un nivel de deserción escolar en ciertos sectores de la población juvenil de la sociedad, en todos los ámbitos, no le vamos a cobrar al fútbol todas las cosas, pero también es cierto que había un gran desánimo entre muchos futbolistas por los entrenamientos, los cambios de horarios, algún viaje al exterior que hacían que los chiquilines perdieran el año por faltas o no pudieran ponerse a la par con sus compañeros que iban a estudiar todos los días.

M.G.P. — Es un escenario que les puede llegar a quitar tiempo de estudio, pero también es un escenario privilegiado. El poder articular con los clubes los horarios en los cuales los jóvenes van a estudiar, el poder articular los espacios de clases de apoyo que también les damos a los jóvenes. Previo a cada período de exámenes o de parciales establecemos un sistema de clases de apoyo gratuito donde tratamos de poner “a tiro” a aquellos que están en una situación de riesgo y preparar para el examen a aquellos que ya tienen notas suficientes.

Poder articular con los clubes sanamente el proceso de la práctica deportiva con la asistencia y el poder avanzar en el sistema educativo formal, creo que es una situación privilegiada que tenemos que celebrar de alguna manera.Con el equipo social nos estamos encontrando en los clubes aproximadamente 100 jóvenes por cada educador, y tenemos la posibilidad de ver cuál está teniendo algunas dificultades y poder atenderlas y de esta manera también generar dispositivos adaptados a la necesidad de esa población. Cuando llegamos al club lo primero que vemos es cuántos cursan y cuántos no cursan. Es como que da un paso hacia adelante y se comienza a ver de los que no cursan cuáles son las razones, qué es lo que deberíamos hacer nosotros para adaptar lo que es el sistema educativo formal para que ellos lo puedan cursar, según las necesidades y los requerimientos de la población.

Creo que se trata de eso, de poder escuchar cuáles son las demandas, poder ver en qué está nuestra falla y poder ajustarla de alguna manera. No quiero decir con esto que seamos menos rigurosos sino que el acierto está en poder dar de alguna forma soluciones, o poder plantear estrategias que tengan que ver con las demandas de la población.

A.L. — Más allá de que todavía no hayan terminado este primer bloque, ¿están conformes con los resultados? ¿Los jóvenes están entusiasmados?

M.G.P. — Claro. Quizás no sea muy objetiva, pero le puedo decir los números que tenemos de las encuestas y por otro lado lo que es la demanda.

Tenemos dos líneas: una que se ha establecido el programa Un Gol al Futuro como un lugar de referencia. No solamente llaman por problemas educativos sino también cuando surgen otras problemáticas vinculadas a lo social. Acá suena el teléfono continuamente.

A.L. — ¿Por qué por ejemplo?

M.G.P. — A veces hay situaciones que tenemos que derivar en las cuales se necesita atención psicológica, algunas situaciones desde el punto de vista de la salud, situaciones de violencia, problemas desde el punto de vista de la inserción en el sistema educativo de otras personas vinculados a ellos, como por ejemplo su familia. Se ha tomado a la parte educativa de Un Gol al Futuro, como un lugar de referencia.

A veces también nos llegan casos de jóvenes de otras edades y en la medida de las posibilidades y sin desatender a la población que tenemos, también vamos tratando de derivar o de dar respuestas.

Y por otro lado, que es algo muy positivo para nosotros y que lo evaluamos muy bien, las familias, a partir de las clases de apoyo, han tenido un acercamiento con Un Gol al Futuro que para nosotros ha sido muy positivo. Te llaman para decirte que el joven salvó un examen: “Nunca pensé que iba a estudiar y menos que iba a salvar”, ese tipo de reflexiones. El poder cambiar de lugar al joven dentro de la familia, donde solamente se asociaba con una práctica de deporte y ahora se puede ver que se avanza en la educación formal.

Estamos teniendo un vínculo bueno con las familias y también tratamos de dar respuesta al punto tal que dentro del área social se ha establecido un espacio de atención semanal a las familias.

A.L. — En lo que tiene que ver con los resultados concretos, ¿cuántos jóvenes están yendo a este Ciclo Básico especial y cuántos han desertado?

M.G.P. — Actualmente son alrededor de 60 jóvenes.

No solamente tenemos el ciclo básico en deporte (FPB), que terminan con un título de Ayudante Práctico Deportivo, sino que también la otra mitad de la población se está capacitando en el área de informática.

Muchos de los jóvenes que se acercaron al programa decían que si bien no querían seguir cursando en el liceo, les gustaba mucho la parte de internet, diseño, manejo de programas y demás, pero no tenían capacitación para eso. Entonces, en lo que tiene que ver con los dos FPB que se llevan adelante en la escuela del Estadio Centenario durante el horario de la mañana cuando no es escuela, tenemos la mitad de la población que hace deporte y la otra mitad que hace FPB de informática, donde tienen un perfil de egreso que les da elementos para la parte de diseño y programación.

A.L. — Hay otro liceo que se ha posicionado como para deportistas que es el liceo 12 que está sobre avenida Ricaldoni frente al Velódromo. ¿Eso tiene que ver con ustedes? ¿Es un liceo común?

M.G.P. — Cuando estaban las autoridades anteriores del liceo 12, en su momento se planteó que iban a hacer un liceo deportivo. En lo que tiene que ver con nosotros el liceo 12 es de la órbita de Secundaria, los jóvenes son del sistema de Secundaria. Nosotros derivamos jóvenes para el liceo. De los tres grupos que hay, que son grupos de varones la mayoría por lo que sé, son jóvenes del programa Un Gol al Futuro”.

Ahora todo proceso lleva tiempo. Creo que lo que se hizo inicialmente fue nuclear, evaluar jóvenes deportistas en un ciclo básico y evaluar cuáles son los ajustes que se deberían hacer para el año que viene.

Allí puedo decir que también se estableció un horario diferente en el que no tienen clases los sábados y poniendo una mayor carga horaria de lunes a viernes. El resto de cómo se dan las materias y lo demás, va por la órbita de Secundaria y estaríamos como en un proceso de mayor articulación.

1 Comentario

  1. hola a mi hijo cuando le hicieron la prueba de tolerancia por la hiperactividad en el codicen a principio de año la psicologa que lo entrevisto y le dio el informe para el liceo lo mandó a gol al futuro. en el liceo me pasaban de un mes al otro y nunca me dieron una respuesta. es un niño que le fascina el futbol y tiene noción del juego. por su problema de inquietud a hecho varias pruebas y no ha quedado. él está en un cuadro de baby. este año se retira me encantaría saber como hacer para que ingrese al programa gol al futuro. es un buen alumno y me encantaria que tuviera la oportunidad. gracias. la mama

Dejar respuesta